% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

La Ilusión de un Operador Natural

Muchos sistemas complejos observados en la naturaleza poseen “características” innatas diseñadas que facilitan las condiciones exactas para generar los resultados que los evolucionistas ven como una proyección natural.

 

Es importante comprender que si la información genética para estas “características” no se encuentra en el ADN de un sistema complejo, un organismo no puede ejecutar los cambios necesarios para sobrevivir en su ambiente. El problema con la teoría de la evolución, es la función intencional por estas “características” del diseño en un sistema complejo es ignorada a favor de una “fuerza natural ilusoria” nunca observada que ellos llaman la “selección natural”.

 

En esta lucha de semántica, lo único que puede sugerir un evolucionista, es que la “selección natural” es una fuerza o poder operativa invisible, ya que por 150 años no han podido identificarla, describirla, y mucho menos proveer la evidencia de su existencia. El teísta considera que según el significado asignado por los evolucionistas, esta fuerza o poder operativa desconocida es solo imaginaria. Por lo tanto, no puede ser una realidad que pueda asumir el mérito de las funciones internas de las “características”  que se encuentran en cada sistema complejo viviente.

 

Los organismos funcionan con la información que ya existe internamente en su ADN y esta información se revela por la observación de su funcionamiento. Pero, la fuente de la fuerza o poder que ejerce la función del diseño de un organismo surge de la información inteligente que resulta de la transcripción de la informática biológica interna que ya contiene y todo científico puede verificar la relación entre el diseño, y la información para la función según el diseño, dentro del ADN del organismo especifico.

 

Esta información se facilita por medio de la herencia a través de la transferencia de las características innatas de su propio diseño específico. La “selección natural” de los evolucionistas es en toda realidad una denominación errónea, solo un título asumido por equivocación, ya que para cada diseño existe una “preselección”, que solo permite en antemano la función permitida por el diseño especifico del organismo. En la actualidad lo que existe y puede ser observado y puesto a prueba, es una “preselección natural”.

 

El evolucionista cree por error que describir “el poder de la acción” del diseño de un sistema complejo es lo mismo que distinguir “las acciones controladas de la fuerza” o poder que exhibe el sistema a propósito. El error de esta ideología es producida por la falsa identificación de la fuente de esta fuerza o poder, al decir que viene de la naturaleza, y sin evidencia, que es independientemente “externa”, pero que a la vez tiene la habilidad de causar una influencia “interna” de un organismo.

 

Según la teoría evolutiva, si la fuerza o poder que ejerce los cambios en un organismo es externa, entonces se debe a los variables ecológicos que seleccionan a favor del organismo, cual estaría sujeta a las presiones del ambiente en cual se encuentra. Se presupone que estos variables que se encuentran en el ambiente de la naturaleza poseen la suficiente inteligencia para operar a favor o en contra de un organismo. O quizás, que el organismo tenga la capacidad para distinguir entre las variables y apropiarse de lo necesario. Por ejemplo, si un organismo necesita camuflaje para incrementar su sobrevivencia, se presupone que solo adapta las formas, aspectos, perfiles y colores necesarios.

 

El problema con este concepto es que el organismo tiene que tener la suficiente inteligencia en antemano, para estar auto consiente de su necesidad, sin un espejo que le indique su carencia de camuflaje para poder anticipar como le quedaría el camuflaje que ha adaptado. Lo único observable por cualquier persona, aunque no sea un profesional en las ciencias biológicas, es que todo organismo “reacciona” a los cambios en su ambiente con la capacidad limitada o permitida por las características que ya tiene en antemano, especificas a su diseño.

 

Un ejemplo en particular que yo he notado, es el de serpientes que aparentan ser venenosas en forma su o color, cuando en realidad no lo son. El evolucionista intenta decir que esta clase de serpiente puede seleccionar las características necesarias, de la misma manera en cual yo selecciono y compro una camisa. Pero, ¿De dónde viene la inteligencia para poder cumplir esta misión? Es más lógico y probable que la serpiente ya tenga las características, porque ya están integradas en su ADN por diseño.

