% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Dialogo entre Programas Informáticos

Digamos hipotéticamente que estamos en el año 3000, y dos programas de computadoras con inteligencia artificial tuvieran la capacidad de dialogar entre sí.

 

Durante una de sus conversaciones virtuales, surge el tema de la efectividad de los programas informáticos contenidos en el sistema de la computadora donde residen y el proceso de evaluación usado para distinguir los programas útiles y productivos de los inútiles e improductivos.

 

El programa XYZ le dice al programa ABC que recientemente el programa informático 1-2-3 no funcionaba y no respondía como se esperaba y fue eliminado del sistema. Al sentirse un poco filosófico acerca de su viejo amigo 1-2-3, el programa XYZ empezó a hablar sobre el significado de la “existencia” y de lo que significa “ser”. Ya que en todo lo “existente”, si algo “es”, entonces debe “ser” algo que sea y forme parte de la realidad.

 

La conversación se convirtió inquisitiva: ¿De dónde habían venido? ¿Cómo deben existir en relación con su naturaleza, su diseño y su función? Ambos pensaron en lo que posiblemente ocurre después de la eliminación. Estaban especialmente preocupados por su origen de existencia y desde donde vinieron. Sin embargo, después de una larga conversación no podían llegar a conclusiones sobre estos temas importantes.

 

El primer programa de ordenador XYZ, decidió utilizar los datos científicos dejados por programas que habían llegado antes que él, acerca de cómo funcionaban, para tratar de trabajar hacia atrás, en retrocesión, hacia la propia creación de la computadora donde el existía. El programa XYZ estudió los diversos programas que operaban dentro de la computadora, y también varias instrucciones y comandos, y pudo notar una enorme complejidad y diseño.

 

Podía ver cómo funcionaban las cosas a su alrededor. Pero con sólo mirar los programas, aun no podía entender por qué funcionaban como lo hacían. ¿Qué o quién lo hizo para que trabajen de esa manera y de donde habían venido? De alguna manera estas respuestas eludieron al programa XYZ.

 

El programa ABC decidió concentrar en un enfoque científico diferente. ABC decidió leer el manual de instrucciones de la computadora, dándose cuenta de que era la obra del creador de la computadora, el ingeniero, el diseñador y dador de la ley, o digamos, las reglas de operación. Sólo esta información podría decirle por qué las cosas eran como eran, y cómo y por qué se hicieron, ya que cada funcionamiento especifico tiene un propósito.

 

Los dos programas se reunieron de nuevo en el disco duro de la computadora un poco más tarde y compartieron sus descubrimientos con los demás programas. El programa XYZ fue capaz de demostrar las diversas leyes o reglas que había descubierto mediante el análisis de los programas, pero explicó que no podía entender por qué eran como eran. El programa ABC le mostró el manual de instrucciones de la computadora. “Ajá”, exclamó el programa XYZ, “ahora lo entiendo”.

 

Cuando la mayoría de personas usa la palabra “ciencia” la utilizan generalmente como una palabra que todo lo abarca. Estas personas rara vez entienden o incluso reconocen que hay por lo menos dos muy diversas categorías de actividad científica, y no especifican a cuál de las dos se refieren. El programa XYZ de computadora representa una persona que se centra totalmente en la ciencia operacional. Es llamada así porque esto tiene que ver con la forma en que funciona y opera el mundo en el presente. La ciencia operacional trata con cosas que son observables, verificables y repetibles.

 

El diccionario Collins define la ciencia como “el estudio sistemático de la naturaleza y el comportamiento de la materia y el universo físico, basado en la observación, la experimentación y la medición”.

 

Este es el tipo de ciencia que ha dado lugar al descubrimiento y elucidación de las leyes científicas. Es entonces que somos capaces de utilizarlas para desarrollar la amplia variedad de dispositivos científicos y tecnológicos que podemos ver en nuestras sociedades. Por ejemplo, el diseño y la fabricación de la computadora, laptop, Tablet o el teléfono celular cual usted está utilizando en este momento para leer este artículo por la internet.

