% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

La Exclusividad de la Biblia

Algunos dicen que existen muchas escrituras que están al mismo nivel de inspiración que la Biblia. Los escritores de la religión Hare Krisna dicen que sus escrituras son inspiradas. Los Mormones dicen que las escrituras de Joseph Smith en el libro de Mormón son inspiradas, los Católicos Romanos dicen que los catecismos y otros documentos dogmáticos escritos por los Papas desde los 1500’s son inspirados.

 

Los Testigos de Jehová dicen que las escrituras de Charles Taze Russel son inspiradas y que la Nueva Traducción del Mundo, publicada en completo en el año 1961 es la única versión correcta de la Biblia. Los Budistas dicen que las escrituras de Buda son inspiradas, los Hindú dicen que sus escrituras son inspiradas, los Musulmanes dicen que las escrituras en el Corán son inspiradas, mientras los Adventistas del Séptimo Día dicen que las escrituras de Ellen White son inspiradas y muchos consideran que la versión Adventista de la biblia “La Palabra Clara” (The Clear Word) debe reemplazar la Biblia usada por este grupo desde su fundación.

 

Igualmente, piensa toda otra religión y secta que se encuentra en este mundo que pone sus escrituras al frente como doctrina principal de su religión. Esta confusión tiene una solución, con solo invertir el tiempo necesario para comparar la precisión de los documentos originales y establecer cual provee la mejor explicación sobre la multitud de diferencias que se oponen entre todas estas religiones, se notara que la que mejor que armoniza con todos los hechos es la Biblia. Pero sin una justa evaluación y una precisa comparación con estas otras escrituras, los oponentes de la Biblia no podrán ser convencidos de las diferencias que existen y por esto se alejan de la verdad y seguirán pretendiendo ignorantemente que las escrituras por cual abogan son las correctas.

 

Trataré de explicarles la diferencia que existe en la comparación con el cristianismo. Estas religiones no proponen que el “autor” de sus escrituras es una deidad o un Ser de naturaleza divina, y esta es la base y fundación de la cristianidad. Existe una diferencia de gran importancia entre las muchas escrituras que proponen ser inspiradas por Dios, pero al evaluarlas encontramos una gran cantidad de inconsistencias, contradicciones y profecías no cumplidas. Algunas toman prestado del Antiguo y Nuevo Testamento, y luego pretenden que sus conceptos son originales. Estos indicadores apuntan hacia lo que en realidad es una religión compuesta de ideologías humanas.

 

Según lo que inspira Dios en las escrituras de la Biblia, la cristianidad en si, está basada totalmente sobre “Una Persona”, que crea todo para “El” (Col 1:16), comenzando con el libro de Génesis y terminando en el libro de Apocalipsis, y esa persona es el “Messhiak”, el “Cristo” quien es el núcleo del mensaje de la salvacion. Sería entonces correcto decir de la cristianidad que en toda realidad es Cristo-céntrica, basada en lo que dice Dios y no el hombre y es por esta razón que difiere de lo que es una religión. (Vea “La Exclusividad de Jesús” y  “La Identidad Forense de un Mesías”).

 

Las universidades y colegios de prestigio alrededor del mundo como Harvard, Yale, Berkeley, Cambridge, etc., categorizan a las literaturas clásicas por su contenido, su antigüedad, el estilo del autor, etc. Aunque la Biblia también es antigua, no forma parte de esa colección de libros clásicos por causa de su contenido espiritual, y porque proclama a Dios como el autor original, quien mueve a los autores secundarios a escribir lo que Él les inspira.

 

En estas universidades y colegios, la Biblia es considerada como otro libro religioso que es mejor usado para recoger polvo en sus bibliotecas. No es usado para enseñarles a los alumnos universitarios de la fiabilidad basada en la precisión histórica que ha sido comprobada por documentos históricos y por la arqueología, de la gran cantidad de profecías cumplidas que viola la estadística de la ley de probabilidad, y de toda la ciencia (conocimiento) documentada en sus páginas miles de años antes del hombre común saberlo, porque aún no había sido descubierta por la ciencia moderna.  