 

Para el teísta, la fuerza o poder es externo, porque la información y la inteligencia para funcionar vienen de Dios, y solo entonces lo que tiene vida puede operar dentro de una variedad de ambientes que permitan que las características del organismo operen sin limitación. Por ejemplo, un Oso Polar puede nadar por muchas millas y por muchas horas en agua casi congelada, pero un Oso Pardo no. Un Camello puede viajar en un desierto por varias semanas sin agua, porque tiene las características, por su diseño, para poderlo hacer. Si las características del organismo no permiten que resista las condiciones del ambiente en cual se encuentra, no sobrevivirá. El mismo camello solo duraría par de horas en las temperaturas congelantes del Ártico.

 

La solución entonces sería determinar si este poder para generar cambios es integrado como diseño dentro del organismo, o si solo permite que el sistema aparente ser diseñado. Pero nunca han podido establecer de donde viene esta fuerza por medio de la naturaleza, y sin una fuerza externa, el proceso evolutivo llega a su fin. Los que abogan a favor de la “selección natural” le asignan un agente selectivo externo que funciona como un mecanismo operador que soluciona los problemas ambientales del organismo. Esto es lo que se insinúa cuando dicen que “la naturaleza selecciona”.

 

El problema con tal declaración es que están presumiendo que existe internamente (inherente) en el organismo un elemento, calidad o atributo de inteligencia, que permite que desde el ambiente natural, se le asigne un agente operador externo. El evolucionista quiere que todos crean que existe un tipo o clase de “interruptor externo” en la naturaleza que enciende la necesidad (interna) dentro de un organismo, para poder obtener las características necesarias para sobrevivir en su ambiente.

 

No se debe ignorar que la palabra “natural” es solo una manera de decir que “Dios” no es la fuente de esta fuerza o poder, sin importar que sea científicamente imposible probar que la naturaleza sea la fuente. La palabra es usada solo como un relleno de distracción, para desviar la idea de una posibilidad de que la fuente de la fuerza o poder sea “sobrenatural”.

 

Thomas Huxley fue el primero en criticar a Darwin de su teoría de “Origen de Especies” en el 1859 y una de sus refutaciones menciona la jerigonza metafísica que uso Darwin al intentar de proponer que los atributos o propiedades se deben al poder de un ambiente inanimado (sin vida), que selecciona a favor o en contra de un organismo (con vida) de la misma manera que lo hace el ser humano cuando selecciona animales para reproducción y crianza. La diferencia, es que a la naturaleza no se le puede acreditar alguna inteligencia. Lo importante notar es la palabra inanimado, porque se postula que algo sin vida tiene la capacidad para seleccionar a favor o en contra de un organismo.

 

Pero, aquí lo ilógico de Darwin es el nunca pensar que una materia sin vida necesitaría comenzar con este poder desde un inicio, para poder animar la primera vida en existencia, que luego pone en marcha la evolución. De esta manera se nota la paradoja, ya que si la fuente de poder no es interna, es muy poco probable que la naturaleza provea la fuerza o poder por medio de un mecanismo externo.

 

Este tipo de argumento formulado por los evolucionistas se enreda con su propia cuerda, ya que propone que en la lucha para sobrevivir, la naturaleza favorece algunos organismos y a otros no, sin diferencia de variedad. Sería similar seleccionar cuales plantas en su casa se le va a echar agua y cuáles no, sin importar cuales necesitan más o menos agua que otras. Sería posible seleccionar aleatoriamente, por coincidencia o por accidente y echarle agua a un cactus, y no a una planta de flores.

 

Esto es lo que se propone como el “poder selectivo de la naturaleza”, mientras a la vez rechazan que hace falta una fuente de inteligencia para decidir cuales plantas seleccionar. (Vea “Selección Sobrenatural”). El evolucionista quisiera “personificar el ambiente natural” en lugar de acreditar una posibilidad a que la fuente “interna” de información sea establecida en antemano por una fuente inteligente “externa”, y es porque la fuente en si sería sobrenatural y apuntaría directamente hacia Dios.

