% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Temas en la Mira

Falacias de la Homosexualidad

 

En primer lugar, quisiera aclarar algunos puntos sobre este tema. Algunos están en desacuerdo con mi argumento original, y lo malinterpretan y distorsionan para hacerme ver como una persona discriminante e injusta. Mis puntos de vista no sugieren que debemos adoptar un sentimiento de odio en contra de las personas homosexuales, esto es muy peligroso para cualquier sociedad y crea un ambiente hostil como se encuentra en Irán, Uganda, y otros países donde la homosexualidad se castiga con una condena de muerte. Para aclarar este punto lean “Tolerancia Intolerante”.

El no estar en acuerdo con las acciones de engaño, fraudes e ideologías erróneas, de la homosexualidad, no significa que demuestro odio hacia los homosexuales, al contraria, para poder que presten atención a las contradicciones y falacias y poder predicarles el evangelio, primero tengo que estar seguro que toda persona en el planeta es muy importante para Dios y que merece la oferta gratuita de Dios de salvación, a pesar de los pecados cometidos. Pero estos obstáculos tienen que ser removidos primero.

Mi exposición es solo eso, puntos de vistas que exponen por qué muchos de los conceptos del tema de la homosexualidad son falsos, y que hacerse pasar por lo que en realidad no es para sacar provecho de las leyes y obtener empatía de las autoridades es sin duda un acto fraudulento que requiere el uso de mentiras. Mi argumento no intenta proponer que una persona no pueda disfrazarse de lo quiera pensar que es, o substituir su verdadera naturaleza sexual de una forma engañosa. Muy poco me importa que un impostor se ponga una máscara de gorila o de un supuesto alienígena de otro planeta, lo que me importa es que yo tenga el mismo derecho para expresar mis opiniones y poder decir que no soy engañado por su decepción.

Mi argumento contiene un elemento ontológico, que les causa tanto disgusto a estas personas y no creo que esta ciencia haga larga vista para permitir que algo pueda ser lo que en realidad no lo es. Si un árbol, un rinoceronte, un pez, una montaña, un planeta, etc., no es lo que es, entonces, ¿qué  otra cosa podrá ser que no sea lo que verdaderamente es? Este es el punto de mi argumento, y no el espanta pájaros que aquellos en desacuerdo han construido.

Es decir, que para mí no importa que un hombre o una mujer se cambien de tal manera para hacerse pasar por el sexo opuesto, toda persona tiene el derecho de libertad individual para hacerse pasar por lo que no es, si eso es lo que quiere. Pero lo que no tiene, es el derecho para exigir y demandar por obligación que otros acepten que lo que solo aparenta ser, sea verdad. No importa cuántas operaciones para cambiar la apariencia se ha hecho una persona, su naturaleza sexual biológica sigue siendo igual. Aunque un masculino que piensa que es mujer o desea ser mujer, exija que se le dirija como “ella”, biológicamente sigue siendo masculino y lo mismo con las femeninas que desean ser un hombre. Científicamente esto es cierto, y cualquier examen genético en un laboratorio lo confirmara.

Por lo tanto, quien quiera pretender que es un gorila o un alienígena de otro planeta, tiene todo el derecho para hacerlo, pero no el derecho para culparme por no creerle, especialmente si su genética lo desmiente. Así que uno de los puntos importantes de mi argumento no es en contra de los pensamientos o deseos de una persona, es en contra de las acciones y de toda persona que intente obligar que otros acepten sus acciones. Yo puedo pensar, creer o desear que en realidad soy un robot, y le exijo a todos que me llamen 3CP0, como el robot de la película “Star Wars”, pero no debo ponerme de mal humor  y considerar enemigos a los que no me crean y no me quieran llamar 3CP0, porque en toda realidad ellos saben que soy humano, y no un robot.

Igualmente, yo no acepto que un hombre me obligue a decir que es mujer, o una mujer un hombre, yo lo llamo como verdaderamente es.  La ciencia ontológica especifica que algo “es lo que es” y que es imposible que “sea lo que no es”. Nadie puede cambiar la naturaleza sexual con la que nació, si un hombre se somete a 50 operaciones para aparentar ser una mujer, no deja de ser masculino hasta que se invente una operación que cambie en totalidad su ADN, ya que su estado biológico lo delatara.

En la teología, se reconoce que los cristianos separan a la persona del pecado, todo aquel que comparte su fe sabe distinguir las acciones pecaminosas de la persona que intenta iluminar con el concepto de salvación. Pero a la vez, es importante que la persona conozca y entienda su naturaleza humana y que ha pecado en contra Dios. Los que me conocen saben que uso los 10 Mandamientos para demostrar la pecaminosidad humana y por lo tanto es ilógico como piensan algunos, que mi argumento es dirigido hacia los homosexuales de forma personal, como una forma de desprecio o ventilación de odio. Todo pecado requiere una acción o pensamiento, por lo tanto, sería ridículo no tener comprensión sobre la diferencia entre la acción y la persona con quien comparto el evangelio para que sea posible que sea salvo por la gracia de Dios.

