% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Mutación, Mimetismo y Metamorfosis

Quisiera primero introducir varios términos de la teoría de la evolución y luego incluir otros términos conocidos para poder demostrar como los evolucionistas intentan usar términos esotéricos en sus explicaciones de cómo debe funcionar la evolución.

 

La teoría se postula como una teoría que simplemente “es”, y debe ser aceptable así como se describe, sin importancia de las inconsistencias y contradicciones en lo que se presupone ser una certitud verificada por la ciencia. Muchos aceptan esta teoría de esa manera, “tal como es”, sin evaluarla, pero la teoría en si está saturada de conceptos erróneos poco fiables, y escaza de alguna evidencia que pueda sostener y apoyar el concepto completo, por lo tanto, llevo años argumentando en su contra, ya que los puntos que expongo son obvios y deben crear una inmediata desconfianza en su viabilidad.

 

Aparentemente, los evolucionistas quieren cambiar de caballo en el medio de la carrera cuando se expone su uso de la técnica de cambio de carnada que normalmente usan en su explicación de la selección natural. La mayoría de personas con quien yo he argumentado ciertos puntos de esta teoría, comienzan su explicación con decir que la selección natural es una fuerza colectiva “externa” de la naturaleza, y por lo tanto de forma general, dicen que es la naturaleza la que selecciona. Pero luego cambian el significado del término, cual es lo que le llamamos “falacia de equivocación”, y argumentan que la decisión final es activada por una fuerza “interna” dentro de un organismo. Para una explicación más profunda sobre este tema vea “La Ilusión de un Operador Natural”.

 

Para clarificar los puntos de este argumento debo explicar las diferencias entre los tres términos importantes de la mutación, el mimetismo y la metamorfosis. También explicaré por qué el iluso término “selección natural”, usado tan orgullosamente por los evolucionistas, no describe al supuesto “operador selector” en la teoría de la evolución.

 

Además, es importante que usted entienda por qué la mutación, el mimetismo y la metamorfosis introducen problemas para el concepto de la “selección natural”.  Por la simple razón de que estas tres funciones que notamos en la naturaleza, tienen algo en común en la necesidad de cada uno de sus procesos, para que puedan funcionar adecuadamente. La teoría de la evolución necesita la “selección natural”. Sin este proceso, la teoría no puede existir.

 

¿Pero qué tal si la selección natural no

es en sí una etapa de la evolución?

 

¿Qué tal si los cambios que ocurren dentro de un organismo vivo, es por

medio de un intercambio de información que ya existe dentro del

organismo para adaptarse a su ambiente ecológico?

 

¿Qué tal si la teoría nunca ha podido probar lo que propone,

porque no hay un medio o mecanismo creativo, sino una

utilización orgánica de información pre-existente?

 

¿Qué tal si la selección natural es simplemente

un proceso de control de calidad que solamente permite

los cambios posibles regulados por la información

preexistente dentro del ADN?

 

Para establecer la base de este argumento, necesitamos revisar algunos términos mayormente usados por los evolucionistas, estos están disponibles en cualquier libro que aboga a favor de la teoría evolutiva. En adicción, incluiremos los términos que se encuentran en el título de este tema. Comencemos con una breve explicación de algunos de estos términos y así aliviar un poco la ambigüedad que notamos en la teoría de la evolución.

 

Evolución –  Todo tipo de cambio, y en la biología puede ser un cambio pequeño (micro) o un cambio grande (macro). Según la teoría de la evolución biológica (Darwinismo), este cambio es el acervo genético, o propiedad común de una población, de generación en generación por procesos tales como la mutación, la selección natural y la deriva genética.

 

Selección Natural – Según Charles Darwin, en su libro “El Origen de las Especies”, la selección natural puede ser expresada como una ley general, de la siguiente manera:

 

Existen organismos que se reproducen y la progenie hereda características de sus progenitores. Existen variaciones de características si el medio ambiente no admite a todos los miembros de una población en crecimiento.