 

La ideología evolutiva quisiera dictar que la selección siempre sucede desde el “exterior”, y los teólogos están de acuerdo, porque proponemos que Dios es la fuente “externa” que le provee todo la información inteligente a todo organismo para que internamente opere según su diseño. Para estar claro, Dios es el proveedor “externo” de la información biológica “interna” en el ADN, que distinguen las características de un organismo para generar cambios necesarios en su ambiente.

 

Pero, para los evolucionistas, su hipótesis de “selección natural” es la manera en que la “naturaleza” pueda substituir a Dios. Ellos formulan su hipótesis como si fuera verdad que la naturaleza puede “ver”, “decidir”, “seleccionar”, “proteger”, “progresar” y “construir” atributos diseñados en los organismos, sin la necesidad de un “Diseñador”. Esta es la base y la fundación de la evolución biológica.

 

La teoría de la evolución intenta implementar un control de desarrollo ecológico, sin poderlo demostrar. Han tenido tiempo suficiente desde el 1859 para detectar, identificar, categorizar, clasificar y demostrar un operador natural por medio del método científico, pero todos los científicos evolucionistas han fracasado en todos sus intentos. Aun la ciencia evolutiva no ha podido identificar algún poder natural que por lo menos se acerque, aunque sea remotamente, a lo que los evolucionistas afirman en sus teorías.

 

Personalmente diría que su ideología es creativa y muy genial, y muchos caen en la trampa por no poder notar que la supuesta “selección” es usada como una presión “externa”. Esto es lo primero que le viene a la mente a una persona común cuando oye decir que la “naturaleza” produce un cambio sobre un organismo. Lo que la persona común no sabe, es que por experiencia pueda afirmar que durante una confrontación argumental, los evolucionistas cambian la carnada y definen esta supuesta “selección” como una función “interna” de las mismas capacidades innatas que ya existen dentro del ADV del organismo para reproducir una variedad de características hereditarias. La pregunta en la mayoría de argumentos es:

 

¿ Es esta función externa, o es interna? ¿Pueden ver la inconsistencia?

 

Por un lado proponen una capacidad por una fuente obtenida externamente, y por el otro se propone que es obtenida internamente. El único de estos medios observado por la ciencia, es la reacción de un organismo a los cambios que ocurren a su alrededor. El “agente selector” proveído por la naturaleza es totalmente imaginario, es solo una ilusión no cuantificable que se gana el “Oscar” por asumir exitosamente la responsabilidad de un sistema que ya existe diseñado dentro de todo organismo por medio de su ADN.

 

La verdadera tarea ante todo aquel quien respete y le interese la verdad, es determinar por la forma más plausible: ¿Quién diseño, codifico e introdujo la información para un funcionamiento inteligente dentro del ADN? (Vea “El Enigma del Código ADN”). Esto lo explicaría todo y resolvería la adivinanza evolutiva.

 

En el caso de la “selección natural”, los evolucionistas pierden ambas batallas, la interna y la externa, aunque ellos proponen que ambos son lados de la misma moneda. Hay razones lógicas para concluir que en el ambiente del intercambio de un organismo (la interface), la selección natural no puede describir lo que ocurre.

 

Examine las siguientes proposiciones:

 

1. Para el evolucionista, la “Selección Natural” es el corazón de la teoría de la evolución, y no hay otra opción, sino que es absolutamente necesaria, y sin ella no puede haber evolución orgánica. Este es el núcleo de su argumento y la presunción de certitud es obligatoria. Por lo tanto, al derrumbar la única columna que sostiene a la teoría, la casa completa se les caí encima.

2. La “Naturaleza” falsamente asume el crédito por la inteligencia que previamente existe dentro de un organismo.

3. La “Selección” es aplicada en ausencia de un “selector”, por lo tanto es ilegítima.

4. La “Selección” falsamente asume el crédito por las capacidades que un organismo ya tiene dentro de su ADN.

5. La “Selección” solo juega el papel (ganador del Oscar) de inteligencia substituta.

6. La “Selección” ilegítimamente le aplica fuerzas virtuales a cosas inanimadas (sin vida).

 

Siempre he argumentado que la selección es solo conceptual y no un funcionamiento físico tangible y observable por la ciencia. Esta ilusión que surge de mentes que ilusionan, pretende establecer la razón porque todo sistema complejo aparenta estar compuesto de partes bien diseñadas para funcionar según su diseño, usando la información que ya existe dentro de su genética.

