% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Aspectos y Detalles de la Vida de Jesús

Encontramos en la Biblia una variedad de historias contadas por autores fiables, y aunque muchos han criticado la autenticidad de lo que dice la Biblia, nunca han establecido una buena razón para dudar de su historicidad.

 

La mayoría de críticos en la historia presentan inconformidades personales, pero no demuestran que estás historias sean cuentos de fantasías o que por razones desconocidas sean exageraciones del autor.

 

Por lo tanto, invito a la persona escéptica a considerar los siguientes aspectos y detalles importantes en los evangelios que describen a Jesús, para que los pueda evaluar independientemente y aparte de las otras historias, y determinar la credibilidad histórica de cada uno.

 

1. El Auto-Concepto Radical de Jesús como el Hijo divino de Dios.

2. Los Milagros de Jesús.

3. El Juicio y la Crucifixión de Jesús.

4. La Resurrección de Jesús.

 

Comencemos con el primero de estos:

 

1. El Auto-Concepto Radical de Jesús como el Hijo divino de Dios.

 

Muchos críticos radicales niegan que el Jesús histórico se considerara a sí mismo como el Hijo divino de Dios. Y dicen que después de la muerte de Jesús, la iglesia primitiva invento que él había dicho estas cosas.

 

El problema con esta insinuación es que la hipótesis se queda corta, al no poder explicar cómo los judíos monoteístas podrían haberle atribuido divinidad a un hombre, si él mismo nunca afirmó cosa semejante. El monoteísmo es el corazón de la religión judía, y habría sido una blasfemia decir que un ser humano era Dios. Sin embargo, esto es precisamente lo que hicieron los primeros judíos que se convirtieron al cristianismo, al proclamar y creer este concepto acerca de Jesús. Tal afirmación debe haber surgido desde las propias enseñanzas de Jesús, y no de las nociones mentales de los judíos de la era.

 

Aunque uno de los objetivos del proyecto escéptico “Seminario de Jesús”, es de separar a Jesús de su contexto cultural, en el mismo proyecto las palabras de Jesús son imprimidas en rojo entre las palabras consideradas históricamente auténticas, ilustrando que confirman que son afirmaciones que revelan su divina auto-comprensión. Por lo tanto, entre los mismos escépticos y críticos existen muchos que no niegan el auto-concepto de Jesús de ser el único Hijo divino de Dios.

 

Para demostrar como Jesús revela su auto-comprensión radical es mejor dar un ejemplo, y en este caso, una de sus parábolas:

 

Luk 20:9-19 SSE  Y comenzó a decir al pueblo esta parábola: Un hombre plantó una viña, y la arrendó a labradores, y se ausentó por muchos tiempos.  (10)  Y al tiempo, envió un siervo a los labradores, para que le diesen del fruto de la viña; mas los labradores le hirieron, y enviaron vacío.  (11)  Y volvió a enviar otro siervo; mas ellos a éste también, herido y afrentado, le enviaron vacío.  (12)  Y volvió a enviar al tercero; mas ellos también a éste echaron herido.  (13)  Entonces el señor de la viña dijo: ¿Qué haré? Enviaré mi hijo amado; quizás cuando a éste vieren, tendrán respeto.  (14)  Mas los labradores, viéndole, pensaron entre sí, diciendo: Este es el heredero; venid, matémosle para que la heredad sea nuestra.  (15)  Y le echaron fuera de la viña, y le mataron. ¿Qué pues, les hará el señor de la viña?  (16)  Vendrá, y destruirá a estos labradores, y dará su viña a otros. Cuando ellos oyeron esto, dijeron: ¡Que no sea así!  (17)  Pero él mirándolos, dice: ¿Qué pues es lo que está escrito: La piedra que condenaron los edificadores, ésta fue por cabeza de esquina?  (18)  Cualquiera que cayere sobre aquella piedra, será quebrantado; mas sobre el que la piedra cayere, le desmenuzará.  (19)  Y procuraban los príncipes de los sacerdotes y los escribas echarle mano en aquella hora, porque entendieron que contra ellos había dicho esta parábola; mas temieron al pueblo.