 

Entonces aquellos miembros de la población con características menos adaptadas (según lo determine su medio ambiente) morirán con mayor probabilidad. Aquellos miembros con características mejor adaptadas probablemente sobrevivirán más que aquellos con características menos adaptadas.

 

(*Nota: La palabra clave en mis argumentos es la palabra “características”, ya que las “características” de un organismo son las que permiten o no permiten los cambios necesarios para sobrevivir en un medioambiente. Pero si las “características” necesarias no existen de forma previa en el ADN de un organismo, los cambios serán imposibles.)

 

La selección natural fue propuesta por Darwin como un medio para explicar la evolución biológica. Esta explicación parte de dos premisas.

 

1. La primera de ellas afirma que entre los descendientes de un organismo hay una variación ciegano aleatoriano determinista, que es en parte heredable.

(*Nota: aquí pueden notar una de las contradicciones, ya que pretenden decir que una variación “ciega” no es “aleatoria” y a la vez tampoco es “determinista”).

Si la variación no es aleatoria, no es por coincidencia o por accidente, entonces tampoco puede tener una razón, un propósito u un objetivo. Y si no es determinista, no es determinada, por lo tanto sin tendencia en alguna dirección para favorecer o desfavorecer a un organismo. Lo único que se puede observar es la herencia de características, pero mi argumento insiste en que un organismo hereda las características por medio de información preexistente en el ADN y los cambios observables en el ambiente del organismo son limitados por las características que le permiten hacer estos cambios.

 

La primera premisa es un ejemplo donde se imponen dos cosas que se oponen (contradicen), para tratar de cubrir todos los ángulos posibles. De esta manera, el cambio en un organismo, ni es por coincidencia, ni es por diseño, sino que se impone por una “causa desconocida” nunca identificada y demostrada por la ciencia. Un proceso solo posible cuando ellos proyectan fraudulentamente que son los únicos que lo pueden saber y que toda persona en oposición está  ciegamente en error.

 

Es autoevidente para nosotros, notar que existe una gran variedad de ambientes en este mundo, y también una gran variedad de características en los organismos que habitan en esta variedad. Si las características del diseño dentro de la genética de un organismo le permiten sobrevivir en un lugar caluroso, entonces es muy poco probable que un Camello migre hacia el Polo Norte, ya que no es diseñado para ese tipo de ambiente, o que un Oso Polar prefiera vivir en el desierto.

 

Según los evolucionistas de hoy, la selección natural es un fenómeno esencial de la evolución con carácter de ley general de Darwin y se define como la reproducción diferencial de los genotipos en el seno de una población biológica. La formulación clásica de la selección natural establece que las condiciones de un medio ambiente favorecen o dificultan. Es decir, que la naturaleza es la que selecciona la reproducción de los organismos vivos según sean sus peculiaridades.

 

(*Nota: según este concepto, aparenta que “las condiciones de un medio ambiente” son el “seleccionador”; por lo tanto, admiten que existe una influencia “externa” al organismo).

 

  2. La segunda premisa sostiene que esta variabilidad, puede dar lugar a diferencias de supervivencia y a un éxito reproductivo, haciendo que algunas características de la nueva aparición, se puedan extender en la población.

 

(* Nota: esta premisa lanza la carnada para cambiar de la influencia “externa”  a una influencia “interna”, al insinuar cambios en las características dentro del organismo).

 

Supuestamente, la acumulación de estos cambios a lo largo de las generaciones produciría todos los fenómenos evolutivos. Las variables en las condiciones del medio ambiente y las características del organismo se combinan, uniendo un proceso externo con uno interno. Lo imposible de observar y describir en esta escena hipotética de la teoría, es la capacidad de un organismo para detectar las necesidades complejas y específicas para hacer los cambios necesarios.

