% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

La Finitud y el Punto Inicial de Existencia

Nada en el dominio natural es infinito o eterno, y todo lo que existe tuvo un principio o un comienzo de existencia.

 

El término “finitud de existencia” surge de una combinación de conceptos que se pueden encontrar en varios argumentos.

 

El primero es el concepto de la “Regresión Infinita”, que explica que es imposible establecer una secuencia actual hacia el pasado y que solo una regresión potencial es posible.

 

Es normal que el término “finitud de existencia” se use para describir el punto donde termina la existencia. Por ejemplo, podemos pensar que nuestra muerte representa nuestra finitud en este dominio. Pero, en este artículo el término se usa en una dirección hacia el pasado, hasta llegar al punto exacto del comienzo o el principio de la existencia.

 

Los otros argumentos relacionados son el “Argumento Cosmológico” y el “Argumento de Contingencia”. Ambos proponen que si algo en existencia tiene un principio, o digamos el momento de origen cuando comenzó a existir, entonces no puede existir por la necesidad de su propia naturaleza, ya que no existía en el instante exacto “antes” del inicio de su propia existencia. Esto significa que si no es necesario que algo tenga una necesidad para existir por su propia naturaleza, entonces tuvo que ser causado a la existencia.

 

Este punto discute el potencial de la “inexistencia” de “algo”, por la razón de poder retroceder y viajar hacia atrás al punto donde comenzó a existir, y con un mínimo esfuerzo establecer el instante “antes” de ese comienzo y al momento donde aún no existía. Normalmente solo hablamos de lo finito o el fin de algo que existe cuando deja de existir, pero en este argumento el objetivo es establecer el punto finito de algo en existencia “antes” de su punto inicial, y de esta manera también llegaríamos al punto de no existencia.

 

Para explicarlo de forma básica, digamos que algo en discusión es finito y retrocedemos hasta el punto “antes” del comienzo de su existencia, entonces llegamos al punto donde se cancela su existencia. Si se retrocedemos desde la presente existencia de un niño, se puede llegar a un punto cuando era un bebe, y podemos continuar retrocediendo hasta que se encuentra dentro del vientre de su madre como un embrión, y luego continuar hasta llegar al punto antes de su concepción. Podemos concluir que al llegar al punto “antes” de su concepción, llegaríamos al punto donde el niño aún no existe.

 

Podemos continuar con la retrocesión de los padres del niño, y con sus abuelos etc., ya que el niño no puede existir sin que sus abuelos y padres existan primero, y por una secuencia en retrocesión llegamos a la finitud de la existencia del niño en el pasado. Si la secuencia fuera hacia el futuro, su finitud seria en el instante de su muerte. Pero el objetivo de este argumento es establecer la “no-existencia” del pasado, de cualquier tipo o clase de “ente o entidad”.

 

Otro ejemplo más relacionado con este tema seria:

Si este universo tuvo un principio de existencia por la gran explosión del Big Bang, entonces todo lo existente se puede cancelar al llegar al punto de “Singularidad” antes de la explosión, y también llegar al punto antes de la existencia de la “Singularidad”.

 

Como pronto verán, esto nos lleva a un punto o instante muy interesante e importante, ya que se requiere que toda otra teoría adicional a la del Big Bang que presume la existencia de una sustancia, una fuerza o un fenómeno que supuestamente pre-existe antes de este universo, que presupone es lo que causa su existencia, tendría que probar científicamente que estos tengan atributos infinitos, y siendo este el caso, tendrían que existir por la necesidad de su propia naturaleza.

 

Sabemos que hoy existe una variedad de teorías que proponen la preexistencia de singularidades, expansiones,  fluctuaciones, oscilaciones, otras dimensiones, hilos y cuerdas cósmicas, quarks, etc. Estos fenómenos supuestamente generan el origen de nuestro universo. Obviamente, estos fenómenos varean según la teoría en particular, por lo tanto todas las teorías no pueden estar correctas a la misma vez y en el mismo sentido, ya que todas proponen la preexistencia de diferentes fenómenos. Toda teoría de origen insinúa que el fenómeno que se propone en su teoría es un factor necesario para la existencia de nuestro universo.

 

Un serio problema es expuesto por este argumento, ya que cada fenómeno propuesto por cada teoría en particular tiene que ser infinito. Si no lo es, entonces el fenómeno también requiere su propio punto inicial de existencia, para luego poder generar a nuestro universo a la existencia según lo que propone la teoría en particular. La infinidad de algo generado por la especulación no se puede probar, por lo tanto es inseguro y no es ciencia valida, es solo una hipótesis. ¿Cómo sabe el teorista que lo que especula en su teoría es infinito?