No me importa lo que sea la persona, o los pecado que cometa, lo que me importa es que entienda que su alma está en peligro si mata, tiene ídolos, adultera, roba, miente, etc. He compartido el evangelio con homosexuales sin mención de su preferencia sexual, y aunque yo no apruebo su estilo de vida y sus acciones, sería similar con casos de droga adicción, alcoholismo, prostitución, estafadores, ladrones, etc., porque tampoco apruebo esos estilos de vida. Yo no le digo a un adicto que su pecado es la adicción, y tampoco al homosexual de su preferencia sexual, comparto los 10 mandamientos para que pueda ver que ha pecado en contra de Dios, a pesar de su adicción o su preferencia sexual.

Además, algunos de nosotros que ahora somos cristianos fuimos prácticamente idénticos a muchos de los que llevan estas clases de estilos de vida. Lo que no niego, es que no estoy en acuerdo con la acción, y en el caso de la homosexualidad, con el acto sexual con el mismo sexo. Tampoco apruebo del fraude cometido por la unión matrimonial que sobresale del significado y definición matrimonial que ha existido alrededor del mundo por miles de años, que ha cambiado radicalmente en estos tiempos modernos, solo para complacer a los impostores que ni tan siquiera  intentan ser fieles a sus parejas desde el inicio de su compulsión a ser igual que los matrimonios entre un hombre y una mujer.

Si según el Dr. Neil Whitehead, no existe un “gene homosexual” culpable, desde donde pueda surgir la tendencia hacia el mismo sexo, entonces la excusa de “haber nacido así” se evapora y su argumento se extingue y lo único que queda, viaja en un círculo completo y regresa otra vez a la “acción”. Volviendo otra vez donde comencé, ningún pecador debe ser maltratado, pero las acciones inmorales no pueden ser obligadas sobre una sociedad a la fuerza, y tampoco sufrir las consecuencias de ser etiquetados como discriminantes por no concordar.

No siendo así, ninguno estuviéramos la protección de los derechos humanos, civiles y de libre expresión. Ya que es notable que los que exigen el derecho de expresión, intentan obstaculizar mi derecho de hacer lo mismo. Y porque no acepto las “acciones sexuales” de los homosexuales, quieren tratar de categorizarme como si yo fuera el que viola la moralidad por no aceptar lo que para mí es un acto innatural.

Me pregunto, si los ex-homosexuales que han dejado este tipo de estilo de vida en el pasado, tienen el mismo derecho a la disensión y desacuerdo que cuando eran homosexuales. Ya que aparentemente, intentan decir que un solo lado es protegido por las autoridades y por nuevos estatutos que permiten la confusión entre la persona y sus acciones. Aunque muchas acciones no son aceptables por la mayoría de las sociedades alrededor del mundo, es notable que este punto de vista esté cambiando a diario.

Para hacer una comparación y entiendan mejor mi punto de vista, no me importa que me acusen de discriminación, si no veo una razón lógica para ser obligado a aceptar a los que maltratan a sus familias, roban a otros, cometen fraude, trafican drogas, engañan, encienden fuegos, destruyen fauna y flora, etc., a pesar de lo que exijan los políticos de poco sentido común. ¿Cómo es posible entonces, que mi disensión sea peor que un acto no aceptable por la mayoría de la sociedad humana, mientras el acto no aceptable sea protegido por nuevas leyes?

Veo poco constructivo que personas en desacuerdo como yo, sirvan de tiro al blanco por expresar sus opiniones, y categoricen tal desacuerdo como un ataque personal, mientras los del lado opuesto pueden expresar todo lo que quieren contra mí y sobre toda persona en disensión que no acepta las acciones que involucran su estilo de vida. Peor aún, es el hecho de que un solo lado es protegido por jurisdicción fraudulenta, que le brinda toda protección de libre expresión, mientras quieren que el otro lado sea oprimido y forzado al silencio.

Tampoco veo porque tengo que aceptar actos sexuales antinaturales. Para mi este caso está cerrado, muchas personas pueden ignorar los hechos científicos si quieren, pero esto no quita de la mesa de argumentación que no existe un gene homosexual y que muchos han podido dejar atrás sus comportamientos homosexuales. Por lo tanto, la falacia de la homosexualidad está sumergida en el engaño, el abuso de confianza, perpetrado con fines de lucro para promover su propia agenda y obtener alguna ventaja, beneficio y privilegio de la unión matrimonial sin intención de fidelidad a expensas del estado, por métodos injustos y deshonestos.

Reitero, hablo de cada uno de estos actos cometidos que acabo de mencionar, y no de la preferencia sexual de estas personas. Porque a pesar de sus preferencias sexuales hacia el mismo sexo, han mentido sobre la naturaleza de su condición, han tomado fondos estatales por fraude y muchos han cometido adulterio en un matrimonio fraudulento que en la realidad no representa un matrimonio tradicional.

No se deben ofender los que saben bien de quien hablo y a quien me refiero, ya que ellos son los que intentan engañar a la sociedad para que acepten sus acciones por medio de otras acciones adicionales igual de inaceptables. Para mí, todo acto inaceptable justificado por razones de engaño es similar, sea un acto homosexual, robar un banco, encender una casa ajena con gasolina, matar a personas por ser diferente, etc.  No veo un razonamiento que justifique porque los homosexuales deben tener derechos especiales que otras personas de la misma sociedad no pueden atener.   

Volver Arriba…