% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

El Darwinismo y la Juventud Pt 1

Este artículo fue escrito específicamente para jóvenes, sin importar sus creencias, ideologías o tipos y clases de fe que ejercen en alguna religión.

Sugiero que comparta este artículo con creyentes igual que no creyentes, ya que el objetivo es demostrar que si lo que una persona cree es importante, entonces esa creencia debe ser evaluada y verificada con toda sinceridad posible para llegar a una de las siguientes conclusiones:

 

1. Mi creencia es apoyada por evidencia y es acompañada con pistas y rastros de evidencia adecuada y razonable.

2. Mi creencia “no” es apoyada por evidencia y “no” es acompañada con pistas y rastros de evidencia adecuada y razonable.

 

La importancia entre estas dos conclusiones se encuentra en la diferencia entre lo que podemos percibir por nuestros cinco sentidos. Pero falta algo, y es lo que la epistemología describe como la percepción por medio de la intuición. Pero antes que nada debemos distinguir entre lo que es ciencia, (que significa conocimiento, y resulta de la evidencia que puede ser percibida), y lo que simplemente es una hipótesis o teoría, (que solo son opiniones aun no comprobadas y verificadas por el método científico).

 

En adición, tenemos que establecer si es verdad que lo que creemos por intuición contiene las suficientes pistas y rastros de evidencia adecuada y justificada para que sea aceptada lógicamente por una persona de manera cómoda, y no de manera forzada. El hecho de que el magnetismo y otros fenómenos invisibles no puedan ser percibidos de manera natural por nuestros sentidos, no significa que nuestra intuición no nos indique que tal fenómeno si existe, y que lo sabemos por medio de las pistas y rastros de evidencia que nos demuestra la reacción de materiales de hierro magnetizados o por medio de la influencia electromagnética. Por lo tanto, de la misma manera no es tan fácil eliminar a Dios de una ecuación simplemente porque es invisible.

 

Por ejemplo, yo no dejare de creer en la existencia de la fuerza oscura o la materia oscura que existe en el universo por la razón de que no son percibidas por mis cinco sentidos o porque no existe explicación científica del origen, función, y limitaciones de estas fuerzas. Sabemos que existen por la manera en que reaccionan las otras cosas a su alrededor. Igualmente, el origen del cosmos es una pista y un rastro para establecer por intuición que existe suficiente evidencia adecuada y razonable para creer que el catalizador más lógicamente probable que da inicio a todo lo natural, no puede en si ser natural, simplemente porque nada natural aún existe hasta que se ponga en marcha el inicio de todo lo natural que existe en nuestro dominio natural.

 

La misma lógica es usada para argumentar sobre la primera vida, pero por medio de una variedad de argumentos diferentes, ya que la vida contiene ciertos atributos que no pueden ser producidos por la materia o la energía.

 

La Ley de Biogénesis fue establecida el Dr. Luis Pastuer en 1864 al establecer por medio de experimentos que lo inorgánico no puede producir un organismo de materia inerte (abiogénesis). Es decir que algo vivo, no puede ser generado de algo muerto. La Ley de Biogénesis no es una teoría, sino una ley científica establecida y aceptada por la comunidad científica. Esta ley dice que es imposible que la vida venga de algo que no tiene vida, sino que vida solo viene de vida pre-existente. La evidencia habla por sí mismo, e indica que por causa discriminante, los científicos evolucionistas están dispuestos a suplantar una ley científica con una hipótesis no verificable por el método científico. No hay alguna evidencia que muestre que la vida puede venir de la materia muerta.

 

Por muchos años el mundo fue engañado por el experimento Miller/Urey en 1953, quienes pretendieron crear vida en un laboratorio, y los profesores de ciencia apuntaban hacia este experimento como un hecho científico. Pero esto no fue una verdad establecida, y por muchos años nadie aclaro lo que habían descubierto estos dos científicos (Vea “Vida en Botella”).

