% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

La Elección Errónea de Juan Calvino Pt 1

Esta es la versión modificada del artículo original, algunos que leyeron la original recomendaron mantener juntos todos los detalles de cada punto en discusión.

 

Decidí tomar sus consejos y de una vez convertirlo en una exposición para remover el humo de cualquier confusión y pueda explicar cada punto con un poco más de claridad.

 

Por lo tanto, dividiré la exposición de la siguiente manera:

 

 

1. La Predestinación Errónea del Calvinismo   

2. La Elección de Personas y otras Cosas

3. La Elección Original del Olivo Natural

4. El “Injerto” de los gentiles y la Gran Comisión del Nuevo Pacto.

5. La Reducción de lo “General “a lo “Individual” y lo “Colectivo” a lo     “Específico

 

De esta manera cada uno de estos tres puntos será acompañado con los detalles importantes que se mantendrán en la sección del tema, para que no sea necesario  buscar otros puntos, detalles, opiniones y referencias en diferentes páginas. La versión publicada en la web para ApóLogos será en dos partes de una sola página cada una.

 

Este es el mejor argumento hasta el momento que expone la falsedad del calvinismo, ya que si la versión de “elección” de Juan Calvino, cual presupone ser de gentiles es errónea en su totalidad, entonces su versión de “predestinación”, de “decretos secretos” que no aparecen en la Biblia y el resto de TULIP también serán igual de     erróneos y caerán por sí mismo por la evidencia en su contra que cualquier cristiano puede encontrar en la Biblia. Al ver la verdad, muchos bajaran de su nube esotérica y la aceptaran como una realidad, y continuar apoyando un argumento a favor del calvinismo sería una pérdida de tiempo y esfuerzo.

 

 

1. La Predestinación Errónea del Calvinismo   

La doublé “predestinación” de una “elección” para asegurar y garantizar una salvación “automática” de “algunos” seres humanos, que resulta en una “reprobación del “resto de la humanidad” no elegida, es una ideología de fantasías. Y es causada por la errónea y contradictoria especulación de Juan Calvino, de lo que verdaderamente es una “elección” bíblica. Esta es la base de este argumento y es lo que causa que toda otra doctrina calvinista también quede automáticamente refutada, ya que todos se entrelazan.  

 

La Biblia menciona una predestinación, pero no menciona los detalles especulativos que se encuentran en las enseñanzas de Juan Calvino. Pero si Calvino cometió un error en su significado de la “elección”, entonces su significado la “predestinación” también sufre de la misma discrepancia, ya que para Calvino estas dos deberían estar atadas.  

 

Ambos en los dos campos del desacuerdo quedamos al mismo nivel especulativo, y nadie se puede quejar, ya que todo cristiano tiene el mismo derecho a la especulación que Juan Calvino y de presuponer una “predestinación alterna”. Especialmente, cuando más adelante puedan ver que la predestinación no garantiza una elección colectiva de gentiles y que una elección no garantiza la salvación del elegido, y mucho menos de solo algunos, para que sobre un restante mayoritaria que serían reprobados.

 

La “predestinación” envuelve la “presciencia” de nuestro Dios omnisciente, que simplemente es su conocimiento de cosas futuras, para determinar un pueblo exclusivo en antemano, “sin la predeterminación de salvación individual de cada persona”, para tener una relación física en el dominio natural, mientras están aquí, y luego en una relación espiritual con las almas de sus criaturas en el dominio sobrenatural.

 

El significado calvinista de “predestinación” es un significado de equivocación que no concuerda con la verdadera predestinación bíblica, no solo porque le agrega a lo poco que dice la Biblia sobre el tema, sino que también como pronto verán, la asocia con una “elección errónea” y con una salvación automática preservada, imperdible, y garantizada.

 

Es verdad que solo Dios sabe quién será salvo, y nadie más, ya que Dios es omnisciente. Pero es solo conjetura que Dios ha pre-programado el destino de quien será salvo y quien perecerá, según lo interpreta el calvinismo. Es verdad que hay un acuerdo mutuo que Dios decidió tener seres creados del polvo de esta tierra en Su reino, pero sin una estipulada garantía por algún “supuesto decreto divino” como insinúan los calvinistas.

