% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Explosión Cognitiva en Revisión

En el segundo volumen de mi libro “Falacias Evolutivas” (Vol 2), le dedico el capítulo 13 a este tema. La explosión cognitiva del ser humano es otro problema más con cual se encuentra la teoría de la evolución, y uno más a cual los científicos no tienen repuesta acompañada por alguna evidencia, solo proveen presuposiciones envueltas en una hipótesis sugestiva.

 

Mi revisión del tema se encuentra mayormente en la primera parte de este tema, y creo la revisión fue necesaria al obtener nueva información. Debe ser muy obvio para los que no están muy familiarizados con este tema que la explosión cognitiva del ser humano presenta otro gran problema para la teoría de la evolución Darwinista, y no queda otra opción, que naturalmente se generen preguntas como las siguientes:

 

¿Qué hace que el ser humano sea tan diferente a todo

otro animal sobre la faz de este planeta?

¿Qué lo hace tan exclusivo y especial, entre tantas otras especies,

incluyendo a los simios que se parecen a él?

¿Por qué sabe el ser humano que es superior a todo otro ser viviente?

 

Estas son las preguntas que les hago a los ateos con quien he tenido el gusto de dialogar sobre temas evolutivos. Los ateos sinceros notan la profundidad que requieren sus respuestas, los no sinceros solo intentan ignorar y pasar por alto la importancia de esta realidad autoevidente.

 

Además, existen los siguientes datos que quisiera compartir con las personas que nunca han evaluado este tema:

 

1. Los datos científicos indican que los cambios cerebrales que permitieron el aumento exponencial de la capacidad mental del ser humano, tuvieron que suceder en un tiempo muy corto. Esto refuta la hipótesis evolutiva de mutaciones, que supuestamente también permitieron el desarrollo de poder caminar recto, comunicar, construir herramientas, usar fuego, etc.

2. Esto cambios cerebrales solo suceden en el Homo Sapiens (Hombre Sabio) deforma exclusiva, excluyendo a toda otra especie del mundo. Ningún otro animal ha cambiado tanto de la misma forma en tan corto tiempo.

3. No hay un precedente establecido en la cronología evolutiva que indique que el mismo aumento en intelecto se detecte en otros animales, incluyendo los de descendencia de monos, que la teoría propone son más cercanos al ser humano.

 

4. Ningún científico en desacuerdo con la teoría de la evolución, incluyendo los que no creen en Dios, coincide que el desarrollo de la capacidad cognitiva del ser humano por medios naturales sea posible, especialmente en tan corto tiempo.

 

5. El aumento del tamaño cerebral y de la capacidad mental del ser humano, lo separa como ser superior sobre este planeta. El ser humano es cognitivamente único y exclusivo sobre el planeta.

6. Por miles de años antes de la hipótesis de Charles Darwin, todas las filosofías, religiones, leyendas y mitologías antiguas alrededor del mundo proponen que la capacidad del ser humano que lo distingue de todo otro animal sobre el planeta es suplida por el diseño que se le acredita a un Dios (o dioses en la mitología), y que el ser humano fue creado con un propósito.

7. Ninguna filosofía, religión, leyenda y mitología antigua alrededor del mundo sugiere que el ser humano evoluciono de un descendiente mono.

8. No existe algún rastro arqueólogo de una sociedad más allá de 6 mil a 7 mil años, con la capacidad mental para establecer una sociedad organizada.

Hemos descubierto que algunos animales en el planeta son más inteligentes y más sociales que otros y hemos establecido maneras de comunicar con los que tienen la capacidad de percibir y transmitir información. Clasificamos a los delfines, los chimpancés, los perros etc., en categorías especiales y sabemos que algunos de estos animales están en un nivel superior a los demás.

 

El nivel de algunos es tan superior a otros, que podemos decir que la diferencia es como la distancia entre el Polo Norte y el Polo Sur. Pero cuando incluimos al ser humano en la comparación, no hay ni una mínima posibilidad de competencia, y la diferencia es como la distancia entre la Tierra y el Sol.

 

Cada animal tiene una forma de transmitir información a su propia especie, que se puede categorizar como una forma de comunicación, pero al estudiar las capacidades de los animales más inteligentes para poder comunicar con el ser humano por medio de símbolos, los científicos notan que los más intelectos tienen problemas en transmitir ideas abstractas.