 

Esta parábola es interesante, porque es aceptada por la mayoría de escépticos y críticos, ya que también se encuentra en el “Evangelio de Tomás”, una de las fuentes favoritas de aquellos que critican la biblia. Los sacerdotes y escribas entendieron muy bien la parábola, y la parábola en si nos demuestra la auto-comprensión de Jesús, ya que explica de forma clara que se consideraba a sí mismo como el hijo especial de Dios, muy distinto a todos los profetas, y el último mensajero de Dios, e incluso el heredero de Israel. No era normal en esos tiempos que este tipo de afirmación viniera de un simple campesino judío. El auto-concepto de Jesús como hijo de Dios viene a la expresión explícita en Mateos 11:27, donde dice:

 

“Todas las cosas me han sido entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni nadie conoce al Padre, sino el Hijo,

y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar”.

 

Muchos cristianos no han oído del “Evangelio Q”, que supuestamente es una fuente antigua que fue compartida por Mateo y Lucas. Lo curioso es que este documento contiene este versículo dicho por Jesús, y es considerado por los mismos escépticos como auténtico e histórico.

 

Es poco probable que la Iglesia inventara estas palabras de Jesús, porque dice “nadie conoce al Hijo sino el Padre”, pero para la iglesia, después de la Pascua podemos conocer al Hijo. Así que esta frase no puede ser el producto de la teología de la Iglesia. ¿Qué nos dice esta frase acerca del auto-concepto de Jesús? La frase establece de forma  clara que Jesús se  consideraba a sí mismo como el Hijo exclusivo y absoluto de Dios y que era la única revelación de Dios a la humanidad. No nos debemos engañar, si Jesús no era quien decía ser, entonces debería ser un lunático.

 

Antes de ir al segundo punto, que tratará con los milagros de Jesús, quisiera considerar algo más que dijo Jesús que tiene que ser auténtico, en Marcos 13:32 Jesús habla de su regreso al final:

 

Mar 13:32 SSE  Pero de aquel día y de la hora, nadie sabe;

ni aun los ángeles que están en el cielo,

ni el mismo Hijo, sino sólo el Padre.

 

Este dicho tiene que ser auténtico, ya que la iglesia antigua consideraba a Jesús como divino, y nunca habría inventado un dicho que  le  atribuye a Jesús un conocimiento limitado o un nivel de ignorancia. Pero aquí Jesús mismo dice que no sabe el momento de su regreso. Pero esto no es un punto negativo, sino positivo, ya que no sólo nos revela la conciencia de Jesús de ser el Hijo de Dios, sino que se nos presenta con una escala ascendente, de los hombres, a los ángeles, al Hijo, y al Padre, una escala en la que Jesús trasciende cualquier ser humano o ser angelical.

 

Esto nos muestra lo que el Jesús histórico creía sobre sí mismo. Y esto es sólo una faceta de la auto-comprensión de Jesús. C. S. Lewis tenía razón cuando dijo que un mero hombre que hubiera dicho el tipo de cosas que Jesús dijo no sería un gran maestro moral, a no ser que lo que decía era verdad. Solo una persona con problemas mentales no estaría consciente de las consecuencias de decir tales cosas y no se hubiera preocupado de las implicaciones. Jesús es el Hijo de Dios, o solo fue un lunático, pero no que fue un gran maestro, ya que Él no nos ha dejado esa opción.

 

2. Los Milagros de Jesús.

 

En este segundo punto, podemos decir con confianza que incluso los críticos más escépticos no pueden negar que el Jesús histórico llevó a cabo un ministerio de milagros y de exorcismo. Rudolf Bultmann, uno de los eruditos más escépticos de este siglo, escribió lo siguiente en 1926 en la página 159 de su libro titulado “Jesús y la Palabra” :http://www.amazon.com/Jesus-Word-Rudolf-Bultmann/dp/0684143909

 

La mayoría de las historias de milagros contenidos en los evangelios son legendarios o al menos están vestidos con leyendas. Pero no puede haber ninguna duda de que Jesús hizo tales hechos, que eran, en su propia comprensión, y la de sus contemporáneos, los milagros, es decir, hechos que fueron el resultado de lo sobrenatural, y la causalidad divina. Sin duda, sanó a los enfermos y echo fuera a los demonios.”

 

En los tiempos de Bultmann, se pensaba que las historias de milagros fueron influenciadas por las historias de héroes mitológicos, por tanto, al menos en parte, se pensaban ser legendarias. Pero hoy en día se reconoce que la hipótesis de la influencia mitológica fue históricamente incorrecta.