 

Si un decreto divino, inalterable e incambiable para una predestinación, por medio de una elección de cada individuo que sería salvo fuera una interpretación bíblica verídica, entonces al Dios arrepentirse de haber creado a la humanidad en Génesis 6, hubiera invalidado de forma automática su decreto original de “predestinación” en su totalidad, y por supuesto también la “elección”. Y si Dios se arrepiente de haber “creado” a la humanidad, entonces el decreto de creación debería estar en el mismo basurero con los otros dos. Seria logico, ya que Dios se arrepiente de haber tomado una acción que Él mismo estableció.

 

Pero no sería práctico, ya que aún estamos aquí, y viendo como Dios soluciono otros problemas en la Biblia, confió que El mismo soluciono la maldad que impregno el mundo entero que tuvo finalmente que destruir por inundación. Esto también desafiaría al decreto de permitir la caída de Adán y Eva, ya que si ellos no tenían una naturaleza pecaminosa “antes” de cometer el primer pecado, entonces Dios seria el culpable de todo. Además, es difícil imaginar cómo fue que Juan Calvino pensó que sería logico que un Dios santo y perfecto, decrete por su propia voluntad que los humanos caigan, introduzcan el pecado a la humanidad, para luego arrepentirse al ver todo el desastre que El mismo había causado sobre la tierra.   

 

Usando un poco de lógica, tenemos dudar de algunos de estos decretos del lapsarianismo calvinista ya que no aparecen en la Biblia. Podemos encontrar que se hace una decisión para crear al hombre en imagen y semejanza de Dios y para enviar al Mesías, pero los otros decretos brillan por su ausencia. Se puede decir que la “creación” y la “salvación” son válidas, pero todo lo adicional es especulación creativa. No solamente es el decreto de Dios de permitir la caída sospechoso de falsedad, sino que también están en la misma categoría los decretos de redimir a los elegidos y de reprobar a todos los otros a la condenación, de enviar a Cristo como redentor, solamente para los elegidos y el de aplicar la salvación solamente a los elegidos.

 

Cuando el calvinismo niega que Dios fuera causante del pecado del mundo entero por decreto, le abre la puerta a la única alternativa, para que cometieran su pecado por su propia voluntad, que resulta tener un fuerte olor y sabor al libre albedrio. Es imposible creer que Dios fuera sorprendido por su propio “decreto divino”, y luego arrepentirse de haber creado a la humanidad, si el mismo causo la caída por decreto para luego poder reprobar a los responsables de la maldad que ocurre en la tierra en Génesis 6.

 

Un argumento secular siempre se expone para trata ganar al argumento en oposición, pero en la cristianidad un argumento se expone para descubrir la verdad, aunque solo sea 1% más correcto. Y siendo que ambos pueden ser categorizados como especulativos, creo que el hecho de un significado equivocado de la “elección” de Juan Calvino, le proporciona más credibilidad a la opinión en contra de la “predestinación” propuesta por Juan Calvino, aunque solo sea 51% a favor de mi versión favorita y 49% a favor de la versión de Calvino.

  

Por esta razón propongo lo siguiente:

Si la “elección” según Juan Calvino es un concepto erróneo, entonces su

versión de la “predestinación” requiere un nuevo significado.

 

Por el error cometido de una “elección equivocada”, es necesaria una mejor explicación del uso de la “presciencia” de nuestro Dios omnisciente, para planificar en anticipación el destino de seres creados sobre esta tierra (*pre-destino), y propongo que una mejor explicación se encuentra en el concepto del Molinismo. Este concepto es originado y popularizado por Luis de Molina, y su idea fue de reconciliar la providencia de Dios con el libre albedrío humano. Molina sugiere que la presciencia de Dios envuelve su “conocimiento intermedio” (ciencia media).

 

No hay porque dudar que el conocimiento de Dios incluye verdades necesarias o conocimiento natural, pero el “conocimiento intermedio” de Dios contiene todo lo que sus criaturas harían libremente en cualquier circunstancia, antes de crear el mundo. Esto tiene sentido, ya que la omnisciencia de Dios tuvo que ser utilizada en Su plan de predestinación y creación.

 

Molina propone que Dios puede cumplir Su plan sin la necesidad de utilizar Su prevista o presciencia de “fe, gracia o pecados cometidos”, o tener que intervenir por coerción para influenciar a sus criaturas para que respondieran por alguna automación como si fueran marionetas controlados por un dios titiritero, quien disfruta de la desgracia del reprobado para glorificarse a sí mismo.

