% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

6 Días de Creación

Muchos se encuentran estancados en la arena movediza de las anomalías que existen en este mundo que no pueden ser explicadas por la ciencia o por la teología.

 

En ocasiones ambos campos confrontan una anomalía que causa un embotellamiento mental, y no podemos proceder en ninguna dirección. Estas anomalías inexplicables son la causa de una fusión extraña entre la teoría de la evolución y la teología.

 

Esta posición confusa se encuentra en el medio de dos conceptos que también se contradicen en muchos otros puntos, y lo único que conecta a los dos es el desbalance que existe entre las anomalías inexplicables, y estas son usadas para establecer una reconciliación y armonización de los dos conceptos opuestos. El resultado es la “Teología Evolutiva”, una nueva ideología que propone que los dos conceptos son correctos, que Dios creó y la evolución natural se encargó de hacer todo lo otro.

 

Hubo un tiempo confuso para mí durante mis estudios apologéticos porque no tenía tiempo para examinar profundamente este tema, ya que estaba luchando con otros temas. Además, muchas de las lecturas, ensayos, papeles, audios, tesis’, libros etc., que estaba estudiando en el momento incluían opiniones de personas de gran prestigio, cristianos como el Teólogo, Apologista, y Filosofo de Ciencia (PhD) William L. Craig y el Astrofísico cristiano Hugh Ross y otras personas que admiro hasta el día de hoy, porque Dios los había bendecido con las capacidades de inteligencia y sabiduría en una gran variedad de temas de ciencia y teología. En este momento creó que el Dr. Craig es el argumentador más prominente en toda la rama apologética y definitivamente el más ocupado en debates alrededor del mundo.

 

No digo que estos y otros maestros de la apologética cristiana creen en la “Teología Evolutiva”, todo lo contrario, pero sé que han dicho en público que no tienen problema con pensar que los 6 días de Génesis puedan ser 6 etapas de un tiempo indeterminable o indefinido que en total pueden significar millones de años. Este artículo no es una crítica de estos apologistas, es un desacuerdo, y ya que me encuentro caminando cautelosamente sobre huevos por no concordar con algunos de los mejores en mi rama, debo estar seguro que mi argumento exponga premisas que sean directamente de la Biblia y fluyan de manera natural y sin problemas hacia mi conclusión. Por el momento, lo importante es explicar mis dudas por no creer en etapas de tiempo indeterminable o indefinido.

 

Personalmente puedo interpretar que el tiempo de creación si tiene 6 intervalos de días determinables y definidos. El primer punto, seria las anomalías explicables por la ciencia. Sé que existen en ambos lados del argumento, y daré un ejemplo de cada lado para que este punto sea justo. Como primer ejemplo, las distancias del Cosmos en relación con la velocidad de la luz de más de 186 mil millas por segundo, son una combinación que causa una anomalía que puede influenciar un pensamiento de largas etapas de tiempo.

 

Explicare porqué, tomemos como ejemplo nuestra estrella el Sol, que se encuentra a un promedio de 93,000,000 millas, dependiendo la órbita de nuestro planeta. La luz que emite nuestro Sol toma un poco más de 8 minutos en llegar a la Tierra. Cuando miramos la luz de otras estrellas, miramos hacia el pasado, ya que la distancia de la estrella determina el tiempo que se tarda la luz en llegar hasta nosotros.

 

Si miramos a una estrella que se encuentra a un año de luz de distancia, la luz que vemos ya tiene un año desde que fue emitida por la estrella. Y aquí se encuentra la anomalía, si Dios creó todo en 6 días, cuando crea la luz en Gen 1:3, debe haber tomado en cuenta el crear las estrellas con apariencia de emisión de luz que coincida con su distancia a la tierra, ya que si miramos hacia las estrellas que están a millones de años luz, estaríamos mirando millones de años hacia el pasado.