 

Examinaremos cierta cantidad de evidencia para demostrar que según las reglas de evidencia usadas para clasificar las escrituras antiguas, es obvio que la Biblia es pre-juzgada al presumir que su contenido es mitológico antes de analizar los hechos, y que se inclinan hacia la discriminación, solamente porque se postula que es la palabra de Dios. Aun así, esta discriminación en realidad no debe importar cuando se confronta con la verdad, porque la evidencia habla por sí misma. Sólo es necesario un sincero examen y evaluación de la evidencia por cualquier persona que sinceramente busque la verdad para llegar a la obvia conclusión de que ningún otro libro en este mundo se puede comparar o mantenerse al mismo nivel de la Biblia cuando se hace una comparación analítica bajo circunstancias que sean equivalentes y justas.

 

Obviamente, la historia demuestra que la Biblia siempre ha sido un libro discriminado, y creo que algunas personas pensarán que sería arrogante decir que “colectivamente, toda literatura clásica en el mundo (todas juntas), y toda literatura religiosa que contradice lo que está escrito en las Escrituras que componen la Biblia, no tienen comparación con la precisión y fiabilidad de la Biblia en las aéreas históricas, arqueológicas, científicas, y proféticas”.  

 

Pero, es lo que tengo en mente proponer, y pienso demostrarlo por medio de una variedad de puntos importantes. No hago una declaración como esta porque personalmente quiero que lo que diga la Biblia sea verdad, o porque pienso que es una buena idea inventada por cristianos. Lo que una persona quiera, piense, o le guste, es irrelevante si no tiene que ver con una realidad que coincide con la verdad.

 

Tampoco afirmo la verdad bíblica porque tengo algún tipo de inversión de tiempo que me obligue a mantener mi posición, o como muchos en las religiones falsas, porque sería bochornoso admitir que todo este tiempo he estado equivocado. Tampoco es que anclo mi fe en la emoción, ya que sé que la evidencia demuestra que la Biblia está basada en afirmaciones razonables. Tampoco he adoptado algún concepto como mascota, diría de manera sincera que si no hubiera suficiente evidencia para llegar a una conclusión lógica de los hechos que he estudiado, aun sería un incrédulo. Es la evidencia de los hechos bíblicos que me lleva a asumir mi posición.

 

Para mí no es necesario exagerar, no es necesario mentir, y no es necesario tratar de convencer a nadie, la evidencia bíblica tiene las puertas abiertas para que todo ser humano pueda entrar y llegar a su propia conclusión por medio de una honesta evaluación de los hechos.

  

Por lo menos, algunos entenderán que la razón para rechazar la Biblia no es por falta de evidencia, credibilidad y precisión histórica, arqueológica, científica y profética, si no que el rechazo es por prejuicio, discriminación e inclinación hacia opiniones personales formuladas para ignorar, negar y rechazar con intención todo lo que represente a Dios. Esto expone la verdadera condición del corazón de la persona que suprime la verdad cuando la reconoce, simplemente porque esa verdad tiene que ver con Dios.

 

Solo algunas de las literaturas clásicas tienen algún rastro histórico que pueda verificar su originalidad, y muy pocas tienen apoyo arqueológico. La mayoría de escrituras religiosas toman prestado del Antiguo y Nuevo Testamento para establecer su dogmática. Personalmente, creo que en los dos campos de estudio en cual la Biblia no tiene rival es en el científico y el profético. La Biblia expone un conocimiento sobre la función de fenómenos como ningún otro libro antiguo, y ninguna religión en el mundo contiene la gran cantidad de profecías cumplidas que se encuentran en la Biblia, y esto establece un precedente para una certitud de probabilidad de las profecías que aún faltan para cumplir en el futuro. (Vea “Evidencia Científica”y “Evidencia Profética”).

 

El término “Critica Textual”, no significa criticar, se refiere al arte y la ciencia de analizar y evaluar la calidad de una obra literal con el propósito de:

 

1. Reconstruir fechas históricas

2. Evaluar su autenticidad

3. Analizar el contenido y estilo

 

El historiador Dr. Philip Schaff propone que la evaluación de toda literatura sea por medio de una evaluación histórica-legal, que incluye un análisis bibliográfico, y de la evidencia externa. Es importante investigar si hay un tipo de ganancia o beneficio para el autor o un escriba que tenga alguna razón por medio de una influencia externa para exagerar los hechos que documenta. Si un autor tiene una posibilidad de ganar dinero, poder, o fama, sus escrituras no serían fiables. Igualmente, si un escriba estaba bajo amenaza de algún poder político cuando escribió un documento histórico, sus escrituras no serían sinceras, ya que no se atrevería documentar la verdad.   