 

El experimento utilizó el agua (H2O), el metano (CH4), amoníaco (NH3) y el hidrógeno (H2). Los productos químicos fueron sellados dentro de un frasco estéril de frascos de vidrio y frascos conectados en un bucle, con un frasco medio lleno de agua líquida y otro frasco que contenía un par de electrodos. El agua líquida se calentó para inducir la evaporación, se dispararon chispas entre los electrodos para simular un rayo a través de la atmósfera y vapor de agua, y a continuación, la atmósfera artificial se enfrió de nuevo de modo que el agua pudiera condensarse y gotear de nuevo en el primer frasco en un ciclo continuo.

 

Dentro de un día, la mezcla se había vuelto de color rosado, y en el final de dos semanas de funcionamiento continuo, Miller y Urey observaron que tanto como el 10-15% del carbono dentro del sistema era ahora en la forma de compuestos orgánicos. Dos por ciento del carbono había formado aminoácidos que se utilizan para producir proteínas en las células vivas, con glicina como la más abundante. También se formaron Azúcares. No se formaron ácidos nucleicos dentro de la reacción y el 18% de las moléculas de metano se convirtió en bio-moléculas. El resto se convirtió en hidrocarburos como el betún.

 

En una entrevista, Stanley Miller declaró:

 

“Sólo encender la chispa en un experimento prebiótico

básico cederá 11 de los 20 aminoácidos”.

 

Miller aquí admite el resultado de su experimento, lo único que se produce fueron aminoácidos. Pero 11 aminoácidos no son vida, son solo constituyentes de la proteína y la proteína tampoco es vida, sino otro constituyente de un organismo. Sería lo mismo decir que uno de los bloques de cemento o plancha de madera de cual está hecha una casa, es la casa en si en su totalidad, y no solo una parte usada para construir la casa.

 

El Darwinismo pretende decir que una célula, con toda la información genética del ADN es producida de una sopa primitiva de agua con piedra. Esto es simplemente un milagro. La palabra evolución significa cambio y no hay duda de que estos cambios existen, pero hay una diferencia entre lo teórico y la actualidad. Lo tratare de explicar de esta manera:

 

Todos aceptan lo que se conoce como la micro-evolución, o cambios pequeños que suceden simplemente porque la información para el cambio ya existe en la genética del organismo viviente. La palabra “macro” significa que estos cambios son grandes y suficientes para cambiar el género o especie de animal a otro género o especie de animal por medio de la selección natural y aquí se encuentra con una variedad de problemas de cual podrán leer en el argumento titulado “Selección Sobrenatural” y “Méritos de Procesos Ciegos”.

 

Según la “macro-evolución”, se propone que toda criatura viviente viene de un ancestro común, y ese ancestro es un organismo de una célula que evoluciono de materia inorgánica, que salió de una supuesta sopa primordial. Básicamente, los científicos nos dicen que estamos genéticamente relacionados con todo en este mundo, sea fauna o flora, y que estamos especialmente aparentados con los simios a través de un ancestro común.

 

Algunos malinterpretan lo que en realidad es conocido como la “Homología-Similitud Comunal”. Los constituyentes que componen todo lo orgánico demuestran una gran variación cuando están agrupados en forma de código en el ADN de cada especie (Vea “El Enigma del Código ADN”).

 

Aún hay otro problema grave, porque no existe ni un solo ejemplo que demuestre que la interacción entre la materia y la energía produzca información, y mucho menos que produzca inteligencia. En todo caso demostrado científicamente, estas dos solo se pueden rastrear hasta una mente, y si lo único que puede producir información e inteligencia es una mente, entonces el origen de toda información e inteligencia también es más allá de lo natural, y esto es exactamente lo que significa la palabra “sobre-natural”.

 

Muchos creen que la única fuente de verdad solo puede ser obtenida por el conocimiento de las fuerzas naturales que conocemos. Estos fenómenos son una interacción entre la energía y la materia y por lo tanto deben ser confirmados y verificados por alguna manera que satisface uno o más de nuestros cinco sentidos. Pero ya explique que en la epistemología se habla de la intuición como un sentido adicional que todo ser humano tiene y pone en práctica cuando formula una hipótesis o cuando predice en antemano la expectación de un experimento.