 

Existen muchos ejemplos, pero la Navaja de Ockham sugiere que la teoría más simple tiene más probabilidades de ser correcta que una teoría compleja, por lo tanto usare el ejemplo más simple. Digamos que dos plantas son transferidas de su ambiente natural, una es transferida del Polo Norte al desierto y la del desierto es transferida al Polo Norte. Ninguna sobrevivirá, simplemente porque no tienen las características en su ADN para generar lo cambios necesarios que le permitan una capacidad para soportar por mucho tiempo el calor o el frio de forma extrema.

 

En este caso, la presión “externa” de la naturaleza por el cambio de temperatura no puede causar un cambio “interno” en ninguna de la plantas, y mucho menos puede introducir nueva información dentro del ADN de alguna de ellas para cambiar las características que ya existen. Sin las características biológicas en antemano, ninguna planta sobrevivirá.

 

Otro punto sumamente importante para el argumentador cristiano, es que la mayoría de observaciones científicas tratan con organismos con vida, pero muy pocos tratan con materia muerta, para establecer el punto exacto cuando se introduce la vida por medio de la “selección natural”. Cuando una teoría propone que puede explicar el origen de la vida, debe por lo menos tener ejemplos que proveen evidencia auto evidente más allá de toda duda, para no ridiculizar la gravedad del tema.

 

Si fuera verdad que la materia muerta se pueda convertir en vida, ¿Porque no lo vemos hoy, o tan siquiera existe un solo ejemplo de materia antigua en alguna etapa de conversión a la vida, anuqué sea el mínimo comienzo de tal conversión para que el concepto se pueda verificar?

 

Solo existen observaciones que notan los cambios que pueden ocurrir en organismos que ya tienen vida, y presumen en antemano que el cambio es producido por el poder de función de la “selección natural”. Los cambios que observan crea una ilusión mental que captiva sus mentes, y actualmente creen que están observando un fenómeno totalmente en oposición a la realidad, producido por una fuerza invisible indetectable e inexplicable que llamamos “Dios”.

 

Durante los 1800’s, los científicos contemporáneos de Darwin, eran ignorantes de la maquinaria operacional interna de la célula, y ni tan siquiera remotamente se imaginaban que el ADN existía. Era mucho más fácil para Darwin y otros con el mismo proceso de pensamiento imaginar que el ambiente “externo” de la “naturaleza” era la fuerza causante que actuaba sobre los organismos, al observar que los organismos encajaban bien con su ambiente. Para ellos, esta fuerza imaginaria era la que causaba la adaptación de la criatura siendo observada. Este concepto ignorante, anticuado y obsoleto es el mismo que se utiliza hoy en la teoría.

 

Pero diría yo que le falta un ingrediente crucial a esta ensalada especulativa, y es que la “naturaleza” no puede pensar, porque no es cognitiva, solo sigue las leyes de la física que la gobierna y es inconsciente de sí misma y mucho menos consciente de las funciones internas de un organismo. Si fuera verdad que la naturaleza tuviera estas facultades, no sería “natural”, sino que sería “sobrenatural” y estuviéramos hablando de una “sobre-naturaleza”, ya que tendría una habilidad de volición. Es decir, que demostraría estar en posesión de una voluntad y una intención, algo que solo puede surgir de una mente, y una mente solo puede ser apropiada por un ser viviente, y no por una generalización colectiva de substancias compuestas de materia inanimada, sin inteligencia individual y propia.

 

Darwin no pudo establecer o explicar la conexión entre la selección artificial y la inteligencia inyectada por la sugerencia humana que los evolucionistas llaman hoy la “selección natural”, y permitió que la imaginación llenara los espacios en blanco. El hombre puede reproducir una variedad de animales por apareamiento, por ejemplo perros con diferentes características específicas para el tipo de trabajo que necesita que el perro haga. También una variedad de caballos, miniatura, gigantes, de carrera, etc., y lo logra con su propia inteligencia selectiva.