 

Este problema con los conceptos de abstracción indica que otros animales no tienen la capacidad para considerar algo como una cualidad o característica general, aparte de realidades concretas, objetos específicos o casos reales. El animal depende de su instinto para relacionar una cosa física con la otra, pero no tiene la capacidad para comprender abstractos. Si fuera verdad que todo lo existente está bajo una influencia natural evolutiva uniforme en su acción y calidad, sería también verdad que todo lo viviente evolucionar igualmente en uniformidad.

 

¿Por qué será el ser humano tan diferente a otros animales?

 

¿No se insinúa que la mayoría de animales en existencia

también hayan evolucionado por millones de años?

 

¿Qué tal si es una insinuación errónea?

 

La mayoría de ateos con quien yo personalmente he discutido este tema tiende a creer en la posibilidad de que la especialidad del ser humano puede ser interna. Creo que esto es excelente, ya que interrumpe su manera de pensar, aunque sea por un momento, el ateo es obligado a ignorar lo físico y enfocar en su propia especialidad interna, algo que solo comparte con otros seres humanos, pero no con otros animales.

 

Mi muestra personal de esta mayoría de ateos sería muy pequeña para servir como un consenso, pero pienso que sería justo decir que más de un 90% de personas que no creen en Dios, presienten por intuición que dentro de su ser existe algo más, y que no es físico. Pero que por causa de no creer en lo espiritual, lo que sea que presienten se mantiene inexplicable e indescriptible en el mundo natural.

 

Si la teoría de la evolución fuera científicamente correcta, entonces estamos obligados a descubrir la razón que mejor justifique por qué el ser humano es tan diferente y tan especial. No podemos decir que es porque es más fuerte, más grande o tiene más garras y colmillos que los demás, por lo tanto, debe ser por su capacidad mental.

 

La combinación y función en conjunto del proceso mental de comprensión, de memorización, de juicio y del razonamiento del ser humano es extremadamente superior al proceso mental de todo otro animal. No hubiera justificación para generar un argumento si por lo menos hubiera un animal que este remotamente cerca a la capacidad cognitiva del ser humano, aunque sea en una posición de segundo o tercer lugar. Pero no es así, el animal más inteligente solo puede alcanzar cientos de posiciones detrás del ser humano. Ni uno puede dominar el fuego, por lo tanto seria en vano esperar que evolucionen hasta el punto de crear un misil nuclear, una computadora o caminar sobre la luna.

 

La mayoría de animales no han cambiado tanto o han progresado por la escalera evolutiva en los últimos de miles de años para mejorar su manera de existencia. Y mucho menos en los supuestos millones de años que presupone la teoría de la evolución. Según los mismos evolucionistas, hubo una explosión de diferentes especies durante el periodo Cretáceo, sin rastros de especies en transición. Pero hubo otra explosión de solo una especie que desafía el sentido común, la del ser humano.

 

No entiendo, ni veo porque sería lógico que por medio de mutaciones, solo un animal peludo pierda todo su pelaje, solo para usar las pieles de otros animales que ha matado. Esto sucede durante el gran salto del ser humano desde un periodo donde se describe como un humanoide que descubre el fenómeno del fuego, y usa herramientas de piedras. Pero esto no tiene sentido, ya que sería menos probable que un animal que pierde el pelaje sobreviva en una variedad de ambientes. Esto contradice la teoría de la evolución, ya que evolucionaria en inversa, para luego usar la piel de otros animales sobre su cuerpo desnudo.

 

Pero de momento, en lo que para la mayoría que examina el proceso cronológico de la teoría de la evolución humana seria de manera acelerada, el ser humano desarrolla la capacidad para conquistar las selvas, desiertos, los mares y océanos, domina a todos los animales mucho más grandes y fuertes, que captura y exhibe en los zoológicos y circos, y hasta llegar a construir armas nucleares, computadoras, satélites, y viajar a la Luna en un periodo de tiempo notablemente corto.

 

Y hablo de un hecho muy evidente en comparación a los logros de otros animales si medimos el mismo periodo de tiempo evolutivo. Los mismos evolucionistas describen un periodo explosivo del ser humano de un desarrollo extraordinario en las artes, música, ciencias, leguajes, dialectos, filosofías, escrituras, ingeniería, construcciones megalíticas, etc. Si ellos mismos lo admiten, entonces:

 

¿De dónde salió tanta capacidad mental de manera tan espontánea?

 

Los evolucionistas intentan explicar esta instantánea explosión del entendimiento y conocimiento humano con varias ideas especulativas, pero la diferencia de progreso entre el ser humano y todo otro animal es tan desproporcionada, que los teístas asumen la delantera al proveer una mejor explicación, presumiendo lo que dice la Biblia, que Dios ha puesto todo bajo el dominio del ser humano desde el principio de su creación.

