% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Temas en la Mira

Argumento de Contingencia

 

Todo lo que existe depende de otra cosa para que sea posible su existencia. El concepto de autogeneración es una mentira, ya que “de la nada, nada sale”.  Si vivimos en una realidad donde sabemos por experiencia que “nada” no produce “algo”, entonces proponer que “algo produzca algo” es la única opción lógica.

Muchos lo han negado por años, pero lastimosamente se ha expuesto a la luz que muchas personas apoyan la ridiculez de autogeneración (Vea “La Lógica de Ilógicos”). Pero aun así toda teoría discutida en el campo científico sobre el origen del universo propone la existencia de “algo”, responsable por generar todo lo existente.

¿Porque la contradicción? Porque es científicamente evidente que vivimos en un mundo de causa y efecto, y en todas estas teorías, se presupone la “preexistencia” de alguna forma de energía, partícula atómica o materia, “antes” de causar al universo a la existencia. Los científicos también saben que una contingencia necesita una causa y esta causa seria la razón para que cualquier cosa pueda existir, aunque una contingencia no sea necesaria en el dominio natural. Por lo tanto, la hipótesis de autogeneración es atractiva para los que no quieren que Dios sea el creador de todo lo existente, pero sin duda es una hipótesis científicamente insensata.

Todo fenómeno postulado en las teorías de origen requiere ser independiente de la naturaleza, ya que si una cosa es la causa de algo en existencia, entonces esa causa debe ser externa y no parte de lo que causo para que entonces pueda existir. Y tal fenómeno sería un semidiós, que existe antes de todo lo que genero a la existencia, en un ambiente donde aún no existe “nada natural”. Siendo así, seria obligatorio que todo lo existente sea generado desde un ambiente sobrenatural, desde una dimensión desconocida por la ciencia.

El problema producido por este hecho, es que toda proposición de “algo”, que no necesite otra cosa como causante, requiere existir por la necesidad de su propia naturaleza y demuestra una disposición para preconcebir y querer o tener el deseo de causar la existencia del universo, e indicaría tener una predisposición para crear otra cosa más allá de sí mismo y por obligación ese “algo” tendría algún tipo, clase o forma de intención, de voluntad y de inteligencia.

Si ese “algo” es inteligente, entonces debe tener una facultad cognitiva para percibir y estar consciente de su propia existencia “antes” de cuásar al universo a la existencia. Ya que sería la causa externa que causa la existencia del universo, indicando que puede causar algo adicional de sí mismo. Ese “algo” tendría que ser una mente trascendente personal, en una dimensión que solo puede ser categorizada como sobrenatural, ya que existe “antes” de la existencia de la dimensión natural gobernada por las leyes de física que controlan el espacio y la materia y esto coincide con lo que podemos llamar un “Ser o Alma”. (Vea “El Catalizador de la Causa Primordial”).   

Volver Arriba…