% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Hebreos 6:4-6 Pt 1

Existe una controversia sobre un pasaje bíblico que personalmente considero el resultado de una mala práctica de la hermenéutica. Tengo muchos hermanos en Cristo que favorecen al campo calvinista y sé por experiencia que no le agradara mi conclusión de este tema.

 

Pero es importante que sepan la razón por mi conclusión sobre este tema y porque no concuerda con la suya y por lo menos tendrán la oportunidad de examinar mi punto de vista y mi estilo de análisis e interpretación exegética de las Escrituras, que incluye la lógica detrás de las palabras claves usadas en el texto.

 

Llevo muchos años trabajando en la apologética y argumentando en una gran variedad de ideologías y conceptos, y puedo decir con toda confianza que el calvinismo es la causa por la adaptación de muchos conceptos que hoy son implementados en las doctrinas cristianas. Es por culpa de la teología distorsionada de Juan Calvino que muchos hoy se ven obligados a defender continuamente muchos conceptos que ignoran en total el sentido común.

 

El calvinismo cree tener la libertad, el privilegio, el derecho y la autoridad para cambiar el significado de las palabras que aparecen en la biblia que no concuerdan con la dogmática calvinista, sin pagar las consecuencias. Pero todo teólogo y apologista, aunque sea calvinista, bien sabe que todos sus estudios dictan que cualquier cambio, omisión o adición a lo que dice la palabra de Dios es un acto de herejía. Por lo tanto, no deben pretender ser ignorantes o actuar como hipócritas.

 

En mis años de argumentos con calvinistas que han estudiado los mismos principios teológicos y apologéticos que yo, saben muy bien que una contradicción es igual que un circulo cuadrado, ya saben que la regla de no-contradicion no permite que dos conceptos que se oponen sean ambos verdad al mismo tiempo y en el mismo sentido.

 

Además, ni uno ha podido proveer una razón que justifique que los cambios de los significados de las palabras que no le agradan sean en sí palabras que requieren ser interpretadas como figurativas, hiperbólicas, simbólicas, sinécdoques, alegóricas, parabólicas, metafóricas, etc.

 

Ya les he explicado a muchos colegas en el campo apologético, que sin el diccionario calvinista especial que prefieren usar, en lugar de una concordancia que contiene los verdaderos significados de los documentos originales, el calvinismo habría sido extinguido por su propia cuenta. Muchos dicen que mi acusación es injusta, pero para mí es lo mismo cuando los Testigos de Jehovah cambian el texto original cuando no concuerda con su dogmática distorsionada. No hay diferencia para mí, porque cambiar los significados de las palabras en la Biblia, sin una razón justificada por el contexto, es cambiar la intención original del concepto que Dios le inspira a los autores.

 

Otros dicen que no son culpables si la palabra en si no es cambiada, pero es obvio que el significado es cambiado, introduciendo con intención una falacia de equivocación, que es una ambigüedad que se produce por los múltiples significados de una palabra. Y en el caso del calvinismo, nunca se usa el significado original. Esto indica que existen errores en cada doctrina que requiere significados especiales, y no deja remedio concluir que la doctrina que necesite significados especiales con el fin de servir un propósito específico o para mejorar una dogmática, es porque la doctrina es falsa.

Si la falsedad por razón de estos tipos de cambios le aplica a toda religión falsa, porque no al calvinismo, aunque solo le aplique a las doctrinas que requieren significados especiales, pero también tengan doctrinas que concuerdan con los principios básicos de la cristianidad. Estoy de en acuerdo con estas doctrinas básicas, pero no con las que requieren que los significados de la palabra de Dios sean cambiados, para que se ajusten a una dogmática que intencionalmente intenta cambiar el significado original que aparece en las concordancias.

 

Les aseguro que mi conclusión es libre de ataduras emotivas y que no tengo motivo personal o una agenda escondida para causar polémica innecesaria. Siempre prefiero que la Biblia diga lo que originalmente fue la intención de Dios y no lo que digan los grupos selectivos o las doctrinas favoritas de algunas sectas y denominaciones. No me gustan las etiquetas, y no me considero un seguidor de Arminio, pero su sistema teológico es con el más que estoy en acuerdo. Tampoco me considero ser un Bautista (no reformado), pero es la dominación más cercana a mis creencias. Me considero ser un cristiano bíblico y punto, eso es más importante para mí que ser parte de algún grupo solo para decir que existe alguna conformidad mutua.

