% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Explicación del Diseño

El argumento de la “Teoría del Diseño ha sido atacado por muchos años por personas que niegan a todo costo que pueda ser razonablemente posible que muchas de las cosas en nuestro mundo sean diseñadas por una fuente externa y no por sí mismo a través de la mera posibilidad, por accidente o casualidad.

 

La teoría del diseño inteligente es una teoría científica que puede ser demostrada por el método científico y argumenta que la mejor explicación por un fenómeno natural es una causa inteligente, y no una ocurrencia a la par sin inteligencia alguna. Esta proposición es más obvia cuando percibimos, detectamos y descubrimos que cierta información y complejidad que existe en la naturaleza es causada por la inteligencia.

 

Por ejemplo, cuando se rastrea la información hasta llegar a su origen, siempre se encontrara que solo puede provenir de una fuente inteligente, y no hay ejemplos de producción informática por medios naturales o por leyes de la física.

 

Los que se oponen cometen dos errores, el primero es argumentar en contra de un argumento equivocado que no existe, atacando premisas no propuestas por el argumento del diseño inteligente. El segundo error es ser ignorantes de los hechos que soportan la evidencia del argumento.

 

Por eso pensé en clarificar un poco lo “que es” la teoría de diseño inteligente y lo “que no es”, para el bien de ambos lados y para quedar claro de una vez e invitar a toda persona en disensión a leer esta explicación antes de enviarme emails para discutir especulaciones y hablar cosas que no saben o entienden.

 

La teoría del diseño inteligente no es un argumento formulado solo para atacar la teoría de la evolución. Sino que apunta hacia la información y complejidad que se encuentra en la naturaleza que solo puede surgir de una fuente inteligente. La evidencia ofrecida puede ser observada por todo científico igual que todo no-científico que no tenga puesto espejuelos discriminatorios al examinarla.

 

Siendo una teoría adoptada por muchos científicos no-creyentes en Dios, tampoco es una teoría sobre un “Diseñador”. Por lo tanto es una teoría científica y no teológica. La conclusión deja un vacío que puede concluir con la falta de un “Diseñador”, para completar el rompe cabezas, pero no es necesario que los no-creyentes identifiquen con esa conclusión, y para separar la ciencia del teísmo, muchos se unen a los rangos del deísmo para poder admitir que el vacío solo se puede rellenar con una “fuerza sobrenatural”.

 

El estudio primordial de la teoría del diseño inteligente se concentra en todo objeto natural para determinar si contiene información de una fuente inteligente. La fuente inteligente es lo que los científicos en oposición no pueden identificar en el dominio natural, y por lo tanto abre las puertas hacia lo desconocido. A pesar de lo que muchos han pensado por muchos años, el origen de la vida y del cosmos no es explicable por la ciencia natural, solo existen teorías.

 

Las señales de inteligencia obstaculizan a la teoría de la evolución, ya que nunca se podido identificar una fuente natural que emita inteligencia de forma cruda. Esto molesta a los científicos en oposición, porque los efectos observables en los organismos y fenómenos no se pueden explicar con especulaciones absurdas y ridículas que proponen que todo aparece por sí mismo, ese tipo de explicación no es científica, ya que solo especula de forma filosófica y no explica nada.

 

No es necesario saber sobre un diseñador para determinar que algo fue diseñado, lo observamos todos los días a nuestro alrededor en forma de edificios, puentes, aviones, vehículos etc., así que no hace falta un candidato que asuma la posición de diseñador.

 

Todo en nuestro mundo requiere una causa eficiente para su origen, una causa material para su composición y una causa funcional para que opere según su diseño. Si un carpintero construye una escalera de madera para subir al techo de su casa, la escalera seria diseñada para una función, su composición seria de madera y el carpintero su causa eficiente y la fuente de inteligencia que resulta en el diseño de la escalera.

 

El problema con la oposición es que ellos saben que si no hay fuente natural, están forzados a admitir que la fuente intelectual tiene que ser sobrenatural, y eso no es muy fácil para ellos y les causa un dolor intenso que viaja por la columna vertebral, y esta limitación los impulsa a inventar cuentos de hadas.

 

Pero las acusaciones en contra de la teoría del diseño inteligente son falsas, ya que Dios no es parte de sus premisas, esa parte es una conclusión individual, ya que “no queda alternativa natural como una opción”. Y para los que han aceptado la teoría del diseño, la necesidad de una fuente sobrenatural es la conclusión más lógica. Los teístas apuntan hacia Dios, y los no-teístas aun no tienen donde apuntar.