 

Por ejemplo, si usamos solo el sentido de visión, los patrones de la piel de un leopardo o de una cebra se notan por un observador externo, pero los propietarios de tales patrones no están consiente de su propio patrón, por lo tanto no hay manera para establecer que internamente el animal que las lleva puesta reconozca su propio patrón como si tuviera ante sí una reflexión que le indique como se ve. Solo reacciona por instinto al reconocer otros patrones externos.

 

Lo mismo con especies que usan camuflaje. ¿Cómo sabe el animal el patrón que necesita, no solo para sobrevivir, pero para mantenerse dentro del patrón o camuflaje de la misma especie? Si es como ponerse maquillaje sin un espejo, entonces una especie no pudiera adaptar un patrón específico con solo observar la naturaleza, ya que tuviera que adivinar lo que necesita y depender de la coincidencia, o de haber seleccionado un patrón correcto por accidente. Este problema no existiría si ya hay información inteligente dentro del ADN del organismo que le permita el patrón necesario para su ambiente.

 

3. Finalmente, la teoría especula que es posible que por medio de la selección natural, ocurra lo que llaman la especiación, que significa que el proceso por el que una especie se escinde en dos especies diferentes. La especiación requiere un apareamiento selectivo, el cual conlleva un flujo genético reducido, pero lastimosamente nunca se ha encontrado un animal que se encuentre en una transición entre dos o más especies diferentes.

 

La falta de especies en transición introduce un punto exclusivo en desacuerdo con la “especiación”, y con la teoría en su totalidad. Digo exclusivo, porque no lo he encontrado en ningún otro argumento, pero puede ser que exista sin mi conocimiento. La falta de especies en transición indica una descontinuación del proceso de la evolución biológica, o que la teoría es falsa. No puede ser que no exista tan siquiera un solo ejemplo, de tantos millones de especies que supuestamente se encuentran en una transformación continua, por millones de años, entre una enorme variedad de especies del planeta.

Y para empeorar la situación evolutiva, que no exista ni un solo fósil que demuestre alguna etapa de cambios de una supuesta transición. Por lo menos debe haber un ejemplo de un organismo que ha comenzado una transición, aunque sea 1% de una especie, y 99% de la especie que necesita cambiar. Continuaremos con los términos que iluminan otros problemas.

 

Mutación–  Una mutación es una alteración o cambio en la información genética (genotipo) de un ser vivo y que, por lo tanto, va a producir un cambio de características, que se presenta súbita y espontáneamente, y que se puede transmitir o heredar a la descendencia. La unidad genética capaz de mutar, es el gen que es la unidad de información hereditaria que forma parte del ADN.

 

En los seres multicelulares, las mutaciones sólo pueden ser heredadas cuando afectan a las células reproductivas. Una consecuencia de las mutaciones puede ser una enfermedad genética, sin embargo, aunque en el corto plazo puede parecer perjudicial, a largo plazo, algunas mutaciones pueden ser esenciales para nuestra existencia. Los evolucionistas proponen que sin mutación no habría cambio y sin cambio la vida no podría evolucionar.

 

Mimetismo – El mimetismo es una habilidad que ciertos seres vivos poseen para asemejarse a otros seres de su entorno (con los que no guarda relación) y con su propio entorno para obtener alguna ventaja funcional.

 

El objetivo del mimetismo es engañar a los sentidos de los otros animales que conviven en el mismo hábitat, induciendo en ellos una determinada conducta. Los casos más conocidos afectan a la percepción visual, pero también hay ejemplos de mimetismos auditivosolfativos o táctiles. Un buen ejemplo se encuentra en los insectos o serpientes que solo aparentan ser venenosos, pero en realidad no lo son. Esta apariencia altera los sentidos de otros en el medio ambiente y solo sustituye por engaño, a una especie realmente venenosa.

 

Metamorfosis – El proceso biológico por el cual un animal se desarrolla desde su nacimiento (pasado el desarrollo embrionario) hasta la madurez por medio de grandes cambios estructurales y fisiológicos.