 

Craig Evans, un erudito sobre la vida de Jesús muy conocido, dice que la noción antigua que las historias de milagros fueron el producto de las ideas mitológicas sobre un hombre divino se ha abandonado en gran medida. En su libro “La Vida-de-Jesús - Investigación y el Eclipse de la Mitología, (http://cdn.theologicalstudies.net/54/54.1/54.1.1.pdf ).

 

Evans dice: Ya no es seriamente disputado que los milagros jugaron un papel en el ministerio de Jesús. La única razón para negar que Jesús realizó milagros literales es el presupuesto del anti-sobrenaturalismo, que es simplemente injustificado.”

 

3. El Juicio y la Crucifixión de Jesús.

 

Según los evangelios Jesús fue condenado por el tribunal supremo judío bajo la acusación de blasfemia y luego entregado a los Romanos para la ejecución del acto de traición al establecerse a sí mismo como el “Rey de los Judíos”.

 

Estos hechos no sólo son confirmados por fuentes bíblicas independientes como Pablo y los Hechos de los Apóstoles, sino que también se confirman por fuentes extra-bíblicas. De Josefo y Tácito, aprendemos que Jesús fue crucificado por la autoridad Romana bajo la sentencia de Poncio Pilato.

 

De los documentos de Josefo y la Mara bar Serapión nos enteramos de que los líderes judíos hicieron una acusación formal en contra de Jesús y participaron en los eventos previos a su crucifixión. Y del Talmud de Babilonia, Sanedrín 43a, nos enteramos de que la participación judía en el juicio se explica como un acto adecuado contra un hereje.

 

Según Luke Timothy Johnson, en su libro “El Jesús Real”, (http://www.amazon.com/The-Real-Jesus-Historical-Traditional/dp/0060641665).

 

El apoyo para el modo de su muerte, sus agentes, y quizás sus co-agentes, es abrumador. Jesús se enfrentó a un juicio antes de su muerte, fue condenado y ejecutado por crucifixión.”

 

El evento historial de la crucifixión de Jesús es reconocido por la mayoría de críticos modernos e incluso por el “Seminario de Jesús” como un hecho indiscutible. Lo que tiende a confundir a los críticos es la razón por Su crucifixión, muchos postulan puntos personales, muy alejados de lo que dice la Biblia.

 

La evidencia indica que la crucifixión fue instigada por sus afirmaciones blasfemas, que los Romanos interpretaron como acto de traición. Es por eso que fue crucificado, y porque la placa que fue clavada en la cruz por encima de su cabeza decía “El Rey de los Judíos.”

 

Pero si Jesús solo fue un campesino carpintero, un filósofo cínico, o sólo un criticón socio-liberal, como afirma el “Seminario de Jesús”, entonces, su crucifixión seria inexplicable.

 

Como ha dicho el profesor Leander Keck de la Universidad de Yale:

La idea de que este cínico judío (y sus docenas de hippies) con su comportamiento y aforismos era una grave amenaza para la sociedad, suena más como una presunción de académicos alienados que un sano juicio histórico.” http://www.religion-online.org/showarticle.asp?title=31

 

El erudito del Nuevo Testamento John Meier es igualmente directo. Él dice que “un Jesús anodino que sólo anduvo hablando en parábolas no pondría en peligro a nadie”. (Página 177)-

http://www.amazon.com/Marginal-Jew-Rethinking-Historical Problem/dp/0385264259/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=144 1985983&sr=1-1&keywords=Marginal-Jew-Rethinking-Historical-Problem

 

Por lo tanto, el “Seminario de Jesús” ha creado un Jesús que es incompatible con el hecho indiscutible de su crucifixión.

 

4. La Resurrección de Jesús

 

En el panorama apologético, existen cuatro eventos históricos establecidos, que constituyen evidencia inductiva para la resurrección de Jesús, de los cuales ningún crítico ha podido refutar por medio de argumentos razonables, por lo tanto podemos hablar de estos abiertamente y en total confianza. Estos cuatro hechos son:

 

1. Después de su crucifixión, Jesús fue enterrado por José de Arimatea en una tumba propia. Este hecho es muy significativo, porque significa que la localización de la tumba de Jesús era muy conocida por judíos y cristianos.

