% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

La Identidad Forense de un Mesías

La “Identificación Forense” es simplemente una aplicación de la “Ciencia Forense”, e incluye toda la tecnología usada para la identificación de personas, eventos y objetos por medio de la evidencia de los rastros dejados en una escena donde algo ocurrió. Es un error cometido por aquellos que han intentado desacreditar la autenticidad divina de Jesús, intentar hacerlo por medio de la ciencia operacional.

 

La ciencia operacional, conocida también como ciencia empírica, estudia el presente por medio de la experimentación repetible, para detectar irregularidades y anomalías, este método científico es sin duda el mejor procedimiento cuando se trata de estudiar cómo funcionan e interactúan todos los fenómenos de este mundo. En ApóLogos.net se enseña y se demuestra que este es uno de los problemas con toda teoría científica que intenta determinar el origen del cosmos o de la primera vida orgánica, intentando llegar a conclusiones por medio de la ciencia operacional.

  

Pero, es necesario viajar hacia el pasado, y el método científico operacional es ineficiente y no preferible cuando se trata de estudiar el pasado,  por la falta de evidencia empírica que resulta de esa metodología. Existen demasiados eventos singulares irrepetibles que solo pueden ser probados por la uniformidad de la reconstrucción de eventos. Cuando estudiamos lo que sucedió en el pasado, la ciencia forense es la preferida, ya que solo podemos acumular evidencia que nos guie hacia cómo comenzó, o quizás lo que inicio una ocurrencia. Luego se siguen las pistas que llevan paso a paso a la secuencias de ocurrencias, desde el principio hasta el final. Descubrir como algo funciona no es de interés para la ciencia forense, todo científico en la rama forense sabe que para ellos lo más importante es establecer el origen o causa de lo que se piensa estudiar, sea un fenómeno o un evento.  

 

Existen tantos programas en la televisión de “Investigación de escenas de Crimen” (CSI) (CSI Miami, CSI Nueva York, CSI Los Ángeles, o NSI- investigación de la Fuerza Naval, etc.), y anticipamos que normalmente las escenas en la televisión son de crímenes cometidos. Pero, la ciencia forense es también usada para reconstruir lo sucedido en un accidente, o en un evento histórico. La palabra forense viene del Latín, y en los tiempos de los Romanos significaba “de, o antes el foro”, pero en nuestros tiempos modernos significa “para las cortes”.  Los rastros y pistas acumulados se presentan como evidencia en una secuencia, ante una corte, o ante otros interesados en las ocurrencias, para establecer de forma cronológica lo que verdaderamente sucedió.

 

La ciencia forense es usada por arqueólogos, criptólogos, investigadores de crímenes e investigadores de todo tipo de accidentes y también es usada por el programa SETI para buscar inteligencia extra terrestre en el cosmos. En ocasiones cuando se intenta investigar el pasado, es necesario usar una combinación de la ciencia histórica y la ciencia forense para tratar de reconstruir y examinar la secuencia de eventos y objetivamente investigar los patrones de causa y efecto que determinan los eventos.

En la apologética, el método de análisis histórico es conocido como histórico/legal porque el método de investigación es similar al método legal usado por los sistemas judiciales. También se incorporan principios y técnicas usadas por los historiadores al usar los recursos de la documentación histórica como fuentes primarios de búsqueda, y finalmente, los resultados dependen del uso de la ciencia de la lógica para entonces poder llegar a una conclusión final razonable.

Hay una gran diferencia entre la ciencia empírica y la ciencia forense, por lo tanto,  digamos que usted es un Analista/Investigador, y se les ofrece la misión de resolver un caso de 10 personas históricas que se han auto-proclamado ser el verdadero Mesías, y necesitas poner en práctica su habilidad forense para resolver este caso.

 

Si usted acepta esta misión, comenzaremos inmediatamente para ver cómo le va en su primer caso. Si es verdad que un Mesías cruzo la frontera de esta dimensión y nos visitó aquí en este planeta, entonces 9 de estos auto proclamados tienen que ser falsos. Y si el verdadero Mesías aún no ha llegado, investigue si existe la posibilidad de que sea verdad que pueda llegar en el futuro. (Vea El Mesías Ausente)

 

Necesitaras documentos históricos para coleccionar suficiente información de todas las fuentes originales que describan lo que dicen y vieron los que se utilizaran como testigos, y lo mejores testimonios documentados disponibles para su análisis son los de los 6 diferentes grupos que creen y esperan en un futuro Mesías. Estos son los Zoroastrianos, los Islámicos, los Budistas, los Hindús, los Judíos, y los Cristianos. Descubres que entre este grupo, solo los Cristianos proponen que el Mesías ya llego, se fue, y lo que en realidad esperan es Su regreso.  