 

El “conocimiento intermedio” (ciencia media) es el conocimiento de Dios pre-volitional de todos los “contra-factuales” verdaderos de la libertad de la criatura. En una situación “contra-factual” de la libertad de la criatura, sólo un tipo de cambio es posible, ya sea que la criatura realiza la acción necesaria, o no la realiza. Es decir que “actúa o no actúa”, o “lo hace o no lo hace”.

 

Por lo tanto, el “conocimiento intermedio” se refiere a estados “contra-factuales” de todos los posibles asuntos, y no hay razón para dudar esta probabilidad, ya que Dios es omnisciente, y conoce el fin desde el principio. Nadie puede decir que sería imposible que Dios utilice su “presciencia” en los estados del futuro, específicamente en relación con como las criaturas libres decidirán o decidieran en toda situación posible.

 

El concepto del molinismo es igual de especulativo que el de Juan Calvino, y como significado alterno de la “predestinación”, tiene más sentido razonable porque no incluye una equivocación de la “elección” en su contra, y el concepto contiene algunos puntos atractivos que tienden a ser más plausibles que la versión incorrecta. Y aunque ambos son especulativos, el de Molina tiene un 51% y el de Calvino un 49%, pero este porcentaje baja drásticamente, y esto se explica en el siguiente punto que tienen que ver con la verdadera elección bíblica.

 

Estoy en acuerdo que Dios “predestina” para sí mismo, de sus criaturas, un cuerpo, una iglesia, una congregada de seres que estarán en Su presencia, y es obvio que estas serían salvas. Pero esta acción en general, de forma colectiva y consolidada, no conduce a una “elección” que de forma automática garantizada la salvación a la vida eterna. Por lo tanto, la “predestinación” es colectiva e implica la salvación, y la salvación es la vida eterna en presencia de Dios.    

 

Pero en diferencia, como pronto verán, se puede confirmar por medio de la Biblia, y no por meras especulaciones, que las palabras que los calvinistas cambian para que concuerden con su doctrina, como “mundo”, “todos”, etc., son modificadas de lo general a lo individual, de lo colectivo a lo dividido y de lo consolidado a lo separado.  

 

 

2. La Elección de Personas y otras Cosas

En el calvinismo la palabra “elección” es sinónima con la salvación, y es sumamente importante en el calvinismo ya que en si es la fundación de TULIP, y sin elección todo lo otro es insignificante. Pero este tipo de uso amplio de la palabra es una equivocación, que en el proceso de pensamiento logico significa que es el uso equivocado del significado de una palabra con más de un significado o sentido.

 

Si se pueda comprobar que el término “elección” tiene más de una significado y sentido, entonces cuando la palabra es utilizada por los calvinistas comete la falacia de equivocación, al pasar por alto el significado que se pretende en un momento, determinado por el autor que escribió por la inspiración del Espíritu de Dios.

 

La palabra “elección” no es similar a la palabra “predestinación”, y su uso bíblico no tiene absolutamente nada que ver con la salvación, y es totalmente contraria a las enseñanzas del calvinismo, simplemente indica que algo o alguien han sido elegidos y como verán, Dios elige una variedad de cosas, y también lo hace el ser humano. Los calvinistas creen que cada uso de la palabra “elección”, tiene que ver con el concepto de su doctrina, porque es su manera acostumbrada de hablar entre ellos y con otros cristianos igual de crédulos, pero esto es simplemente un mal entendimiento del significado bíblico.

 

Es innegable que Juan Calvino dice lo siguiente en su libro “Institutos de la Religión Cristiana” (Libro 3 capítulo 21):

 

“De la elección eterna, por el cual Dios ha predestinado

a algunos a la salvación, y otros para la destrucción.”

 

Pero hay un problema, porque la definición que Juan Calvino le asigna a la elección, enlazada con la “vida eterna”, completamente carece de evidencia bíblica. Los términos “elección, elegir, elegido” y sus derivados, son usados en la Biblia de varias maneras que no tienen nada que ver con la salvación y son términos que no tienen nada que ver con un “destino eterno”.