 

Siempre trato de exponer mi punto de vista según lo que encuentro en mis investigaciones sin favoritismo y los hermanos, calvinistas o no, que me conocen saben que esto es verdad. Pero sin refrenar mi punto de vista, cuando veo que la Biblia intenta decir algo, y a los que no les gusta lo que dice, lo intentan cambiar, me veo obligado a exponer sus actos, ya que tampoco sería justo mantener en silencio si hay cristianos que no han notado o no saben de este tipo de manipulación del texto bíblico. Esta exposición ayuda a los que no son calvinistas entender lo que necesitan hacer los calvinistas para mantener su denominación con vida.

 

Y es la única razón para hacerlo, y lo pueden confirmar al preguntarle a cualquier calvinista que explique la razón por cambiar los significados de algunas palabras que causan contradicción con sus doctrinas. Notaran que las repuestas siempre son incoherencias repletas de balbuceos que no explican nada significante, y mucho menos justifican la necesidad de cambiar un significado de alguna palabra.

 

El problema que veo es que muchos hoy insinúan que lo que dice la Biblia en Hebreos 6:4-6 “solo aparenta decir lo que dice”. Pero estas personas no están conscientes que al insinuar que en la Biblia existen “solo apariencias” de lo que todo cristiano debe aceptar como una “verdad”, introducen incertitud, confusión y duda. También, al permitir y aceptar esta ideología, abren las puertas y establecen un precedente para manipular todo otro versículo o pasaje que no les agradezca o concuerde con su punto de vista personal.

 

Personalmente creo que esto es muy peligroso porque introduce un permiso no autorizado para que otros insinúen que todo lo otro, todo lo demás y lo adicional que dice la Biblia también pueda “solo aparentar decir lo que dice”. Si la Biblia solo aparenta decir lo que se encuentra en sus páginas sobre este tema, entonces ¿qué será de los temas mucho más importantes que este?

 

Toda interpretación bíblica debe seguir las reglas de una sana y cuidadosa hermenéutica, y debemos evitar las interpretaciones exuberantes, llenas de charcos y de poco rigor por causa del descuido. Se debe evitar la sugestión especulativa y resistir la tentación de insertar nociones que no están escritas en sus páginas.

 

Siempre debe haber una razón que justifique por qué un versículo o pasaje bíblico sea interpretado de forma figurativa o metafórica por causa de una sinécdoque, una hipérbola, un simbolismo, una parábola, una expresión profética u otra razón, como en un sueño o visión que indique que la intención original del autor quien en el momento es inspirado por Dios a documentar lo que Dios le inspira debe ser interpretada como solamente una “apariencia” de lo que está escrito.

 

El cambio de significados es el talón de Aquiles del calvinismo y es el problema que se nota de inmediato al insinuar que Hebreos 6:4-6 solo aparenta decir lo que dice, sin una razón que justifique por qué solo aparenta decir lo que dice. Y no veo una justificación razonable para que los calvinistas intenten decir que el pasaje es simbólico o figurativo. Lo que si veo es que el pasaje sería muy peligroso si se refiere a personas que el calvinismo considera ser “elegidos” por una “predestinación”, ya que significaría que sus doctrinas están en error.

 

Tampoco encaja con su dogmática de “reprobación”, ya que sería totalmente imposible que Dios le permita las capacidades que se encuentran en el pasaje, a personas que Él mismo ha predestinado a la destrucción. La predestinación y la elección, según es interpretado por el calvinismo es erróneo en su totalidad y no sé cómo ha sobrevivido por más 500 años.

 

Otros calvinistas dicen que los mencionados en Hebreos 6:4-6 no son verdaderos cristianos y usan otros versos para extrapolar la brecha causada por su mala explicación de lo que en realidad se puede extraer del mismo pasaje. Encuentro que muchos de estos versos y pasajes que son usados por los calvinistas para explicar lo que dice Hebreos 6:4-6 no tratan con el mismo tema o concepto, pero aún son usados aunque no estén relacionados. (Vea “La Elección Errónea de Juan Calvino”).