 

En ese caso, se hace inexplicable cómo podría surgir la creencia en Su resurrección y florecer desde una tumba que contenía su cadáver y le pertenecía a José de Arimatea. Según el difunto John AT Robinson, de la Universidad de Cambridge, el entierro honorable de Jesús es uno de “los hechos más tempranos y mejor atestiguados de Jesús.” (Página 131 -https://www.amazon.com/Human-Face-God-John-Robinson/dp/1859310168/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1473422202&sr=8-1&keywords=The-Human-Face-John-Robinson)

 

2. En la mañana del domingo después de la crucifixión, la tumba de Jesús fue encontrada vacía por un grupo de mujeres que eran sus seguidoras.

 

Según Jakob Kremer, especialista austriaco en la resurrección, “La mayoría de los exegetas, sostienen firmemente a la fiabilidad de las declaraciones bíblicas acerca de la tumba vacía.”

(Páginas 49-50 - http://www.amazon.com/Die-Osterevangelien-Geschichten-Geschichte German/dp/3460314818/ref=sr_1_fkmr1_1?s=books&ie=UTF8&qi d=1441909127&sr=1-1 fkmr1&keywords=Jakob+Kremer%2C+Die+Osterevangelien--Geschichten+um+Geschichte)

 

Como DH van Daalen señala: “Es muy difícil oponerse a la tumba vacía por motivos históricos, los que niegan lo hacen sobre la base de suposiciones teológicas o filosóficas.”

(Página 41 - http://www.amazon.com/Real-Resurrection-Happened-First-Easter/dp/B000O8MIZ8/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1441 909686&sr=1-1&keywords=DH+van+Daalen)

 

3. En múltiples ocasiones y en diversas circunstancias, diferentes personas y grupos de personas experimentaron apariciones de Jesús con vida de entre los muertos. Este es un hecho que es reconocido casi universalmente entre los estudiosos del Nuevo Testamento de hoy.

 

Incluso Gert Lüdemann, tal vez el más prominente crítico actual de la resurrección, admite:

Puede ser tomado como históricamente cierto que Pedro y los discípulos tuvieron experiencias después de la muerte de Jesús en la que Jesús se les apareció como el Cristo resucitado.”

(Página 80 - http://www.amazon.com/What-Really-Happened-Jesus-Resurrection/dp/0664256473/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid =1441909910&sr=11&keywords=Gerd+L%C3%BCdemann%2C+What+Really+Happe ne d+to+Jesus%3F%2C)

 

4. Los discípulos originales creían que Jesús había resucitado de entre los muertos a pesar de tener todas las razones para no hacerlo.

 

A pesar de tener toda predisposición a su contrario, es un hecho innegable de la historia que los discípulos originales creían, proclamaron, y estaban dispuestos a ir a la muerte por el hecho de la resurrección de Jesús.

 

CFD Moule, de la Universidad de Cambridge concluye que tenemos aquí una creencia que nada en términos de influencias históricas anteriores puede explicar, aparte de la propia resurrección.

 

Cualquier historiador responsable, que busca dar cuenta del asunto, debe hacer frente a estos cuatro hechos establecidos de forma independiente: el entierro honorable de Jesús, el descubrimiento de su tumba vacía, sus apariciones en vivo después de su muerte, y el origen mismo de la creencia de los discípulos en su resurrección y, por lo tanto, del propio cristianismo.

 

Debemos enfatizar que estos cuatro hechos no representan las conclusiones de los eruditos conservadores, sino que representan la opinión mayoritaria de la erudición del Nuevo Testamento hoy. La pregunta es: ¿Cómo mejor explicar estos hechos?

 

La explicación no es fácil, y pone al crítico escéptico en una situación desesperada, ya que la evidencia es tan poderosa que uno de los principales teólogos judíos de hoy, el Rabino Pinchas Lapide, ha declarado ser convencido sobre la base de la evidencia, que el Dios de Israel levantó a Jesús de entre los muertos. (http://www.amazon.com/The-Resurrection-Jesus-Jewish-Perspective/dp/157910908X)

 

Conclusión:

Los evangelios en general no son sólo documentos de confianza, pero si nos fijamos en algunos de los aspectos más importantes de Jesús en los evangelios, al igual que sus afirmaciones radicales personales, sus milagros, su juicio, su crucifixión y su resurrección, notamos que su veracidad histórica brilla. Dios ha actuado en la historia, y nos ha dejado evidencia documentada para que podamos saber lo que realmente sucedió.

 

Volver Arriba…

 

 

 

 

 

 

Temas Teológicos