 

La Biblia habla extensamente de “elegidos”, pero estos términos están desprovistos del sentido calvinista de alguien que ha sido elegido de forma predestinada para recibir la “vida eterna”. Por ejemplo, el término “electo” y sus derivados, no son en sentido salvífico, sino que simplemente se refieren a personas o cosas que se eligen para un propósito particular y el propósito no tiene nada que ver con la vida eterna.

 

Una vez que la definición de la palabra "elección” se establece en la Biblia, la fundación del calvinismo se verá afectada, y una vez se establece que la ideología de elección es errónea desde el principio, se colapsará, y discutir los principios de TULIP dejaría de tener sentido y de ser aplicable. La palabra elegidos, el verbo griego, eklegomai κλέγομαι y el verbo hebreo bakhar בָּחַר significa elegir, escoger, seleccionar, etc.

 

Para clarificar hasta este punto de la exposición, la “predestinación” en sí, es el futuro plan de Dios para incluir a los humanos que creo de la tierra, como residentes en Su reino, con todos los otros seres espirituales, aunque formen parte de la elección o no. La elección se refiere a una selección de personas o cosas, no necesariamente elegidas para la “vida eterna”.

 

Y como podrán confirma en sus propias biblias, que los elegidos o escogidos, como sustantivos o adjetivos, son aquellas personas o cosas que han sido elegidos, seleccionados o escogidos por alguien para un fin determinado. La Escritura da testimonio de que los elegidos y sus derivados no tienen nada que ver con alguien que es elegido específicamente para la “vida eterna”.

 

Además, la palabra “elección” puede causar ambigüedad si no se distingue lo que es elegido, ya que una “elección” no solo se refiere a personas, también se eligen cosas. En el Antiguo Testamento, Dios elige, pero también los seres humanos eligen. Dios elige a Levi para servir para siempre, pero Saúl fue elegido por Dios y el pueblo (1Sam 12:13), y esta elección no tuvo nada que ver con la vida eterna y el rechazo de su elección termina con la anulación de tal elección por Dios (1 Sam 15:19, 22-23), y su trono fue entregado a David. Aquí no hay nada que ver con la “vida eterna”, Saúl solo fue removido de su puesto y reemplazado por David.

 

La elección de personas no garantiza la vida eterna, Dios elige a Moisés, y luego decide matarlo por desobediencia (Exo 4:2). Dios elige a los esclavos que libero de Egipto como Su nación bajo un pacto en el monte de Sinaí, y en Exo 19:7-8 todo el pueblo respondió a favor de la elección, esta elección tuvo una condición de aceptación por el pueblo, por lo tanto el pueblo también eligió. Luego Dios decide eliminar al “pueblo elegido” en el monte, y comenzar de nuevo con Moisés (Exo 32:9-10). Estos casos son análogos con el de Judas, ya que todos en estos ejemplos son elegidos, y luego pierden el derecho de la elección. En Juan 6:70 Jesús dijo que además de haber elegido a los doce, también eligió a un diablo (Judas), totalmente eliminando el concepto calvinista de una elección para la “vida eterna”.

 

Vemos en la biblia que Dios elige al Mesías (1Pet 2:4-6) y ángeles (1Tim 5:21), y es totalmente imposible que estas elecciones sean para la salvación de vida eterna, ya que la eternidad es un atributo que ya poseen los seres espirituales como los ángeles, a quienes solo Dios puede extinguir. Además, El Mesías es el núcleo de la vida eterna. Por lo tanto, no toda elección es asociada con la vida eterna. Otro ejemplo del uso de la misma palabra es cuando Dios elige a la ciudad de Jerusalén (2Cro 6:6). También, 2Pet 1:10 muestra que la elección no significa una predestinación para una salvación automática, analicemos el versículo:

2Ped 1:10 SSE  Por lo cual, hermanos, procurad tanto más de hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás.

 

Sin diligencia apropiada de hacer firme la elección, existe la posibilidad de caer, y cerrar su propia entrada al reino de Dios.

 

2Ped 1:11 LBLA  pues de esta manera os será concedida ampliamente la entrada al reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

 

Dios no solo elige personas y lugares, también elige cosas insignificantes, como lo necio, débil, vil y despreciado del mundo para avergonzar a los sabios (1Co 1:27-28).  