 

He leído muchas teorías que tratan con el tiempo atómico, electro dinámico y plasma dinámica, pero ninguna de las razones me convence que deberíamos ignorar lo que dice Dios en la Biblia, o que Dios describe la creación en un código semántico de palabrerías que primero tenemos que descifrar para poder comprenderlas. Yo pienso que Dios siempre toma en cuenta la ignorancia de una humanidad con tendencia caída desde el tiempo de Adán. En mi opinión, al instante que Dios crea a Adán, es posible que tuviera alrededor de 25 años, y a la vez, cumplió un segundo de haber sido creado. Por lo tanto, la edad de Adán al instante de ser creado no necesito una medida de tiempo, porque fue creado con una determinada edad.

 

También se encuentran muchas anomalías en el extremo opuesto del argumento que la ciencia no puede explicar. Vamos a continuar usando el Sol como ejemplo. Algunos cosmólogos y astrofísicos dicen que nuestro Sol tiene 4.5 mil millones de años, y consume 6 millones de toneladas de Hidrógeno por segundo. Como una simple comparación de cuanta hambre tiene el Sol, si convertimos la tierra en una energía aperitiva para el Sol, la consumiría en total en solo 70,000 años. Nuestro Sol tiene un diámetro de 864,938 millas (1,392,000 km), esta medida es importante, ya que claramente describe mi desacuerdo.

 

Para mí el dato importante es que el Sol se auto consume a un promedio de 5 pies por hora. Este último dato es interesante, y aunque 5 pies por hora no aparenta ser mucho, al multiplicar este promedio, el resultado me lleva a pensar que algo no encaja:

 

5 pies Multiplicado por 24 horas (1 día) = 120 pies

 

Multiplicado por 365 días (1 año) = 43,800 pies.

Multiplicado por mil años (1000) = 43,800,000 pies.

Multiplicado por un millón de años (1,000,000) = 43,800,000,000 pies.

Multiplicado por un billón de años (1,000,000,000) =43,800,000,000,000 pies.

Multiplicado por 4.5 billones de años (4,500,000,000) = 197,100,000,000,000 pies.

 

Un kilómetro tiene 3280.8399 pies, y una milla tiene 5,280 pies.

 

La conversión de la cifra final sería la siguiente:

197,100,000,000,000 pies = 60,076,079,908 kilómetros, y convertido en millas seria = 37,329,545,454 millas.

 

Como pueden ver, tenemos un Sol redondo, que al auto consumirse, tendría que reducir su diámetro por más de 43,158 veces del tamaño que en cual se encuentra hoy.

 

Le explicare porque este resultado crea un problema para mí, ya que si el Sol se estuviere auto consumiendo por 4.5 billones de años, su tamaño original debería haber sido colosal y si calculamos en retrocesión, el tamaño del Sol aumentaría hasta tragarse los primeros planetas más cerca que orbitan a su alrededor, incluyendo la Tierra, ya que solo está a 93,000,000 millas de la Tierra.

 

Aunque el resultado de las calculaciones sea menor, la temperatura en la superficie de la Tierra hubiera sido tan extrema que no permitiría vida como la que insinúan haber existido millones de millones de años atrás. Aunque las distancias de cada planeta varean por la oscilación de una órbita semi-elíptica, miremos a las distancias y temperaturas de los primeros tres.

 

El planeta más cerca al Sol es Mercurio, alrededor de 28.5 millones de millas (46 millones de kilómetros) de distancia, y la temperatura aproximada en su superficie es de 800°F (427°C).

 

Le sigue Venus, alrededor de 67.2millones de millas (108.2 millones de kilómetros), y la temperatura aproximada en su superficie es de 752°F (400 °C).

 

Luego la Tierra, a un promedio de 92.96 millones de millas (150 millones de kilómetros) y la temperatura aproximada en su superficie es calculada tomando muestras de las partes más frías en los polos y las partes más calientes alrededor de la zona ecuatoriana, y es de 59°F (15 °C), y el lugar más cálido registrado en Septiembre del 1922 ha sido Azizia en Libia, registrando 136 °F (57.8 °C).

 

Tenemos que imaginar la existencia de un Sol con un diámetro de 37,329,545,454 millas más grande que el que está en la imagen, y comparar el tamaño con la posible existencia de un planeta Tierra que en el presente se encuentra a 92.96 millones de millas. Algunos científicos creen que nuestro Sol es joven, y pueden notar el problema de la anomalía causada por un sistema cosmológico que aparenta ser antiguo, con un Sol que debe ser relativamente joven.