 

El atrevimiento de sugerir que un fenómeno tiene una característica infinita siempre tiende a ser absurdo, estas personas que a la vez niegan tener fe en el más allá, no notan el problema al especular sobre tales cosas que aún no existen en la naturaleza. La infinidad de una fuerza o fenómeno impersonal e inconsciente de su propia existencia debe siempre ser sospechosa, ya que tuvo que obtener la característica de infinitud en algún tiempo en el pasado, y por supuesto también se debe poder rastrear esta característica al retroceder hasta el punto en que la adquirió.

 

El “Argumento de Contingencia” postula que todo lo existente solo puede existir por dos medios:

 

1. Existe por la necesidad de su propia naturaleza.

(Ej., Dios, deidades, espíritus, almas, números, funciones matemáticas, formas geométricas, pensamientos, presuposiciones lógicas, etc.)

 

2. Existe por una causa externa (Ej., seres humanos, átomos, planetas, galaxias etc.)

 

Este argumento propone que “todo” lo que se presupone o se insinúa que existe se debe poder rastrear en retrocesión hasta su punto de finitud, cuál sería su punto “no existente”, al ir hacia el pasado en retrocesión hasta el instante exacto “antes” de su “punto inicial” de entrada a la existencia.

 

El argumento enfatiza una secuencia cronológica de la existencia en términos de antes y después. Sabemos que la muerte de un organismo determina su finitud de existencia, y la ley de termodinámica de “entropía” asegura que todo lo que existe tendrá un punto final.

 

Pero este argumento enfoca en el momento en que el organismo entra a la existencia, o sea, en el principio exacto de existir, este es el punto inicial de existencia. El argumento propone que este hecho le aplica a todo lo existente con vida o sin vida, inclusive a toda fuerza o fenómeno relacionado o en contacto con lo natural insinuado por teorías científicas de origen.

 

El silogismo se puede formular de la siguiente manera:

 

1. “Algo” no puede venir de la “nada”, y “nada” no puede producir “algo”. Nada existente en el dominio natural es infinito, y todo lo existente relacionado con lo natural, sea sustancia, fuerza o fenómeno, requiere un punto inicial de entrada a la existencia.

 

2. Nada en existencia puede existir “antes” del instante exacto de su propio “punto inicial” de entrada a la existencia.

 

3. Todo lo existente relacionado con el dominio natural, se puede rastrear hacia el pasado hasta el punto exacto de su “finitud”, cual siempre es “antes” del instante exacto de su propio “punto inicial” de entrada a la existencia.

 

4. Si no se puede comprobar que una sustancia, fuerza o fenómeno es infinito, entonces no se puede proponer que tiene la característica de infinitud, y por lo tanto no puede existir “antes” de su propio “punto inicial” de entrada a la existencia.

 

5. Como “algo” no puede venir de la “nada”, y “nada” no puede producir “algo”, y “algo” no puede existir “antes” de su propio punto exacto de “finitud”, entonces, todo lo existente relacionado con el dominio natural tiene que ser generado desde el dominio sobrenatural al instante exacto de su punto inicial de existencia.

 

Cuando alguien sugiera una posible existencia de una explosión, singularidad, expansión, fluctuación, oscilación, otra dimensión paralela, hilos y cuerdas cósmicas, quarks, etc., simplemente pregunte si el fenómeno es infinito, si se insinúa que lo es, pregunte ¿En qué momento obtuvo la característica de infinidad? Si no es infinito, entonces ¿En qué momento vino a la existencia tal fenómeno? ¿Desde dónde surge? y ¿Cómo se generó?

 

Si no se puede verificar la infinitud de una supuesta sustancia, fuerza o fenómeno, algo que dudo alguna teoría de origen pueda hacer sin especular, entonces se puede presumir que también tiene una finitud de existencia y tal existencia se puede cancelar.

 

Si lo que se propone que existe no tiene una explicación o una causa de su existencia que no viole los principios de la física y la lógica, y si no existe por la necesidad de su propia naturaleza o se puede comprobar que son infinitas, entonces su existencia se puede cancelar al llegar al punto de su comienzo a la  existencia.

 

Si no hay una explicación verificable de infinitud, la existencia de estas sustancias, fuerzas o fenómenos insinuadas por estas teorías se cancelan por si misma al introducir esta hipótesis. Esto indica que solo se puede proponer que si en realidad estas existieran, solo fueran efectos que requieren una explicación de su origen, y también requieren una causa que las introduzca a la existencia, igual que toda otra cosa que existe en esta dimensión. El concepto de “finitud de existencia” es muy simple, pero muy poderoso en las manos de un creyente que tenga un conocimiento básico de la argumentación.

 

Volver Arriba...

 

 

 

 

 

 

Temas Filosóficos