 

Después de meses de cuidadosa examinación, encuentras que solo uno de los documentos originales es más fiable, por la evidencia arqueológica que confirma los eventos sobre los lugares y personas mencionadas, y también descubres que los pergaminos del Mar Muerto confirman la precisión y autenticidad de los documentos originales. Esto es algo escaso en todos los otros documentos de las otras 5 religiones. Entonces enfoca su investigación hacia el manuscrito Hebreo “Tanack”, que conocemos hoy como el Antiguo Testamento.

 

Su investigación descubre que estos manuscritos han sido tratados y copiados cuidadosamente por aquellos que honran lo que para ellos es la palabra de Dios. Analizas toda posibilidad de exageración, o necesidad de esconder algún hecho vergonzoso que normalmente se trata de ocultar, pero descubres lo contrario, que Abran desobedeció a Dios, que Jacob engaño a su hermano, que Moisés y el Rey David fueron asesinos, y que David mintió, engaño y cometió adulterio, que Jonás desobedeció e hizo lo opuesto de lo que le dijo Dios, que Balaán decidió convertirse en un profeta falso, que Rahab fue una prostituta, etc., etc., etc.

 

Ya que 25% del Tanack es profético, no tiene competencia con las otras 5 religiones, ya que la cantidad y precisión sobrepasa todo otro documento. Decides poner a prueba la probabilidad matemática de las profecías Mesiánicas y encuentras que primero que nada, el Mesías tiene que ser hebreo. Tiene que descender de la semilla (zera/singular) de Abran, y esto elimina a 2 candidatos que se han proclamado ser el Mesías de su lista porque no descienden de Abran. 

 

El verdadero Mesías tiene que haber sido del linaje de Isaac el padre de Jacob, para poder venir de la tribu de Judá (Judío). El Mesías tiene que descender de Isaí, para venir del linaje real de David, y asumir el trono. Esto elimina 2 candidatos más de la lista que son de otras tribus, y ahora le quedan 6 candidatos.

 

El Mesías debe nacer como hombre según el profeta Isaías (9:6-7). Este punto es controversial y argumentativo, pero aún quedan 6 candidatos, así que enfocas en el lugar de nacimiento, y tiene que nacer en Belén según el profeta Miqueas (5:2) y solo 3 de los 6 candidatos nacieron en Belén, y ahora solo quedan 3. El Mesías será introducido por un mensajero según el profeta Malaquías (3:1), y llegara al templo.

 

Mal 3:1  He aquí, yo envío a mi mensajero, y él preparará el camino delante de mí. Y vendrá de repente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis; y el mensajero del pacto en quien vosotros os complacéis, he aquí, viene--dice el SEÑOR de los ejércitos.

 

Te enteras por otros colegas de la ciencia forense que el Nuevo Testamento insinúa que el mensajero fue Juan Bautista quien dijo:

 

Viene tras mí el que es más poderoso que yo,  a quien no soy digno de desatar,  agachado,  la correa de su calzado. Yo a la verdad os he bautizado con agua,  pero él os bautizará con Espíritu Santo”. (Mar 1:7-8)

 

Y luego, Al siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él,  y dijo: “Este es el Cordero de Dios,  que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

 

La investigación se intensifica y las posibilidades se disminuyen, pero es necesario llegar a una conclusión precisa. Sería de gran ayuda saber “cuando” llegaría el Mesías al templo para poder distinguir entre los 3 candidatos que quedan. La precisión cronológica sería de gran importancia para descartar toda otra posibilidad. Entonces su investigación lo lleva a descubrir una pieza de información muy valorable, y la encuentra en el libro de Daniel:  

 

Daniel 9:25-26 LBLA  Has de saber y entender que desde la salida de la orden para restaurar y reconstruir a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas y sesenta y dos semanas; volverá a ser edificada, con plaza y foso, pero en tiempos de angustia.  (26)  Después de las sesenta y dos semanas el Mesías será muerto y no tendrá nada, y el pueblo del príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario. Su fin vendrá con inundación; aun hasta el fin habrá guerra; las desolaciones están determinadas.