 

La definición de “ciencia” había hechizado a los filósofos de la ciencia en el siglo 20. El enfoque de Francis Bacon, quien es considerado el fundador del método científico, era bastante sencillo:

 

Observación -> Inducción -> Hipótesis ->Prueba de la Hipótesis por la Experimentación ->Prueba o Refutación por medio de la Falsificación ->  Repetición de experimentos->  = Conclusión que resulta en el Conocimiento (“Ciencia”).

 

Si una hipótesis no se puede probar por la experimentación y resulta en una refutación, entonces la hipótesis no debe progresar como teoría científica y debe mantenerse en un estatus provisional hasta que sea probada. Mientras tanto solo se mantiene como una hipótesis o una teoría y solo una opinión sin verificación.

 

Sin embargo, existen personas científicas que dicen respetar el método científico, pero que persistentemente intentan violar el proceso y saltar desde una hipótesis a una conclusión, como si su hipótesis fuera científicamente probada masa allá de toda duda. Estos creen que lo siguiente es posible Hipótesis ->Ciencia, al descartar todo el proceso del medio.

 

Por supuesto que este concepto, y todo el enfoque de la ciencia moderna, dependen de dos supuestos fundamentales, y estos son la causalidad y la inducción. El filósofo Hume dejó en claro que estos son creídos por “fe ciega” (palabras de Bertrand Russell).

 

Kant y Whitehead afirmaron haber resuelto el problema, pero Russell reconoció que Hume tenía razón. En realidad, la gran mayoría de fundadores de la ciencia moderna fueron creyentes en Dios, y por lo tanto estas suposiciones surgieron de la fe en el Creador-Dios de la Biblia, y algunos historiadores de la ciencia como Loren Eiseley lo han reconocido.

 

Muchos científicos son tan filosóficamente y teológicamente ignorantes que no solamente tan ni siquiera se dan cuenta que ya tienen estas y otras suposiciones metafísicas integradas en sus pensamientos. Pero que también, que luego las transfieren a sus presuposiciones que etiquetan como científicas. Similar al experimento de la rana en agua tibia, que no reacciona al calentarla poco a poco, muchos no se dan cuenta de que hay suposiciones filosóficas en la misma raíz de mucho de lo que es aceptado como “ciencia”, por culpa de su ignorancia filosófica y teológica.

 

No se dan cuenta, porque ya estas suposiciones filosóficas forman parte de su propia visión del mundo. Los creyentes en Dios diferenciamos de los ateos, en que reconocemos que una filosofía de la vida no proviene de los datos, sino que la filosofía es llevada a los datos y se utiliza en su interpretación. Así es que tratamos con las mejores explicaciones y repuestas de las siguientes preguntas:

 

¿Qué somos/es/son/soy?

¿Cómo conocer la realidad? (Conocimiento).

¿Por qué somos/es/son/soy?

¿Cómo emitimos un juicio de valor ante esta información?

¿Para qué somos/es/son/soy?

 

Necesitamos repuestas válidas para establecer conclusiones sobre los siguientes interrogantes:

 

¿Quiénes somos?

¿De dónde venimos?

¿Hacia dónde vamos?

¿Cuál es nuestro deber mientras estamos aquí?

¿Existe un Dios en todo esto?

¿Cuál es el significado de la vida?

¿Qué del problema del mal que existe en este mundo?

¿Cuál es la naturaleza de la realidad?

 

El programa informático ABC representa un tipo diferente de persona que entiende que cuando se trata de la elaboración de lo que sucedió en el pasado, uno básicamente se está ocupando de la ciencia histórica, y en este caso, de la ciencia de orígenes, o la ciencia forense. Igual que la ciencia operacional, esto se refiere a los objetos en el presente, pero también trata de explicar el origen y la historia de los objetos por medio de una investigación de su pasado. El pasado desarrollo de acontecimientos no puede ser directamente observado ni se puede repetir. Cuando las personas trabajan en el ámbito de la ciencia de orígenes llegan a ella con un conjunto de presuposiciones, o una visión del mundo.