 

Algunos dicen que el Sol era mucho más frío en sus primeras etapas. ¿Pero, que significa “más frío” cuando la superficie en la corona del Sol es de millones de grados? Otros dicen que los planetas estaban más lejos del Sol. Pero los planetas orbitan alrededor del Sol por su atracción gravitacional, si el Sol fuera más grande, debería tener más masa, y al tener más masa, debe atraer aún más a los planetas por su fuerza de gravedad y debería ser lo opuesto, y desde luego los planetas deberían ser atraídos más cerca al Sol, y esto empeoraría la situación.

 

Aunque la proximidad fuera menor de lo que indica mi calculación, el hecho de que se debe haber consumido por millones de millones de años, me indica a mí que si fuera verdad el tamaño del Sol en el pasado debería haber sido inmenso. Y no me queda otra opción que pensar que si esto fuera cierto, que en el pasado, Mercurio, Venus y la Tierra no existieran o serian unas bolas de lava flotantes.

 

Debo escribir un tema sobre anomalías ya que existen muchas otras que apoyan ambos lados del argumento sobre la edad de la Tierra. Por ejemplo, la explosión de vida durante el periodo “Cambriano” sin evidencia de etapas previas de algún proceso de mutación como propone la “Selección Natural” (Vea “Explosión Cognitiva”), la cantidad de polvo cósmico de solo 3 pulgadas sobre la superficie de la Luna, la cantidad de agua sobre la Tierra en comparación con nuestros planetas vecinos (Vea “La Hidrología del H20”), la falta de pistas arqueológicas de sociedades humanas más allá de 6 mil años, las fechas geológicas por Carbón-14 de millones de años, el alejamiento de la Luna, la disminución del campo magnético de la Tierra, etc., etc., etc.

 

Pero no es mi intención en este argumento probar que estas existen, ya que no creo que sea necesario, porque muchos científicos y teólogos están conscientes de estos problemas y no hay una solución simple para explicarlas de una forma que armonice la ciencia y la teología.

 

Creo yo que el misterio de la luz se encuentra en este pasaje:

Gen 1:3-4 RVG  Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.  (4)  Y vio Dios que la luz era buena y separó Dios la luz de las tinieblas.

 

Pienso en la posibilidad de que la manera en cual Dios “crea y separa la luz de las tinieblas” en Génesis 1:3-4, tiene que ver con la localización instantánea de la luz en un momento dado, y de esta manera establece la ley de física obedecida por toda onda de “Fotón”, que fue creada desde ese instante.

 

Es desde esta localización instantánea que medimos las distancias por años de luz. Sé muy bien que es imposible probar este concepto, y diría que debe haber una explicación teológica que jamás podemos establecer con certitud mientras aun estemos aquí en este mundo. Dios no es un Dios de confusión (1Co 14:33), y nos enseña en Sus Escrituras lo siguiente:

 

Isaías 55:8-9 LBLA  Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos--declara el SEÑOR. (9)  Porque como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.

 

La diferencia entre el propósito y los pensamientos de Dios y del hombre es comparado con la distancia cósmica. Pero continúa diciendo algo importante:

 

Isaías 55:11 LBLA  así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié.

 

Al estar claro de este hecho, tengo que preguntar lo siguiente:

 

¿Cuál es el propósito de Dios al describir días

en Génesis como días normales?

 

Si la palabra “Yom” puede ser usada para describir etapas, episodios, o segmentos de tiempo, ¿por qué la usa Dios para describir que cada día tiene una tarde y una mañana, y en un contexto para que un ser humano pueda interpretarlo como un día según el contexto de las lumbreras en Génesis 1:14?

 

Aquí está el pasaje:

Génesis 1:14-15 LBLA  Entonces dijo Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día (Yom) de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días (Yom) y para años;  (15)  y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.