 

Aunque muchos no lo crean, uno de los mejores ejemplos de una literatura que no pasa este examen serían las obras de Shakespeare. Es una de las favoritas de las universidades alrededor del mundo, pero no les dicen a los estudiantes que existen brechas en la obra porque faltan partes de cada una de las 33 obras y son rellenadas por lo que llaman “enmienda conjetural”. Nadie está seguro si en realidad Romeo dijo “Julieta, Julieta, que grandes colmillos tienes”.

 

El Antiguo Testamento original (1450 al 400 A. C.), es la base de las escrituras Hebreas/Arameas de hoy. El manuscrito Masorético, está compuesto de copias hechas alrededor de 900 a 1000 años después de Cristo por los Masoretas.

 

La traducción Septuaginta, del lenguaje Hebreo/Arameo al lenguaje Griego, fue producida alrededor de 200 a 300 años antes de que el Mesías profetizado múltiples de veces por los profetas de estas escrituras, entrara a este mundo como Jesús, por medio de Su encarnación humana y caminara sobre esta tierra.

 

Los pergaminos encontrados en el Mar Muerto en 1947 confirman el cuidado y la precisión que usaron los escribas Judíos para conservar las escrituras y confirman que las copias de hoy son confiables y precisas.

 

Muchos hoy que han producido su propia versión de lo que dicen estas escrituras, y luchan en vano contra la corriente, porque es imposible que pretendan decir que saben algo que no sabían los escritores de estos documentos originales, o que pretendan decir que tienen nueva revelación para añadirle a lo que ya está inspirado en las Escrituras, sin poder verificar esta supuesta nueva revelación más allá de toda duda. Además, deben incluir una razón que justifique por qué Dios escogió a una persona en particular para que transmitiera esta supuesta nueva revelación adicional al resto del mundo. Esto a la vez insinúa que si no fuera por esta supuesta nueva revelación, todo otro creyente sería ignorante de algunos datos desconocidos que describen la voluntad de Dios.

 

El Nuevo Testamento revela, verifica y confirma lo que se encuentra en el Antiguo Testamento y si fuéramos a comparar al Nuevo Testamento por la fecha de las copias más recientes y por la cantidad de copias existentes, con las fechas de copias escritas después de los documentos originales y comparar las cantidades de copias de varias de las más famosas literaturas clásicas que enseñan en estas universidades prestigiosas, lo siguiente sería el resultado:

 

      Nombre                              Copia mas reciente          Cantidad de copias existentes

 

Guerras Gálicas de César —>     1000 años después —>                             10 Copias

Platón —>                                      1200 años después —>                                7 Copias

Lucrecio —>                                  1100 años después —>                                2 Copias

Catulus —>                                    1600 años después —>                                3 Copias 

Eurípides —>                                1500 años después —>                                 9 Copias

Demóstenes —>                           1300 años después —>                            200 Copias  

Aristóteles —>                              1600 años después —>                              49 Copias

Aristófanes —>                             1600 años después —>                              10 Copias

Nuevo Testamento/29 a 100 años después/50,000 Copias, minúsculas, fragmentos.

 

La Biblia no tiene comparación cuando se trata de copias más recientes y el espacio de tiempo entre el manuscrito original y las copias que existen hoy de los textos originales. Algunos han hecho alegatos sin haber analizado la evidencia disponible y dicen que los documentos del Nuevo Testamento fueron escritos cientos de años después de los hechos, y eso permitiría la introducción de fábulas, leyendas, mitos y exageraciones de los hechos por los escritores para añadirle exuberancias y un poco de color exagerado a las historias.

 

Pero existe evidencia de que los documentos ya estaban escritos mientras aun vivían muchos de los testigos de la crucifixión de Jesús, de Su sepultura y Su resurrección al tercer día. Ese fue el mensaje principal que se esparció por el mediterráneo de inmediato y llegaremos a ese punto en un momento. Pablo es muy claro cuando habla ante de una multitud que podían haber refutado la resurrección cuando dijo lo siguiente:

 

Después apareció a más de quinientos hermanos juntos; de

los cuales muchos viven aún, y otros son muertos. 1Co 15:6

 

Además, un hombre en esos tiempos debería estar totalmente seguro cuando le habla a un Rey (Herodes Agripa II) y al procurador de Judea (Porcio Festo) de esta manera:

 

