% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Temas en la Mira

La Elección Errónea de Juan Calvino

 

Este es sin duda el mejor argumento para demostrar que el calvinismo es falso, y es notable por la reacción de muchos calvinistas que no encuentran repuestas en la Biblia y solo pueden expresar su desconformidad con la evidencia. Simplemente tiene sentido que si el calvinismo predica una elección equivocada, toda doctrina relacionada con TULIP se desborona como resultado, menos la mitad de la “T”, que representa la “Depravación Total”.

 

Explicare sobre esta mitad primero, si el ser humano no es 100% malvado y es capaz de reconocer la voluntad de Dios, y de hacer algún bien hacia su prójimo, y de dar aunque sea algún tipo de lealtad a la adoración de Dios, aunque sea de forma externa, entonces no puede ser verdad que su depravación sea “Total.

 

La asamblea que creo la “Confesión de Westminster” en el 1646, despego con una contradicción desde el principio con su significado de lo que es una totalidad.

   

Lo siguiente es parte de su significado de lo que para los calvinistas es una “Depravación Total”:

“Cuando se habla de depravación total, sin embargo no se refieren a que cada hombre es tan malvado como pueda ser, ni a que el hombre sea incapaz de reconocer la voluntad de Dios; ni tampoco a que sea incapaz de hacer algún bien hacia su prójimo o aun dar lealtad externa a la adoración de Dios.”

 

Además de su propia confusión, la Biblia nos dice de forma clara en Romanos 2:14 y 15, que hasta los gentiles que no tienen la ley de Dios, pueden hacer lo que es de la ley por naturaleza. Aunque pensemos que naturaleza pecaminosa no permitiera que un ser humano sin la ley de Dios pueda cumplir con Su ley, la Biblia corrige este pensamiento erróneo. Cuando Pablo habla de “mostrar” y de “dar testimonio”, me confirma que esto es suficiente evidencia concreta que la totalidad que presupone el calvinismo es falsa. La clave en este pasaje es la “conciencia” del ser humano, porque es lo que lo acusa o lo excusa. Recomiendo que lo lean cuidadosamente.

 

El argumento original, penetra profundamente al nervio del calvinismo y lo descompone, porque ataca la base y fundación, ya que sin “elección” todo lo otro es prácticamente irrelevante. Muchas cartas escritas por Juan Calvino demuestran su odio hacia los judíos, y creo que su antisemitismo fue la causa de su ceguera sobre el tema de elección. Omitir al pueblo judío es un error enorme, ya que en la Biblia hay solo un pueblo elegido por Dios, no hay dos o mas pueblos elegidos. La elección tiene que ver con las promesas hechas a Abran y a su descendencia.

 

La Biblia no habla de elecciones de forma plural, y desde el Antiguo Testamento hasta el Nuevo Testamento la Biblia solo menciona la misma elección de forma singular, simplemente porque hay sola una elección. Igualmente hay un solo “injerto”. Miles de años después de la elección original se habla de un injerto, que incluye a todo el que tenga fe en Jesús. Igualmente, no hay más de un pueblo elegido, y solo el injerto permite una unión al “árbol natural de olivo”, por el “árbol de olivo silvestre” del mundo.  

 

El injerto es una invitación general a todo el mundo, que culminara con una elección colectiva y corporativa, de cualquiera y quienquiera, sin coerción, obligación o predestinación, porque es voluntariamente por fe propia y es condicional. Algunos que puedan ver lo que dice la Biblia sin los espejuelos de nociones preconcebidas, podrán ver la verdad, pero sé que otros lucharan en contra de la Biblia porque para ellos es más importante no estar equivocados, que confrontar la certitud de lo que Dios le inspiro a los hombre que documentaron Sus palabras.

 

Volver Arriba…