 

Otros ejemplos: El pueblo de Israel tuvo la opción de elegir al verdadero Dios, a dioses falsos, y también elegir entre bendición y maldición, y la vida o la muerte:

 

Jos 24:22 LBLA  Y Josué dijo al pueblo: Vosotros sois testigos contra vosotros mismos de que habéis escogido al SEÑOR para servirle. Y dijeron: Testigos somos.

 

Jue 10:14 LBLA  Id y clamad a los dioses que habéis escogido; que ellos os libren en el tiempo de vuestra aflicción.

 

Deu 30:19 LBLA  Al cielo y a la tierra pongo hoy como testigos contra vosotros de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tu descendencia,

 

 

3. La Elección Original del Olivo Natural

Ni los calvinistas pueden negar que el pueblo de Israel es el pueblo elegido por Dios, en esto no debe haber duda alguna. El Antiguo Testamento está saturado con menciones de esta elección. No es necesario sobre enfatizar este punto, así que de las muchas referencias solo proveeré algunas: 1Cro 16:13, Sal 33:12, Sal 105:6, Sal 105:43, Sal 135:4, Isa 45:4, Isa 65:9, Isa 65:22.   

 

Los que estudian la Biblia saben que las promesas de Dios a Abram incluyen a sus descendientes. Y sabemos que “Abram es justificado por fe” Gal 3:6, Rom 4:2. Cuando el pueblo es liberado de esclavitud, Dios propone una opción de pacto condicional:

 

Exo 19:3-8 RVG  Y Moisés subió a Dios; y Jehová lo llamó desde el monte, diciendo: Así dirás a la casa de Jacob, y anunciarás a los hijos de Israel: (4)  Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí. Ahora pues, si obedeciereis mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra.  (6)  Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y nación santa. Éstas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.  (7)  Entonces vino Moisés, y llamó a los ancianos del pueblo, y propuso en presencia de ellos todas estas palabras que Jehová le había mandado.  (8)  Y todo el pueblo respondió a una, y dijeron: Todo lo que Jehová ha dicho haremos. Y Moisés refirió las palabras del pueblo a Jehová.

 

Pueden notar la secuencia del evento, Dios ofrece su pacto, Moisés baja del monte y le explica a los ancianos del pueblo, ellos aceptan el pacto y Moisés vuelva donde Dios y le informa que el pacto es aceptado. La condición del pacto es obedecer y guardar el pacto, para que puedan ser un “reino de sacerdotes y una nación santa”. Todo pacto con Dios implica condiciones, privilegios y consecuencias.

 

El pueblo elegido por Dios, por medio de su pacto con Dios tendría que ser una pueblo santo y especial, y no fue elegido por su grandeza, poder o multitud, sino que Israel era el pueblo más pequeño de todos los pueblos, Deu 7:6-8. Y sabemos que Dios usa lo débil e lo insignificante para demostrar su grandeza, poder y gloria.  

 

Israel seria bendecido en muchas maneras, más que todos los pueblos, Deu 7:14. Y tenemos que entender que en ese momento en la historia era un pueblo “monoteísta” en un mundo mayormente “politeísta”, donde la guerra y la conquista era la norma y la esclavitud de los conquistados era un resultado normal ycomún. Por lo tanto, la conversión de un gentil, no era como lo es hoy. Los no-Israelitas que normalmente llamamos paganos, eran aceptados, y habían reglas para que fueran tratados como parte del pueblo y no oprimirlos por ser extranjeros, Lev 19:33.

 

Pero, para el extranjero poder participar en la Pascua del Señor tenía que ser circuncidado, Exo 12:48-49, que es una señal de haber entrado en un pacto con Dios, Gen 17:9-14. Israel debería ser un ejemplo para el resto del mundo y no rechazar los extranjeros que fueran atraídos por haber oído de la grandeza del Dios de Israel y que vinieran a orar a la casa de Jehovah  por su grande nombre, mano fuerte y brazo extendido y vinieran a orar a la casa de Jehovah, 1Ki 8:41-43.

 

La fama de Jehová se había expandido desde el éxodo de Israel, las plagas, los milagros y las batallas eran noticias de un pueblo monoteísta con un Dios muy poderoso. Hasta la ramera Rahab dijo que los de Jericó tenían temor desde que Dios seco el agua del mar Rojo, Jos 2:9-10. Por lo tanto, pasaron 40 años con ese temor mientras Israel tuvo en el desierto.  