 

Pero según los Darwinistas, la “naturaleza” supuestamente supera al hombre al poder crear una nueva especie de un perro, y lo logra con la inteligencia biológica del mismo perro, sin pensar por un momento como llego la inteligencia original dentro del organismo del perro al nivel celular. La analogía de Darwin, coge prestado de la habilidad de seleccionar del ser humano y de la creencia antigua de “animismo”, que sugiere que alguna fuerza espiritual habita dentro de los objetos inanimados.

 

Esta es la única manera que se puede sostener su teoría, pero al costo de cruzar hacia la ficción y la mitología, ya que en la naturaleza no se puede detectar alguna “fuerza operacional” producida por su propia cuenta que obligue una acción intencional dentro de un organismo. La única otra opción, es que la fuerza que se demuestra en la naturaleza sea “externamente” suplida por Dios.

 

Cuando se expone el hecho que postula que la “selección natural” es en realidad una “selección artificial”, y que le roba el crédito a los organismos por lo que están programados hacer, la ilusión se hace obvia, y la popularidad de la “falsa fuerza externa” con inteligencia análoga y similar a la humana se extingue por sí mismo. Y esto es lo que trato de hacer en este artículo de manera lógica, para que los engañados vean la falsedad de su teoría mascota.

 

Una vez se elimina a este supuesto mecanismo externo y ciego de la ilusiva “selección natural”, se clava la estaca en el corazón del vampiro de la teoría de la evolución orgánica. Simplemente, ocurre lo mismo que ocurrió con la evolución cósmica, es lo mismo, ya que se puede demostrar que existe un vacío producido por la escasez de una explicación plausible en toda teoría de origen, por razón de no poder establecer un “catalizador” (vea “El Catalizador de la Causa Inicial”), que ponga en marcha e inicie la generación de la primera dimensión, el primer universo, la primera fluctuación, la primera oscilación, la primera expansión, el primer quark, la primera cuerda cósmica, o la primera singularidad que pueda causar el Big Bang.

 

Es entonces que una teoría queda suspendida en el aire, come el coyote (Wiley Coyote) de la cómica “Corre Caminos”, quien mira hacia abajo y nota la altura que muy pronto caerá por extenderse más allá de una sólida fundación, y luego mira a la pantalla, sin alguna esperanza de que los niños que están viendo la cómica lo puedan ayudar. Lastimosamente, la lógica ha preparado un destino para toda falacia.

 

Como ejemplo en forma de analogía, en el proceso de diseño, el poder fluye de la inteligencia de un Ingeniero que obtiene la información fundamental necesaria para detectar lo que hace falta y hacer decisiones para seleccionar los materiales específicos que formaran parte de la estructura o maquinaria que va a construir. El Ingeniero genera una planificación (plano) con las especificaciones antes de construir la estructura o maquinaria, y en muchos casos construir un modelo del diseño en antemano con apariencia de lo que piensa construir con los materiales específicos que selecciono.

 

Aquí es donde se articula mi explicación, y esta parte del argumento es extremadamente importante saber, por lo tanto requiere su mayor atención. El Ingeniero es activo, mientras el problema a solucionar es pasivo, el plano del Ingeniero debe exponer la mayoría de problemas que se confrontaran en su proyecto para que los pueda solucionar. Pero sería absurdo decir que fue uno de los problemas, lo que selecciono el mejor plano de solución. Siendo así, en este caso se le atribuyera la inteligencia a algo sin vida, y no al Ingeniero.

 

¿No es esto lo que los evolucionistas presuponen

con la “selección natural”?

 

Los organismos confrontan muchos problemas ambientales, “por lo tanto el ambiente es el problema y no la solución”, y el organismo es activo y el ambiente es pasivo. Espero que comprendan esto, ya que el evolucionista no lo entiende ni lo puede ver.  El evolucionista tampoco puede concebir que la habilidad de generar las variaciones beneficiosas ya resida en el plano esquemático dentro del organismo, y que superar los problemas ambientales por adaptación es simplemente parte de la vida.