Hechos 26:24-31 LBLA  Mientras Pablo decía esto en su defensa, Festo dijo* a gran voz: ¡Pablo, estás loco! ¡Tu mucho saber te está haciendo perder la cabeza!  (25)  Mas Pablo dijo*: No estoy loco, excelentísimo Festo, sino que hablo palabras de verdad y de cordura.  (26)  Porque el rey entiende estas cosas, y también le hablo con confianza, porque estoy persuadido de que él no ignora nada de esto; pues esto no se ha hecho en secreto.  (27)  Rey Agripa, ¿crees en los profetas? Yo sé que crees.  (28)  Y Agripa respondió a Pablo: En poco tiempo me persuadirás a que me haga cristiano.  (29)  Y Pablo dijo: Quisiera Dios que, ya fuera en poco tiempo o en mucho, no sólo tú, sino también todos los que hoy me oyen, llegaran a ser tal como yo soy, a excepción de estas cadenas.  (30)  Entonces el rey, el gobernador, Berenice y los que estaban sentados con ellos se levantaron, (31)  y mientras se retiraban, hablaban entre ellos, diciendo: Este hombre no ha hecho* nada que merezca muerte o prisión.

 

Vamos ahora a examinar varios puntos que nos ayudan a establecer las fechas de la mayoría de los documentos en el Nuevo Testamento:

 

Primero, sabemos que Jesús fue crucificado más o menos a los 33 años; El predijo la destrucción del templo antes de Su ejecución en público por crucifixión, y el templo fue destruido alrededor de 37 años después, en el 70 d. C. Esto es un hecho histórico documentado que se puede comprobar con una simple investigación. El libro de Hechos, escrito por el médico Lucas, fue su segundo documento a Teófilo, el primero fue el que conocemos como el evangelio de Lucas.

 

En el libro de Hechos no hay mención de la destrucción del templo, una estructura de tan gran importancia que centralizaba la religión, la cultura y la economía de la nación Judía de ese tiempo. Según el historiador Judío, Flavio Josefo (Fluavius Josephus), la destrucción del templo por los Romanos que incluyó a todo Jerusalén, fue de gran destrucción y alrededor de un millón de personas murieron durante el ataque sangriento de Tito para calmar la rebelión Judía.

 

Si Jesús fue crucificado a los 33 años y el templo fue destruido en el 70 d. C., entonces el libro de Hechos fue escrito antes de la destrucción y se puede establecer la era de una manera fácil, 70 - 33 = 37 años d. C. También sabemos que el evangelio de Lucas fue escrito antes del libro de Hechos, y la mayoría de los estudiosos teólogos están de acuerdo que Lucas usó algunos detalles de los libros de Marcos y Mateo, indicando que estos tambien fueron escritos antes del primer libro de Lucas (el evangelio). Lucas mismo fue personalmente a verificar lo ocurrido y le describe a Teófilo el esfuerzo de esa investigación personal de los hechos:

 

Lucas 1:1-3 LBLA  Por cuanto muchos han tratado de compilar una historia de las cosas que entre nosotros son muy ciertas,  (2)  tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y ministros de la palabra,  (3)  también a mí me ha parecido conveniente, después de haberlo investigado todo con diligencia desde el principio, escribírtelas ordenadamente, excelentísimo Teófilo,

 

Y Lucas continúa la segunda parte de su documentación de los hechos ocurridos con esta introducción en el libro de Hechos:

 

Hechos 1:1-3 LBLA  El primer relato que escribí, Teófilo, trató de todo lo que Jesús comenzó a hacer y a enseñar,  (2)  hasta el día en que fue recibido arriba, después de que por el Espíritu Santo había dado instrucciones a los apóstoles que había escogido.  (3)  A éstos también, después de su padecimiento, se presentó vivo con muchas pruebas convincentes, apareciéndoles durante cuarenta días y hablándoles de lo concerniente al reino de Dios.

 

Ahora hablaremos del apóstol Pablo, quien es responsable de documentar casi la mitad del Nuevo Testamento. Según Clemente de Roma, Pablo fue ejecutado al final del reino de Nerón, en el año 68 d. C. Esto seria antes de la destrucción del templo y nos aproxima a 35 años después de la crucifixión de Jesús, aun sin considerar el tiempo necesario que tomo para escribir todas las cartas (epístolas). Esto indica que los documentos de Pablo ya estaban escritos “antes” de la destrucción del templo y 35 años después de la crucifixión y la resurrección de Cristo.