 

Dios dice que ninguno que abrase su pacto será rechazado y les dará lugar en su casa, Isa 56:3-7. Israel debería haber sido la luz de todos los pueblos a su alrededor Isa 58:7-10. Por lo tanto, sería difícil negar que en la historia del Antiguo Pacto, Israel fue el único pueblo elegido, especial y santo sobre la tierra, y desde entonces ningún otro pueblo ha sido específicamente elegido por Dios. En el Nuevo Pacto, la oferta del “regalo gratis de vida eterna” es para “todo el mundo que lo acepte”. La oferta es colectiva y la aceptación es individual.

 

La gran comisión es un “llamado general”, hacia “todo el mundo” de forma “corporativa” para “cualquiera” y “quienquiera” aceptar por “fe” el reglo gratis de la vida eterna. La doctrina de Juan Calvino que le enseña a los calvinistas que ellos son elegidos originales por media de una supuesta elección predestinada, es totalmente falsa y han sido engañados por 500 años. La elección bíblica es exclusiva, y como verán en el próximo punto, sería más correcto decir que nosotros los gentiles somos injertados a la elección del pueblo original, por medio de Jesús, quien es descendiente de la tribu de Judá, y de la casa de David.

 

 

4. El “Injerto” de los gentiles y la Gran Comisión del Nuevo Pacto.

 

El antisemitismo de Juan Calvino fue la causa de su discriminación, que dio lugar a su ignorancia sobre la verdadera elección, por hacer larga vista al excluir al “pueblo elegido de Israel”. Para complicar su situación, la doctrina de elección de Juan Calvino es extinguida al saber que “ningún gentil es elegido original”, sino que fue injertado a la raíz original (después) por causa de la desobediencia y la rebeldía (Rom 10:21).

 

Aunque los calvinistas lo nieguen por la ceguera bíblica causada por su favoritismo de TULIP, es fácil de comprobar por medio de la Biblia y prácticamente innegable. Se puede inferir, que el gentil es injertado a la elección, pero solo “después” y predestinado, y pronto explicare más sobre esto. El fracaso de Israel abre las puertas a los gentiles hasta que llegue el momento de la plenitud de los gentiles (Rom 11:25).

 

Desgraciadamente, Juan Calvino no fue elegido, y “ningún gentil" fue “predestinado” a ser un “elegido” original de Dios. Simplemente porque la predestinación y la elección son dos eventos diferentes. Y es logico pensar que la predestinación del gentil como parte de los que serán salvos, sería solo relacionada con el hecho de ser un receptor del injerto que sucede “después”,  mencionado por Pablo en el libro de Romanos.

 

Como verán más adelante, el gentil siendo parte del “Olivo Silvestre”, es injertado por fe en Cristo, igual que toda otra persona, incluyendo a los judíos que forman parte del “Olivo Natural” y originalmente elegidos por Dios. Solo por fe en Jesús puede el gentil disfrutar de las bendiciones de la elección y de la salvación a la misma vez. Es decir, que la persona que tenga fe en Jesús como salvador, es injertado a la elección del Olivo Original y no se perderá, sino que tendrá vida eterna. En los próximos versículos y pasajes bíblicos, el énfasis en rojo es de mi parte.

 

Nosotros gentiles aprovechamos de esta oportunidad:

Rom 11:12 LBLA  Y si su transgresión es riqueza para el mundo, y su fracaso es riqueza para los gentiles, ¡cuánto más será su plenitud!

 

Su exclusión abres las puestas de salvación al mundo:

Rom 11:15 LBLA  Porque si el excluirlos a ellos es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?

 

La participación de los gentiles es circunstancial, no por eleccion:

Rom 11:17-18 SSE Y si algunas de las ramas fueron quebradas, y tú, siendo oliva silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la grosura de la oliva;  (18)  no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti.

 

El calvinista debe tener mucho cuidado con su sobre confianza de perseverancia:

Rom 11:21 RVG  Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, no sea que a ti tampoco te perdone.

 

Volver Arriba…                             Continuar con Parte 2…                   

 

 

 

 

 

 

 

Temas Problemáticos