 

Esto es muy importante saber, especialmente para una juventud moderna tan atraída por teorías científicas, porque varios pasos del método científico requieren el uso de la intuición y es en esta etapa de toda hipótesis, sea científica o no, que se requiere entrar al mundo filosófico. Pero la intuición también requiere ser justificada por la evidencia y si un científico no tiene conocimiento de las ciencias filosóficas necesarias para construir una hipótesis plausible, saltara a una conclusión errónea, creyendo que su intuición es razonable, cuando realmente es escasa de la suficiente evidencia para que pueda ser categorizada como científica.

 

Por lo tanto, enfatizo que es de gran importancia para el joven de hoy saber discernir la diferencia entre una hipótesis, una teoría, una proposición filosófica, y una evidencia valida verificada y comprobada por el método científico, antes de ser convencido que lo que ha aceptado como una verdad es en sí una ciencia valida y no una ciencia vudú. Para poder hacer esto de la manera más sincera y honesta posible, es necesario quitar todo obstáculo discriminatorio del medio para entonces ver la verdad de forma clara.

 

Un joven no es culpable por ser engañado por las hipótesis y teorías de una sociedad científica que autoproclama ser confiable. A menos, que el joven note que existen discrepancias y haga larga vista de lo que sabe son problemas obvios en tales hipótesis y teorías. En muchos de los casos, a la juventud no le importa ser víctima del engaño. Le recomiendo a la juventud que se incomoda al ser engañada, que conozcan lo que significa la palabra “verdad”.

 

Una verdad es algo que siempre coincide con la realidad de lo que podemos experimentar por nuestros sentidos, incluyendo el sentido epistemológico de intuición, y sería un error aceptar una proposición que no sea acompañada por adecuada evidencia.

 

Este artículo ayudara al joven detectar la diferencia entre una teoría que tiene gran probabilidad de ser comprobada por el método científico, y una teoría solo basada en proposiciones filosóficas, llenas de palabrerías que son escasas de evidencia.

 

Por ejemplo, la teoría de la evolución se tiene que separar por cada etapa y cada concepto y pasar por el filtro de los siguientes tres puntos. Estos son importantes para filtrar la ciencia valida de la ciencia vudú:

 

1. Una ciencia basada en la evidencia que resulta del método científico.

2. Una supuesta ciencia solo basada en conceptos filosóficos.

3. Una supuesta ciencia basada en solo hipótesis y teoría.

 

Muchos conceptos de varias etapas de la teoría Darwinista no son acompañados por la evidencia adecuada y están basados en conceptos filosóficos que forman la hipótesis o la teoría. Ciencia sin evidencia concreta no es ciencia, por lo tanto la teoría de la evolución es solo eso, una teoría  y toda teoría  se encuentra en un estado intermitente y provisional hasta no ser comprobada más allá de toda duda. Solo entonces puede una teoría calificar como una ciencia valida.

 

Analicemos la percepción que tiene la juventud de la teoría de la evolución. Existe una supuesta controversia sobre la teoría de la evolución que es a menudo descrita como la última batalla en una guerra secular entre la ciencia y la religión. De acuerdo con este estereotipo, la teoría de Darwin fue un salto en el progreso científico, basado en una supuesta evidencia abrumadora, y sus principales opositores eran y siguen siendo religiosos fundamentalistas comprometidos con una interpretación literal de la cronología que se encuentra en el libro de Génesis. Ese estereotipo, sin embargo es falso.

 

1. En primer lugar, la metáfora de la guerra es históricamente inexacta. Con raras excepciones, como el caso de Galileo, cuando los mismos científicos también creían en un sistema solar Geocéntrico en lugar del actual sistema Heliocéntrico, la ciencia y la religión se llevaban muy bien antes de Darwin.

 

2. En segundo lugar, el problema no es la evolución, que significa muchas cosas, sino más bien la teoría de Darwin de que todos los seres vivos descienden de un ancestro común, y que han sido modificados por variaciones aleatorias y la selección natural.