 

En la interfaz del organismo con el ambiente, cuando ocurre una interacción que soluciona un problema basado en el organismo, es porque el organismo hace lo que internamente ya está capacitado para hacer, y el ambiente no soluciona nada. La solución de un problema ambiental por un organismo vivo no se convierte en un fenómeno, hasta que entra a la escena el evolucionista y erróneamente le atribuye la habilidad al problema ambiental y no al organismo viviente.

 

Esto es axiomáticamente todo lo contrario, ya que es auto observable que la naturaleza no puede explicar su propio proceso de diseño, porque es solamente por medio de una ilusión errónea. La única manera de ver la solución de problemas en la naturaleza, es desde la perspectiva de factores ambientales pasivos, falsamente apoderados con habilidades de “seleccionar” las mejores características de un organismo viviente activo.

 

Si hubiera una manera de medir la influencia que ejerce la naturaleza, es decir, si existiera un aparato llamado un “detector de selección”, para medir el proceso progresivo de una supuesta fuerza operacional que moldea a un organismo, el “detector de selección” mediría cero (0). Nada tangible que seleccione al organismo será detectado, aunque las condiciones para detectar a una fuerza operadora externa sean las perfectas. ¿Por qué?

 

Porqué la “selección por medio de la naturaleza” solo sucede en las mentes de los quieren atribuir los resultados a poderes externos que no están arraigadas en la realidad. Si esto no es verdad, entonces que se demuestre el “selector” por medio del método científico. “No lo pueden hacer”. Toda esta terminología, fraseología y expresiones científicas usadas en esta teoría, solo trata de desviar la atención de la verdadera fuente de poder, y en la mayoría de argumentos hoy, la única fuente plausible es Dios.

 

Es innegable, que toda criatura tiene un sistema inteligente internamente basado, para reproducir características variable hereditarias, que consiste y contiene su poder “interno” para solucionar problemas ambientales “externos”, que les permite multiplicar y llenar la tierra según el mandato de Dios en Génesis 1:22; 8:17: 9:1. Por medio de la semilla que ya lleva adentro de si, según Génesis 1:11. Por lo tanto, todo lo viviente esta “pre-programado” para multiplicarse a sí mismo por la información interna que ya posee en su ADN. Hay un problema de procreación que tenemos que aclarar, pero primero les daré un consejo sobre la argumentación:

 

Proverbios 26:4 LBLA  No respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él.

 

Tratar de argumentar en contra de la “selección” desde su propio paradigma ilusorio, seria ignorar este consejo de sabiduría. Es por esta razón que mi batalla en contra de esta teoría es fuera del cuadrilátero común al cual ellos acostumbran defender su caso. Al atacar los flancos sin defensa, puedo llegar hasta su cuartel general para derribar su bandera. Los que sinceramente pueden “ver”, notan de inmediato que creer que la “naturaleza selecciona”, es una creencia que no puede ser utilizada para describir la realidad.

 

Y como he mencionado varias veces en este artículo, la ideología de la “selección natural” es sólo una “construcción mental” arcaica y obsoleta generada por Darwin que aún existe y continua de ser usada hoy. Los evolucionistas deben saber que han sido engañados por su propia versión de la ciencia, ya que de forma virtual intentan “ver” una interacción (interfaz) entre el ambiente y un organismo, que le atribuye una habilidad para seleccionar a un “selector” invisible y no tangible. Esta “construcción mental” de virtualidad es transmitida por un discurso engañoso disfrazado de teoría científica.

 

Como anteriormente mencione, existe aún otro obstáculo para los evolucionistas, que creo sería razonable mencionar en este artículo, ya que entramos al tema de la multiplicación por medio de la procreación según es establecida por Dios.

 

Según la teoría de la evolución, el primer organismo viviente se auto-generó espontáneamente de la materia muerta, pero si no apareció acompañado con una pareja, entonces tuvo que ser “asexual” para auto-reproducirse. No siendo así, la teoría tuviera que incluir dos organismos vivientes en su hipótesis, un organismo masculino y un organismo femenino, para que puedan procrear según la manera existente más común en el planeta.