 

Finalmente, otra mención importante es la documentación del historiador Judío Flavio Josefo. Según Flavio Josefo, Santiago (Jacobo- Mar 6:3) murió en el año 62 d. C., llevándonos a 29 años después de la crucifixión y la resurrección de Cristo. Lógicamente, y por inferencia racional, no hay duda que las escrituras de un autor deban preceder su muerte, así que estas fechas de cuando mueren estos autores, proveen una clara indicación de que sus obras fueron terminadas, distribuidas y estaban en circulación mucho antes de sus muertes.

 

La Biblia es exclusiva en Continuidad. Todos los libros armonizan aunque los documentos en sí fueron escritos en un lapso de tiempo de alrededor de 1600 años, y habla de eventos que sucedieron alrededor de 6000 años. Fue escrita en 3 diferentes continentes, África, Asia, y Europa, en 3 diferentes lenguajes, Arameo, Hebreo y Griego, por 40 diferentes autores.

 

Moisés fue un líder político, Josué fue un General, Amos fue un Pastor, Nehemías fue un Copero, Daniel fue un Primer Ministro, David y Salomón fueron Reyes, Pablo fue un Rabino de la ley Judía, Pedro fue un Pescador, Mateo fue un recolector de Impuestos, Lucas fue un Médico e Historiador, etc. La Biblia fue escrita en diferentes tiempos, lugares y condiciones, en tiempo de paz, en tiempo de guerra, en calabozos y prisiones, en sinagogas, en palacios y templos, en los campos, en el monte y en la Isla de Patmos.

 

La Biblia es exclusiva en Supervivencia, Persecución y Crítica. Ningún otro libro ha sido tan atacado como la Biblia. El famoso ateo y escritor francés “Voltaire”, quien constantemente atacaba la Biblia, dijo que en menos de 100 años la Cristiandad seria cosa del pasado.

 

Voltaire murió en 1778, y según el Dr. Norman L. Geisler y el Dr. William E. Nix, 15 años después de su muerte su casa fue usada por la “Sociedad bíblica de Geneva” como una casa de imprenta para imprimir biblias.

 

La Biblia es exclusiva en Circulación. Muchos no saben que la Biblia fue el primer libro imprimido en la era de la imprenta, y ha sido el más vendido alrededor del mundo desde entonces.

 

La Biblia es exclusiva en su Traducción. Ha sido traducida en más de 2000 lenguajes y dialectos. Ningún otro libro de cualquier religión del mundo está al mismo nivel de la Biblia. Otros libros solamente copian o contradicen lo que dicta el único Dios del universo. La Biblia ha sido la fuente y la influencia sobre una multitud de música, poemas, literaturas etc.

 

La Biblia es exclusiva en su contenido científico. La Biblia incluye una enorme cantidad de información científica en diferentes ramas, algunos de estos datos son mencionados miles de años antes de ser descubiertos y verificados por la ciencia moderna. (Vea “Evidencia Científica)

 

La Biblia es exclusiva en su contenido profético. La profecía es historia “antes” de suceder y la Biblia contiene cientos de profecías cumplidas y viola la ley de probabilidades. Existen más de 300 profecías Mesiánicas, muchas cumplidas por Jesús en Su primera venida, alrededor de 40 de ellas en el día de Su ejecución (Vea “Evidencia Profética”y “Jesús y la Probabilidad Estadística”).

 

Una profecía que podemos observar hoy es la existencia del pueblo Judío. Cuando vemos un Judío, en realidad somos testigos de un milagro. La Biblia profetiza de su dispersión alrededor del mundo, y que Dios los recogerá y volverían a ser una nación soberana. La mayoría de naciones que han sido conquistadas han desaparecido en la historia, y muchas fueron absorbidas por las culturas de sus conquistadores después de solo 5 generaciones, especialmente cuando fueron exportados de su país.

 

La nación Hebrea estuvo dispersa por 2000 años, y nunca perdió sus costumbres o lenguaje. No es como si los cristianos inventaron ideologías para luego decir que la Biblia es la palabra de Dios, la Biblia autoproclama ser la palabra de Dios. Sólo en el Antiguo Testamento encontramos frases como “Así dice el Señor de los Ejércitos” más de 400 veces, demostrando la auto-proclamación de la Biblia de ser un documento directamente inspirado por Dios.

 

Volver Arriba...                  

Temas Teológicos