 

Mi interpretación es diferente, simplemente porque es literal, y libre de especulaciones y de nociones figurativas, metafóricas, sinécdoques, hipérbolas,  simbolismos, parabólicas, o expresiones innecesarias. Simplemente demuestro en este artículo para que los que no estén de acuerdo puedan ver como llego a mi conclusión solo con lo que está escrito, sin necesidad de añadir alguna semántica que sugiere que en las palabras clave del pasaje se encuentra algún tipo de significado oculto, secreto y misterioso, que tiene que ser expuesto a la luz para que se pueda entender lo que Dios nos trata de decir.

 

También hago referencia unos ejemplos relacionados con este tema y tres de ellos se encuentran en el mismo libro de Hebreos, escritos por el mismo autor y tratan con personas que una vez creyeron y luego se apartaron, y por lo tanto fueron creyentes en algún momento de su pasado, pero no siguieron en el camino.

 

Primero, revisemos este pasaje en tres diferentes Biblias, la Reina Valera, las Sagradas Escrituras y la Biblia de las Américas:

 

Hebreos 6:4-6 RV95  Es imposible que los que una vez fueron iluminados, gustaron del don celestial,  fueron hechos partícipes del Espíritu Santo  (5)  y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero,  (6)  y recayeron,  sean otra vez renovados para arrepentimiento,  crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndolo a la burla.

 

Hebreos 6:4-6 SSE  Porque es imposible que los que una vez recibieron la luz, y que gustaron aquel don celestial, y que fueron hechos partícipes del Espíritu Santo;  (5)  y que así mismo gustaron la buena palabra de Dios, y las virtudes del siglo venidero,  (6)  y recayeron, sean renovados de nuevo por arrepentimiento colgando en el madero otra vez para sí mismos al Hijo de Dios, y exponiéndolo a vituperio.

 

Hebreos 6:4-6 LBLA  Porque en el caso de los que fueron una vez iluminados, que probaron del don celestial y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,  (5)  que gustaron la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,  (6)  pero después cayeron, es imposible renovarlos otra vez para arrepentimiento, puesto que de nuevo crucifican para sí mismos al Hijo de Dios y le exponen a la ignominia pública.

 

La palabra “anakainizo” en estos pasajes no presenta un problema de interpretación, ya que significa “renovar” en Griego, en Español y en Ingles. Es imposible que signifique una cosa en un lenguaje y otra cosa en otro lenguaje. Esta palabra se discutirá más adelante. Veremos que en las tres versiones bíblicas se encuentran los siguientes 4 puntos importantes que se deben interpretar exactamente como aparecen y no quitarle o añadirle nada:

 

1. La “Imposibilidad de Renovación”.

Es muy simple poder ver que la palabra “renovación” significa “hacer nuevo otra vez”. No solo hacer nuevo, sino que “otra vez”. Dos cosas son necesarias para renovar algo. El primer requisito es que lo que es renovado tuvo que ser nuevo en algún tiempo en el pasado. El segundo requisito es que al renovar algo, se regresa a la condición original que una vez tuvo en el pasado.  En adición a estos dos requisitos, hacer “otra vez”, significa que la tarea se hace más de una vez, y que es necesario volverlo hacer. Muy simple y muy básico.

 

2. El “Arrepentimiento”.

Lo que está muy claro en el pasaje, es que lo que es imposible de renovar es el arrepentimiento. No es necesario torturar el texto para saber que la intención original es señalar que estas personas ya se habían arrepentido, y que “renovarlos es imposible” porque crucifican de nuevo para sí mismos a Jesús. La simplificación es igual, sin actos de magia que cambien los significados originales que se encuentran en cualquier concordancia bíblica.

 

3. Según los pasajes en las tres biblias, estas personas “recayeron” o “después cayeron”. La palabra en Griego es “parapiptó” y debe significar “cayeron” en todo otro lenguaje. Simple y literal. Y aquí entra otro concepto logico, ya que “caer” solo se puede describir como un cambio de un estatus, estado, posición o nivel a uno inferior y menos significante.

 

Continuar con Parte 2…

 

 

Volver Arriba…  

Temas Problemáticos