 

La teoría de diseño inteligente no sufre de falta de evidencia empírica, por lo tanto los oponentes deben echarse a un lado y callar su boca, ya que estar insatisfechos y expresar sus quejas no son repuestas científicas y no son argumentos válidos. En vano han tratado de clasificar las diferencias como religiosas en contra de no-religiosas, y los científicos no-religiosos que han aceptado la teoría del diseño inteligente saben que este no es el caso, ya que ellos pueden observar lo mismo que los científicos religiosos.

 

La teoría de diseño inteligente no es exclusiva para creyentes en Dios, está con puertas abiertas a todo aquel que acepte lo que es obviamente observable por el método científico, y no por un método teológico. Que ya se dejen de llantos los llorones que no soportan la verdad, y sean sinceros en admitir que no existe explicación en el campo natural para la fuente intelectual que compone cada ejemplo de información en este mundo.

 

No se niega que muchos cristianos prefieren, aceptan y subscriben a la teoría del diseño, pero no es una ideología moderna o exclusiva, ya que por miles de años los panteístas, y filósofos antiguos llegaron a la misma conclusión que muchos científicos agnósticos de estos tiempos modernos.

 

Si es verdad que la ciencia está basada en la experiencia empírica, entonces la misma ciencia nos indica que el mensaje codificado en el ADN tiene que haber originado por medio de una fuente intelectual. No hay ganancia en hacerse los chivos locos, ya que usando solamente la ciencia, no se puede identificar la fuente, por la simple razón de que la fuente en sí no es natural, y la única otra opción es que sea “sobrenatural”.

 

Pero, esa opción es rechazada de inmediato por los que persisten en apoyar que todo puede ser explicado naturalmente por medio de la ciencia, y el círculo de incertitud se completa sin una repuesta natural que abastezca los requisitos de la lógica.

 

La evidencia demostrada hasta el día de hoy apunta hacia la complejidad de los sistemas que demuestran operar o funcionar por mecanismos que necesitan información para que su diseño sea observable y detectable. Dios no entra a la escena hasta la conclusión final, ya que la ciencia solo ha podido ofrecer alternativas mucho más fantásticas o especulativas que un Dios creador.

 

La teoría del diseño inteligente no es una cronología de todo lo que existe, o una explicación de todo lo sucedido en la historia de la generación de la vida o del cosmos. Explicare algunos puntos para clarificar lo que “si es” la teoría del diseño inteligente.

 

La teoría de diseño inteligente es una teoría científica con evidencia fundamental que argumenta que la mejor explicación por un fenómeno natural es una causa inteligente. Especialmente cuando encontramos ciertos tipos de información y complejidad en la naturaleza que por la experiencia común de coherencia, son causadas por la inteligencia.

 

El argumento de la teoría del diseño inteligente es positivo y se basa en los encuentros científicos de altos niveles de información compleja y especifica. Comenzando con las observaciones de como los agentes inteligentes actúan cuando diseñan las cosas. La inteligencia humana proporciona un gran conjunto de datos empíricos para el estudio de los productos de la acción de agentes inteligentes.

 

Este conjunto de datos basado en la observación de hoy en día, establece relaciones de causa y efecto entre la acción inteligente y ciertos tipos de información. Como es mencionado en el argumento de “La Teoría del Diseño”, el tipo más comúnmente citado de la “información” que indica un fiable diseño es la “complejidad específica”.

 

Una “complejidad específica” es específicamente diseñada para una función de la composición de un sistema. En el ejemplo previo, el carpintero diseña una escalera para subir y bajar, pero también puede haber diseñado una silla para sentarse. Este punto es crucial, pero ignorado por los que se oponen a la teoría, ya que la característica definitoria de las causas inteligentes es la capacidad para crear nueva información, y en particular, la “complejidad específica”.

 

Un diseño puede ser detectado cuando se encuentra un evento raro o muy poco probable (por lo que es complejo) que se ajusta a un patrón derivado de forma independiente (por lo que es especifico). Toda la evidencia acumulada por observaciones científicas indica que los sistemas con grandes cantidades de complejidad especificada (especialmente los códigos y lenguajes) invariablemente se originan de una fuente inteligente, de una mente o un agente personal. No hay otra opción o mecanismo conocido por la ciencia.

 

Se puede concluir que por la abrumadora cantidad de ejemplos en la Bioquímica, Paleontología, Sistemática, y Genética, que la teoría de diseño inteligente es una teoría científica valida y de buena fe. Los críticos pueden seguir fingiendo que no se ha explicado lo que es la teoría del diseño inteligente, pero estos también seguirán sin la posibilidad de falsificar su validez.

Volver Arriba…

 

Temas Explicativos