 

Esto debe incluir todo lo que nos alumbra desde el cielo. Pero notaran que la misma palabra “Yom” es usada, habiendo otras palabras en hebreo para describir etapas, episodios o segmentos de tiempo. El punto gramático no es lo único en desacuerdo con mi argumento, incluyo varios puntos bíblicos que se inclinan hacia la doctrina de 6 días actuales por medio del sentido común. Examinemos los siguientes puntos:

 

1. Pienso que un Dios tan complejo en naturaleza como el nuestro, solo se puede describir por los atributos que Él nos revela en las Escrituras. El ser humano no tiene la capacidad de compresión para digerir los conceptos de Omnisciencia, Omnipresencia, u Omnipotencia y ni lo imaginaria en la totalidad del significado sin la revelación de Dios.

Cuando Dios le transmite información a los que creen en Él, lo hace de manera básica y clara, a menos que sea en una forma simbólica, figurativa, profética o parabólica. Creo que si Dios tiene que explicar el origen de toda la creación a los hebreos esclavos que fueron aislados por más de 400 años, los cuales Dios escogería para hacer una nación, lo haría como hablarle a unos niños para evitar confusión.

Después de 400 años de esclavitud, la mentalidad de las generaciones de esclavos solo sabía un propósito, y se puede especular que la mayoría no sabía leer ni escribir. Por lo tanto, una explicación del origen cosmológico y de segmentos de tiempo regulados por lumbreras hubiera sobrepasado la mente común de los esclavos y Dios tendría que dar sus clases cosmológicas al nivel pre-escolar (pre-kínder).

 

En Éxodo 20, cuando Dios establece cada Mandamiento, dice lo siguiente sobre el día (Yom) de reposo:

 

Éxodo 20:8-11 LBLA  Acuérdate del día (Yom) de reposo para santificarlo.  (9)  Seis días (Yom) trabajarás y harás toda tu obra,  (10)  más el séptimo día (Yom) es día (Yom) de reposo para el SEÑOR tu Dios; no harás en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el extranjero que está contigo.  (11)  Porque en seis días (Yom) hizo el SEÑOR los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día (Yom); por tanto, el SEÑOR bendijo el día (Yom) de reposo y lo santificó.

 

Esta sería una perfecta oportunidad para Dios explicarle a Su pueblo escogido sobre algunas etapas de creación de larga duración, pero no lo hizo y es importante notar que usa la misma palabra “Yom” siete veces para que signifique día y no para que signifique etapas.

 

2. Dios provee el significado de “un día” varias veces en Génesis 1, después de separar la luz de las tinieblas, y se considera un día desde el primer día en el versículo 5:

 

Gen 1:5 Y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y fue la mañana: un día.

 

Gen 1:8 Y llamó Dios a la expansión cielos. Y fue la tarde y fue la mañana: el segundo día.

 

Gen 1:13 Y fue la tarde y fue la mañana: el tercer día.

 

Gen 1:19 Y fue la tarde y fue la mañana: el cuarto día.

 

Gen 1:23 Y fue la tarde y fue la mañana: el quinto día.

 

Gen 1:31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y fue la mañana: el sexto día.

 

Dios podía haber creado todo en las etapas que Él quisiera, pero si cada día de creación es separado por una “tarde” y una “mañana”, entonces se debe descartar la idea de que esto signifique largas etapas de miles, millones o billones de años. Regresemos un momento al pasaje de Génesis 1:14-15 para formular una pregunta de gran importancia:

 

Génesis 1:14-15 LBLA  Entonces dijo Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años;  (15)  y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.

 

¿Cómo interpretaría usted la palabra “años” en versículo 14?

 

Si Dios anticipo que la interpretemos la palabra “años” de forma normal, entonces es posible que todo lo otro en el pasaje debe ser igual de literal, incluyendo la palabra días. ¿Que justificaría que la palabra “días” en el mismo versículo debe ser interpretada como simbólica, metafórica, profética o parabólica, y la palabra años no?  

 

3. El tercer punto, es la distinción entre “antes” y “después” de la “Fundación de la Tierra”.

 

La Biblia documenta bastantes datos fiables en muchas áreas de la ciencia, y en la apologética integral, nosotros apologistas usamos la rama evidencial como la base para argumentos que apoyan las Escrituras en las ciencias históricas, arqueológicas, científicas y proféticas. Creo que no es justo solo usar partes que nos gustan y no depender de las otras. Igual como decir que toda escritura es inspirada por Dios y no tener confianza en las que hablan sobre este tema. Por lo tanto, si existe una distinción entre lo que ocurre “antes” y “después” de la “Fundación de la Tierra”, tal distinción se debe tomar en cuenta igual como cualquier otra evidencia que las escrituras nos ofrece.