 

Nadie duda de que la variación y la selección puedan producir cambios menores dentro de las especies existentes que aceptamos como la micro evolución. Pero Darwin afirmó mucho más, su teoría que la evolución conduce al origen de nuevas especies, de órganos y planificación en él diseño de organismos. Ya sabemos que esto es conocido como la  macro evolución, un proceso nunca observado en la actualidad. Solo se presupone por medio de especulación que la macro evolución ha sucedido, pero no existe un solo ejemplo que nos indique que la macro evolución es responsable por todas las especies que existen.

 

Sin embargo, a pesar del título de su libro de 1859, “El Origen de las Especies por Medio de la Selección Natural”, Darwin no tenía pruebas para la selección natural. Lo único que podía hacer era “dar uno o dos ejemplos imaginarios”. Él llamó a su libro “un largo argumento”, que tomó la forma siguiente:

 

Las características de los seres vivos son “inexplicables en la teoría de la creación”,  pero son totalmente explicables como productos de las fuerzas naturales no guiadas. Es decir, a la par, que es lo mismo que decir que fue por accidente, por coincidencia o casualidad. Como Darwin no tenía pruebas suficientes para esta parte de su hipótesis, descartó todo otro medio o mecanismo al declarar que sólo explicaciones naturales son “científicas”.

 

Antes de 1859 la ciencia significaba y aún significa, para la mayoría de la gente, el conocimiento a través de la comprobación de hipótesis mediante la comparación y verificación de la evidencia. Sin embargo para Darwin y sus seguidores, la palabra “ciencia” significa la búsqueda de explicaciones naturales, aunque existen muchas cosas que la ciencia necesita que no puedan ser explicadas por medios naturales, como las ciencias de la lógica y la matemática. Tales explicaciones deben ser plausibles, es decir, no pueden flagrantemente contradecir los hechos, pero en vez de basarse en pruebas que se basan en la evidencia, el Darwinismo presupone que todo puede ser explicado materialistamente.

 

Según el historiador de la Universidad de Georgia State Neal C. Gillespie:

 

“a veces se dice que Darwin convirtió el mundo científico a la evolución, mostrándoles el proceso por el cual había ocurrido. Pero, fue más la insistencia de Darwin en las explicaciones totalmente naturales que en la selección natural que ganó su adhesión”.

 

La revolución darwiniana fue filosófica más que científica. Los seguidores de Darwin ahora afirman que tienen “evidencia abrumadora” de su teoría, pero a pesar de 150 años de investigación nadie ha observado el origen de una nueva especie por selección natural y mucho menos el origen de nuevos órganos y estructuras corporales y como mencione previamente, tan siquiera un solo ejemplo de una especie a mitad de camino o aunque sea alguna etapa de transición de una especia hacia otra especia, simplemente porque estas evidencias no existen.

 

Ni siquiera los experimentos de la genética moderna ha resuelto el problema. Por ejemplo los experimentos con la mosca de la fruta. No importa lo que hagamos a los genes de un embrión de mosca de la fruta, sólo hay tres resultados posibles:

 

1. Una mosca de la fruta normal

2. Una mosca de la fruta defectuosa

3. Una mosca de la fruta muerta

 

La afirmación de Darwin de que la micro evolución conduce a la macro evolución nunca se ha corroborado empíricamente. De hecho, existe una creciente evidencia de que la afirmación es falsa.

 

3. En tercer lugar, la cronología como se describe en Génesis no fue un factor importante en las controversias del siglo 19 sobre el Darwinismo, porque la mayoría de los cristianos del siglo 19 habían aceptado la evidencia geológica para una tierra antigua.