 

Esta documentación provee dos pistas importantes. La primera pista le indica que el verdadero y auténtico Mesías llegara después de la orden para reconstruir a Jerusalén y el templo, (Nehemías 1:1-4 & Nehemías 2:1-8) (*Nehemías fue hijo de Hacalías, y fue el copero del rey Artajerjes de Persia (464-424 a.C.)

 

La segunda pista le indica que el Mesías será “karath”, esto significa eliminado, removido, muerto. Pero es lógico que esto tenga que suceder antes de la segunda destrucción del templo por los romanos en el año 70, en la era que conocemos como d.C., “después de Cristo”. Estas fechas obligan la eliminación de 2 más de los candidatos, y solamente queda un candidato que pudiera tener la posibilidad de ser el único en la historia de ser el auténtico Mesías.

 

Antes de exponer su conclusión final, generas las siguientes interrogativas de las más de 350 Profecías Mesiánicas que han sobresalido como evidencia durante su investigación, algo que ningún otro auto proclamado como Mesías, ha podido cumplir:

 

¿Quién es la persona traspasada en la profecía de Zacarías 12:10? El profeta documenta que lo reconocerán y lamentarán por El, como quien se lamenta por un hijo único, y llorarán por El, como se llora por un primogénito.  

¿A quién le traspasan la manos y los pies en el Salmo 22:16-18?

¿A quién le pertenecen los vestimentos que reparten entre ellos y las ropas por cual echan suertes?

¿De quién habla el profeta Isaías en el capítulo 53, a quien desprecian y rechazan, este varón de dolores, experimentado en sufrimiento y quien fue menospreciado?

¿Cómo es, y porqué es llevado como cordero al matadero?

¿Cómo es posible que la aflicción de quien habla el profeta justifique a muchos?  

¿Cómo puede ser que al derramar su vida hasta la muerte y al ser contado con los pecadores, lleva el pecado de muchos, mientras en su dolor intercede al orar por los transgresores?

¿Cómo coincide esta información con su conclusión final?

¿Serán estos datos  paradójicos, o quizás simplemente mera coincidencia?

 

Usted prepara su conclusión final con los dos siguientes datos en mente:

 

Primero: Las 70 semanas en la profecía de Daniel (9:24-26), representan 70 semanas proféticas de 7 años por cada semana, un total de 490 años. Según la profecía, 7 semana x 7 años =49 años, más 62 semanas x 7 años = 434 años,  por lo tanto 49 años + 434 años = 483 años. Pero falta y nota una semana (7 años) para un total de 490 años. Usted consulta con varios teólogos y determina que la última semana es reservada para los 7 años de tribulación en los últimos días. Jesús vino a este mundo exactamente 483 años después de la orden para reconstruir el templo. Usted detecta que es prácticamente imposible que alguien planifique su propio nacimiento para nacer en el tiempo exacto y en el lugar exacto, que predicen las profecías, además, el profeta Daniel profetiza sobre la fecha exacta de la muerte de Jesús.

 

Segundo: Descubres un comentario en el Talmud, el libro de comentarios Rabínicos sobre el Antiguo Testamento, en la sección Sanhedrin 97b que dice lo siguiente:

 

“Ay de nosotros! Donde está el Mesías? Ya debería haber llegado”.

 

Esto indica que aunque han negado por más 2000 años que Jesús es el Mesías, los líderes espirituales de Israel y los estudiosos del Tanack, saben que de acuerdo a las profecías de sus propias escrituras, ya debe haber llegado. Tienen la razón en ese punto de su argumento, pero lastimosamente el Mesías le ha pasado por el lado, y lamentarán al reconocer aquel quien fue traspasada (Zacarías 12:10).

 

Adicionalmente, según el Judaísmo, el Midrash Breshith dice en la página 243, de la edición Warsaw, que la salida del Mesías debería ser en el año 33 d.C. No es asombroso para los que creen en Él, que esta fue exactamente la edad de Jesús cuando fue crucificado.   

 

Su misión es cumplida, has identificado al auténtico Mesías y el caso es cerrado, ya que puedes confirmar que toda la evidencia apunta hacia Jesús como el verdadero Mesías, el auténtico Cristo y los que dicen que el “Mesías” aún no ha llegado, deben leer “El Mesías Ausente” o serán asombrados cuando lo vean regresar sobre la nubes con todo Su gloria y poder.

 

Volver Arriba…

Temas Teológicos