 

La “Fundación de la Tierra” debe ser sin duda alguna el principio de creación del planeta y si no hay algún indicador en el contexto que indique que este término debe ser interpretado de forma figurativa, entonces se debe interpretar literalmente. Pero primero, quisiera asegurar que los que usan 2Ped 3:8 para insinuar que un día es mil años para nosotros porque lo es así para Dios, sepan que el versículo no dice que esto es un hecho, sino que es una comparación. Notamos que el versículo dice que “un día” “es cómo”, no dice que es “exactamente igual”:

 

“Pero, amados, no ignoréis esto: que para el Señor

un día es como mil años, y mil años como un día”..

 

Además, si la similitud inversa es que mil años es como un día, entonces la analogía se auto-cancela. El contexto habla de la promesa de la venida del Señor y no dice que un día “es” equivalente a mil años. Esto es una mala interpretación y si Dios es independiente del tiempo que creó, la comparación no refuta el significado que Él nos revela en Génesis 1.

 

Si fuera hacer la misma insinuación, y substituyo mil años por cada día, entonces fuera posible que Moisés estuviera 40 mil años en el monte Sinaí, los Israelitas caminaron alrededor de Jericó por un total de 7 mil años y Jonás estuvo dentro del pez 3 mil años. ¿Ven lo que quiero decir? Una comparación no significa que algo es similar.

 

Vamos a la Biblia para exponer algunos pasajes importantes:

 

Juan 17:24 Padre, quiero que los que me has dado, estén también conmigo donde yo estoy, para que vean mi gloria, la gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.

 

1Pe 1:20 Porque Él estaba preparado desde antes de la fundación del mundo, pero se ha manifestado en estos últimos tiempos por amor a vosotros

 

Efe 1:4  según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de Él. En amor

 

Estos versículos no deben ser problemáticos para un cristiano, ya que sabemos que Jesús es el creador de todo, y es el Logos desde el principio. Ningún humano puede saber más que el mismo Creador, así que Sus palabras nos deben dar una indicación cronológica de que vino “antes” y que vino “después”. Examinemos otros pasajes y versículos donde Jesús nos explica cosas que suceden “después de la fundación del mundo”:

 

Lucas 11:50-51  para que la sangre de todos los profetas, derramada desde la fundación del mundo, se le cargue a esta generación,  (51) desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que pereció entre el altar y la casa de Dios; sí, os digo que le será cargada a esta generación."

 

Mateo 19:4  Y respondiendo Jesús, dijo: ¿No habéis leído que aquel que los creó, desde el principio los hizo varón y hembra,

 

Si la sangre de los profetas, comenzando con Abel, fue derramada desde la fundación del mundo, entonces no pudo haber sido millones de años desde su fundación. La Biblia habla de un solo principio y si Dios creó al ser humano varón y hembra desde el principio, entonces debe coincidir con el mismo principio en Génesis 1 y en Juan 1:1.

 

Esto indica que el ser humano está aquí, en este planeta, “desde” el principio de la fundación del mundo, y sería más lógico que este principio fuera creado en 6 días, ya que si fuera “después” de millones de años, no hubieran sido creados varón y hembra “desde” el principio, sino que millones de años “después” del principio.

 

Un punto más para finalizar:

Rom 1:19-20 porque lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa.

 

El contexto del capítulo 1 de Romanos habla de seres humanos, no de ángeles u otras entidades sobrenaturales. Si los atributos invisibles, el eterno poder y la divinidad de Dios, se han visto con toda claridad, y es entendido por medio de lo creado desde la “creación del mundo”, entonces el ser humano debería haber estado presente desde la creación del mundo para poder verlo con claridad y haberlo entendido, y no hay duda alguna que es por esta misma revelación natural que Dios dice que todos quedamos sin excusa.

 

Volver Arriba...

 

 

Temas Científicos