 

De hecho, los críticos más fuertes de Darwin eran científicos y los teólogos que lo criticaban y oponían principalmente a su insistencia filosófica sobre las causas naturales y su negación de diseño, que Charles Hodge de la universidad de Princeton considero como “equivalente al ateísmo”. Incluso hoy en día, muchos críticos del Darwinismo no son fundamentalistas religiosos, y un número creciente de críticos son científicos acreditados: http://www.discovery.org/scripts/viewDB/filesDB download.php?command=download&id=660

 

El Darwinismo se enfrenta ahora a un desafío serio introducido por el diseño inteligente, una teoría mejor conocida como ID. Esta es la teoría que propone que algunas características de las cosas con vida se explican mejor como la obra de una causa inteligente, que por procesos naturales no dirigidos.

 

Los defensores de Darwin retratan la teoría ID como un fundamentalismo religioso en disfraz, pero ID se basa en la evidencia y la lógica, no en la Biblia o en doctrinas religiosas. ID no alega que uno puede conocer que el diseñador es Dios a través de la ciencia. Simplemente propone que causas inteligentes existen y que estas causas son empíricamente detectadas al investigar su complejidad específica. (Vea “La Teoría del Diseño”).

 

No obstante, dado que la teoría ID abre la puerta a causas no materialistas, los Darwinistas se oponen a pesar de la evidencia. En 1999 el biólogo de la Universidad del Estado de Kansas de Scott Todd escribió:

“Incluso si todos los datos apuntan a un diseñador inteligente, tal hipótesis está excluida de la ciencia porque no es naturalista.”

 

La verdadera ciencia sigue la evidencia dondequiera que se encuentre, pero el Darwinismo no es una teoría que sigue la evidencia, sino que intenta prescribirla. Así que la presente controversia sobre la evolución no es una guerra entre la ciencia y la religión. Sobre todo, la verdadera guerra es entre el Darwinismo y la evidencia, y en el mundo de la ciencia valida, las opiniones, hipótesis y teorías sin verificación no ganan terreno, sino que lo que siempre gana es la evidencia.

 

Una explicación científica no garantiza un 100% de certitud y no toda conclusión científica es libre de errores. Todos fuéramos miembros del club de la tierra plana si no hubiera necesidad de verificar lo que es ciencia, y separar la ciencia valida de la ciencia vudú. La ciencia trata con la investigación, la experimentación y la descripción del conocimiento de fenómenos en este mundo, pero cuando se trata de distinguir la “buena ciencia” de la “mala ciencia”, se trata de filtrar todo conocimiento por el método científico. Este método científico requiere de observaciones de la naturaleza para formular y comprobar una hipótesis.

 

En ApoLogos.net encontraran este método científico en varios argumentos y artículos, pero lo incluiré aquí para que no tengan que buscarlo. El método científico para la mayoría de las ramas de ciencia consiste en los siguientes pasos:

 

La formulación inquisitiva, la observación del fenómeno, la construcción de la hipótesis, la predicción de consecuencias, el poner a prueba la predicción por medio de la experimentación, la repetición de experimentos, la falsificación de experimentos y finalmente la conclusión de la teoría en su totalidad.

 

El objetivo es obtener conocimiento verificable por un proceso confiable. Por eso se sugiere que se aplique ciertos pasos desde el comienzo. Por ejemplo, lo siguiente sería muy común en buscar repuestas sobre un fenómeno natural:

 

1. La formulación de preguntas sobre un fenómeno natural.

2. Hacer observaciones del fenómeno.

3. Construir una hipótesis que explique el fenómeno.

4. Predecir una consecuencia lógica de la hipótesis.

5. Probar la predicción a través de la experimentación.

6. Repetición de los experimentos para asegurar los mismos resultados y aprovechar la oportunidad de tratar diferentes medios de llegar a esos resultados.

7. Falsificar los experimentos y verificar la única manera de obtener los resultados que verifican la hipótesis.  

8. Llegar a una conclusión después, y no antes de acumular toda la data de los experimentos.

 

En la teoría de la evolución solo se aplican los primeros 3 pasos del método científico, los otros son totalmente ignorados o son imposibles de cumplir. En el segundo paso solo se observan los resultados de especies en etapas finales, nunca se ha observado una transición entre una especie y otra.

 

Continúe con la segunda parte…..

 

Volver Arriba…

 

Temas Problemáticos