 

Los evolucionistas no niegan este hecho, pero no estoy seguro si saben que están pisando un artefacto explosivo improvisado por ellos mismos. Estamos en acuerdo que no haría falta diferencias entre el sexo masculino o femenino para reproducir si el primer organismo en la historia fuera “asexual”. Pero en su propio acuerdo se revela su error, ya que sería un malgasto de recursos  producir diferentes sexos si el organismo no lo necesitaba, y fuera más eficiente y productivo continuar evolucionando la “asexualidad”, auto-replicando una y otra vez progenies “asexuales”. Su error de pensamiento es fatal para su teoría.

 

Daré ejemplo, si un organismo femenino se aparea con uno masculino y produce 100 crías, 50 machos y 50 hembras, la mitad fuera una perdida, cuando se compara con la eficiencia de un organismo “asexual”, que pudiera producir 100 asexuales que continúan auto-produciendo. Los 50 pares sexuales pueden continuar multiplicando y producir 50 descendientes adicionales, mientras los 100 asexuales pueden producir al doble al poder producir 100. En este ejemplo básico, es notable que un organismo asexual sea dos veces más eficiente. Por lo tanto, la diferencia entre sexos representa otro problema sin solución para la teoría de la evolución.

 

¿Para qué evolucionar hacia atrás y no continuar

con un sistema original más eficiente?

 

¿Por qué existen dos sexos si el organismo original era “asexual”?

 

¿Si el propósito de la “selección natural” es la preservación de un genotipo exitoso, entonces para que arriesgar un 50% de la producción

al cambiar a la reproducción sexual?

 

En este planeta, la reproducción sexual es la que dicta el paso, es el método de reproducción más observable. Y por supuesto, es auto evidente que no hubiera manera de competir con un sistema de reproducción “asexual”, el sexo seria innecesario, y fuera un riesgo y una receta para el desastre si ya existe un sistema más eficiente.

 

Pienso que una de las responsabilidades de la “selección natural” es compilar capa tras capa de paradojas que el pobre evolucionista no puede solucionar. Creo que yo sufriría de migraña si fuera un evolucionista. Si por casualidad usted es evolucionista, al leer este artículo quiero que entiendas bien que entiendo su situación, es mi trabajo exponer los puntos débiles y estudie muchos años para saber por qué el ser humano rechaza a un Dios que llama a la humanidad hacia Él y no rechaza a nadie, especialmente cuando Dios lo atrae hacia Él y lo llama por medio de un argumento racional.

 

La situación se complica, y es necesario sumergir más profundo, aunque sea un poco difícil para el lector seguir este punto del argumento. Lo más importante no es conocer lo siguiente como experto, sino estar consciente de que esta es una parte científica significante que existe, aunque usted personalmente no lo sepa explicar a otros. Las células sexuales (gametos) pasan por un procedimiento diferente a la de otras células que se dividen (somáticas), lo que llaman una “meiosis”, en lugar de una “mitosis”, y copian solo la mitad del material total del cromosoma.

 

El ser humano termina con 46 cromosomas que forman pares y hereda 23 de cada pariente y cada cromosoma es duplicado para producir dos cromatides y el proceso de replicación es separado del proceso de células somáticas y el proceso continúa y se complica aún más, pero es muy tecnológico y demasiado complejo para explicar en este artículo, y solo quisiera que sepan lo más importante. Para que la reproducción sexual funcione por medio de la evolución, el procedimiento “meiosis” tuvo que haber evolucionado el número exacto de cromosomas, y solo en las células sexuales (gametos), pero no en las células somáticas. Muchos biólogos ven la dificulta que existe en que todo este proceso sea el resultado de una mutación, un paso singular a la vez.

 

Por causa de su desesperación, la variedad de explicaciones de los evolucionistas no solo demuestra que se contradicen una al otro, sino que sus explicaciones también son más controversiales que el mismo procedimiento que intentan explicar. Ninguna teoría explica “como o porqué” evoluciono la reproducción sexual de un sistema superior y más eficiente, a uno inferior y menos eficiente. Algunos dicen que fue necesario para protegerse de parásitos, pero debería haber una gran cantidad de parásitos con efectos muy dramáticos. El artículo se puede encontrar en el idioma Ingles aquí:

 

http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/3715579.stm

 

John Maynard Smith dice en su libro titulado La Teoría de Evolución:

Estamos forzados a concluir que las etapas tempranas de la evolución del proceso sexual ocurrieron bajo la influencia de unas fuerzas selectivas muy diferente a las responsables del mantenimiento y la propagación del proceso sexual una vez estaban de pie.