 

¿Sera posible que la mente está conectada a algo adicional?

 

¿Algo que conduce a la mente humana hacia una

dirección diferente a la de todo otro animal inferior?

 

Hace varios años, escribí un artículo epistemológico titulado “¿Cómo Pensamos y como Sabemos los que Sabemos?”, luego lo modifique al añadirle varios otros conceptos y le cambie el título, y hasta el momento aún se encuentra aquí ApóLogos.net con el nuevo título que contiene las abreviaciones P+C+A=I, que significa Pensamientos, más Creencias, más Acciones, es igual a la Identidad.

 

Explicare lo que quiero decir con esto. Como pesamos, dicta lo que creemos, ya que lo que estamos dispuestos a creer depende de lo que pensemos que tenga posibilidades de ser cierto o falso, y ser verdad o una mentira. Desde luego, nuestras acciones son mayormente gobernadas por nuestras creencias.

 

Puede haber excepciones, pero en la mayoría de ocasiones, las acciones de una persona no están en conflicto con sus creencias. Estas tres resultan en la identidad de la persona. La Biblia demuestra que la mente y el corazón son entidades que funcionan en conjunto con el alma del ser humano. La orquestación de estas tres entidades permite una flexibilidad exclusiva en el ser humano, algo que otros animales no tienen. Si es cierto que somos creados a la imagen y semejanza del Dios que también creo a todo otro animal, no sería sorprendente que poseemos algo especial que otras criaturas no tienen y esta sería la diferencia de superioridad entre el ser humano y todo otro ser viviente sobre la tierra.

 

En mi opinión, un problema del ser humano, es que muchos de nosotros dividimos nuestra verdadera identidad, y aparenta que muchos están complacidos con la que muestra la imagen de un espejo, ya que se identifican superficialmente con lo que ven en el exterior y se encuentran más satisfechos con lo superficial. Muchos nunca han podido hacer contacto con su verdadero ser, su verdadera identidad,  la que se encuentra en su interior.

 

Esto es lo que desde adentro genera el presentimiento por intuición de la existencia de algo más, y es la razón por algunos ateos creer en la posibilidad de que lo que verdaderamente hace que el ser humano sea especial pueda ser interno. En algún punto en esta corta vida, debemos todos tomar el tiempo para intentar hacer contacto con nuestra verdadera identidad autentica interna, para entonces saber quiénes verdaderamente somos.

 

Cada persona debe preguntar: ¿Quién verdaderamente soy yo, de forma interna? Para tener idea de quienes somos por dentro, y no en quienes somos superficialmente, que es con lo que la mayoría se preocupa. Al hacer contacto con la parte interna y trascendente de nuestro ser, tenemos una mejor idea de nuestra verdadera identidad. Al darnos cuenta que esta parte interna no pudo integrarse por sí mismo por medios evolutivos, tenemos buena razón para pensar en la probabilidad de que exista una fuerza responsable por insertar la porción interna que tenemos.

 

No somos un saco de huesos con pellejo, el ser humano es un alma espiritual, dentro de un cuerpo que usa como vehículo mientras esta aquí. Según la Biblia, este vehículo temporero regresa a los elementos del polvo de donde salió y el espíritu vuelve a Dios quien lo dio (Ecc 12:7).

 

En conclusión, el secreto se encuentra en el libro de Génesis 2:7, Dios creo al primer hombre de los elementos de la tierra, y el ser humano necesita un balance en proporción de estos elementos para mantener su salud. Es por esta razón que en el ser humano se encuentran los minerales de hierro, zinc, cobre, selenio, yodo, flúor, cromo, sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, manganeso, azufre, cobalto, cloro, etc. Pero los elementos no tenían vida, hasta que Dios sopla Su aliento, la palabra en hebreo “naw-fakh”, y solo entonces Adán fue un ser viviente.

 

Nuestro espíritu que viene de Dios, es la chispa dentro del ser humano, que aunque se encuentra en un estado natural caído, aun puede espiritualmente funcionar en conjunto con una capacidad mental diseñada de una manera similar a la de su “Diseñador”. Y es esto lo importante, ya que es lo responsable por revolucionar al planeta en que vivimos, es la causa de la explosión cognitiva notable en nuestra historia, y es lo que separa y hace especial a la humanidad de todo otro ser viviente.

 

Volver Arriba...

 

 

Temas Científicos