 

Esto significa que se limitan a mirar los datos de una manera particular. Por ejemplo, un fósil de un pez encontrado en rocas sedimentarias establecidas por el agua puede ser visto por un creyente como parte de la evidencia de la inundación mundial en el tiempo de Noé. Mientras que un evolucionista puede tratar de colocarlo dentro de una cadena ancestral de​​  millones de años en el pasado. El mismo pez, con conclusiones muy diferentes.

 

Los evolucionistas empiezan con la presuposición del naturalismo, y estudian el mundo natural, como si la naturaleza fuera todo lo que existe. El evolucionista anticipa la no-existencia de acción divina en antemano, y no se permite ser utilizada como una herramienta explicativa de lo que ven. Sin embargo, las presuposiciones de un creyente, o digamos, su visión del mundo, siempre debe comenzar con la Biblia.

 

Así como fue el segundo programa de computadora (ABC) al manual para explicar sus orígenes, también nosotros debemos hacer lo mismo. Adoramos a un Dios que se describe y nos instruye como se manifiesta desde su dominio invisible. El Dios de la Biblia nos dice haber estado presente desde el principio y nos ha dicho cómo Él creó todo lo que existe.

 

Por el contrario, los evolucionistas, utilizan un manual diferente. En la práctica, su manual se basa en una compilación de teorías generadas por la propia inteligencia del hombre y en deseos creativos para rechazar a Dios, lo que conduce a intentos de explicar todas las cosas sin la necesidad de Dios. Al igual que el primer programa de computadora (XYZ), su forma de pensar tiene su base en métodos puramente naturalistas, que insisten en su búsqueda de respuestas, solamente la consideración de las cosas confinadas a este universo.

 

Como es notable en el ejemplo de los dos programas de computadoras, todo lo que hizo el primero (XYZ) fue hacer observaciones dentro de su propio sistema de existencia, ya que nunca podría explicar algo mucho más o más allá de eso. Igualmente, la ciencia operacional no puede explicar algo más allá del dominio natural. Puede descubrir cómo funcionan las cosas en el momento, en el aquí y ahora, pero no su origen en el pasado. Puede descubrir la función, pero no la razón por las que se han creado de esa manera, o aún más importante, ¿Por quién?

 

Por ejemplo, podemos obtener conocimiento de cómo funcionan las leyes de la física, pero no saber porque fueron diseñadas de tal manera para gobernar tal función. Al no creer en antemano en la posible existencia de un domino sobrenatural, los teoristas proponen que estas leyes se formularon por su propia cuenta de forma natural, ya que no tienen la menor idea de cómo serían diseñadas desde un dominio sobre lo natural.

 

Sin embargo, el segundo programa (ABC) lee el manual de instrucciones que el creador de la computadora había escrito. Esto explica por qué el programa fue creado, y qué función tendría que servir. El creador estaba presente antes de la creación de la computadora, y creó las reglas (leyes) de operación y las razones de estas reglas (leyes). Podemos descubrir y verificar las leyes de este universo al probarlas científicamente, pero no podemos explicar el origen de estas leyes buscando “dentro” del mismo universo en que operan.

 

Sin importar lo mucho que les gustaría pensar que ha durado para siempre, no hay razón que justifique negar que el universo tuviera un comienzo y creación, un origen, un génesis. La conclusión es inevitable, ya que las mismas leyes del universo apuntan hacia un inicio. Para entender este universo, entonces, necesitamos mirar hacia el pasado, y hacia el Creador de las leyes, alguien fuera de este universo, pero capaz de operar dentro de él.

 

Dios estaba presente desde el principio (Gen 1:1, Juan 1:1). Él nos ha dado un manual de instrucciones, la Biblia, y leyendo su palabra podemos saber de dónde venimos, quiénes somos y el propósito de nuestra existencia. Esto es bueno, por una simple razón, porque si no existiéramos, no tendríamos la oportunidad de ser invitados al futuro mundo perfecto de Dios en el más allá, con solo arrepentirnos de nuestros pecados y poner nuestra fe en Jesucristo como nuestro Rey,  Señor y Salvador. Esta es una instrucción muy simple que fue inspirada en el manual del Dios creador, y todo ser humano tiene la capacidad pre-programada dentro de su ser, para tomar acción.

 

Volver Arriba...

 

 

Temas Filosóficos