 

Henry Heng, (Ph.D.), y Root Gorelick, (Ph.D.), ambos profesores de investigación de Carleton University en Canada, proponen que aunque la combinación de genes resulte en una diversidad, la función objetiva sexual no es promover la diversidad. Sino que es todo lo contrario, para mantener el contexto de genoma, monitoreando la colección genética completa de un organismo y organizando la composición cromosómica y topológica “para evitar el mínimo cambio posible”, y de esta manera “preservar la identidad de la especie”. Este descubrimiento contradice en total la ideología evolutiva. El artículo científico fue publicado en un jornal reciente sobre la evolución y se encuentra en el idioma Ingles aquí:

 

http://www.sciencedaily.com/releases/2011/07/110707161037.htm

 

Este descubrimiento es de gran importancia, porque explica que la reproducción sexual funciona de una manera totalmente contraria a lo que propone la teoría de la evolución orgánica. El profesor Heng dice que si el objetivo de la “reproducción sexual” fuera de incrementar la diversidad genética, entonces no hubiera evolucionado desde el principio, ya que la “reproducción asexual”, cual solo necesita un pariente para procrear, genera un promedio más alto de diversidad que la reproducción sexual.

 

Los evolucionistas tienen que decidir entre estas dos presuposiciones, y no pueden contener las dos en su teoría sin sacrificar una de ellas, ya que si es verdad que en la biosfera del planeta millones de años atrás, la vida dependía de la reproducción “asexual”, y todo organismo era capaz de reproducir de una manera más eficiente sin el costoso riesgo y mantenimiento que requiere la reproducción sexual, entonces no hay una razón que justifique por qué evoluciono la reproducción sexual y por qué ha sobrevivido hasta hoy.

 

Según el profesor Heng, en el nivel genoma, “la reproducción sexual limita la macro evolución para permitir que la identidad de un especie sobreviva”.

 

De esta manera la diversidad que podemos observar sin el uso de teorías especulativas adicionales, es exactamente según vemos que funciona, y la sexualidad evita que la especie “A”, por morfología, se convierta en la especie “B”. Esta evidencia es desastrosa para la teoría de la evolución biológica.

 

Por lo tanto, el proceso prominente y la manera mayoritaria que podemos observar en los organismos en todo el planeta, limitan y evitan la macro evolución, pero permiten la micro evolución, que incluye los cambios pequeños por medio de las características que un organismo puede cumplir con la información genética que ya existe dentro de su ADN, para adaptarse a los cambios ambientales. En uno de sus artículos en “Science Literature” el escritor David Tyler dice lo siguiente:

 

Una y otra vez, los Darwinistas llenan las brechas de conocimiento con modelos teóricos, pero tarde o temprano, la próxima generación de eruditos académicos se darán cuenta que los Darwinistas han construido un mundo virtual que no coincide con el mundo real revelado por la investigación.”

 

Pero aún hay esperanza, en aquel quien lo creo todo, lo puso en marcha y lo sostiene hasta el final. El objetivo de este ministerio es dar las malas noticias primero, para que la buenas noticias sea una realidad verdadera y no ilusiva.

 

La Biblia dice lo siguiente:

 

Génesis 1:1 RV2000  En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

 

Juan 1:1-5 LBLA  En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.  (2)  Él estaba en el principio con Dios. (3)  Todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin El nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.  (4)  En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.  (5)  Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron.

 

Romanos 11:36 SSE  Porque de él, y por él, y en él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

 

Colosenses 1:16 SSE  Porque por él fueron creadas todas las cosas que están en los cielos, y que están en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por él y en él.

 

Hebreos 1:2 LBLA  en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo.

 

Volver Arriba...

 

 

 

Temas Científicos