 

No sólo hay cambios de tamaño y un aumento del número de células sino que hay cambios de diferenciación celular. Muchos insectos, anfibios, moluscos, crustáceos, cnidarios (ej. anémona de mar), equinodermos y tunicados, pasan por una metamorfosis, la cual generalmente está acompañada de cambios en el hábitat y en el comportamiento.

 

Si la selección natural no es la causa evolutiva, entonces es un proceso natural de control de calidad previamente diseñado en anticipación para la supervivencia de un organismo en una variedad de ambientes. Hacia esta conclusión apuntan todos estos términos, y la repuesta es tan simple, que muchos la han pasado por alto. Ya que cada uno requiere información preexistente para funcionar. Este es el punto crucial de este argumento.

 

Ningún funcionamiento previamente mencionado es posible

sin la información preexistente dentro del ADN.

 

No hay nada externo que se pueda detectar o identificar como un selector natural, por lo tanto el selector tiene que ser interno, y el selector de cambios “pre-existe” dentro del organismo. Mi argumento sobre este tema explica que es más probable que el selector en realidad sea sobrenatural, y que desde el exterior, inserta, la información interna pre-existente.

 

La información que compone el código que se encuentra dentro del “ADN” de un organismo, es lo que dicta y gobierna las características de cambios y las limitaciones según su diseño. Es obvio, que para que un organismo pueda detectar la necesidad de un cambio, es necesario ya tener la habilidad interna para interpretar la información externa de un hábitat en particular, que le indique al organismo qué necesita cambiar para sobrevivir. Analicen las siguientes preguntas:

 

¿No es un hecho científico que una mutación es un uso erróneo o distorsionado de la información que ya contiene un organismo que causa una alteración o cambio en su información genética?

 

¿Por qué pensar que una mutación añade información adicional de una fuente exterior, si la mutación es el resultado de la información distorsionada que ya preexiste dentro del ADN del organismo?

 

¿Cómo sabe un organismo la apariencia de otro organismo, para tratar de asemejarse lo más posible por medio del mimetismo, y así “engañar” a los sentidos de los otros animales que conviven en el mismo hábitat?

 

¿De dónde obtiene un organismo la capacidad para asemejarse lo más cerca posible a otro, y que le indica que su esfuerzo de mimetismo es exitoso o no?

 

¿No es cierto, que ya debe existir previamente toda la información genética dentro del organismo que causa los cambios de diferenciación celular, separando y produciendo todas las células necesarias para producir los cambios estructurales y  fisiológicos de una metamorfosis?

 

Las repuestas a estas preguntas obligan la utilización de la información inteligente para que cada proceso mencionado sea posible. Un cambio requiere información, y la información solo puede ser percibida por una actividad consciente, por lo tanto, estar consciente de una necesidad de cambiar, es una acción inteligente, que un organismo ya debe tener “antes” del cambio.

 

El significado que Darwin le asigna a la selección natural, tiene que ver con una interrelación de las variaciones y las características de un organismo con su medio ambiente, y que morir o sobrevivir, depende de las adaptaciones de las características del organismo. Entonces la insinuación de que la naturaleza puede seleccionar de una manera externa, es falsa, porque todo depende de la información pre-existente para poder causar una reacción interna del organismo, con el ambiente ecológico en el cual se encuentra en ese momento.

 

Es autoevidente que todos estos términos mencionados tienen algo en común, y es que, el proceso de cada uno, funciona con información interna pre-existente. La selección natural no crea nada, y no produce nueva información, y en realidad es un cambio causado por la reacción de un organismo al ambiente en que se encuentra, usando la información genética que ya posee. La mutación no produce nueva información, sino que usa la información ya disponible para generar una alteración o un cambio en la información genética pre-existente.

 

El mimetismo requiere obtener la información externa del organismo al cual se intenta asemejar, para aparentar ser el mismo por mímica. Pero como esto sería imposible sin la inteligencia necesaria para detectar una necesidad y luego 

intercambiar información por un medio externo, entonces la información para asemejarse debe ya ser parte de su diseño interno como una de las características del organismo y ya debe preexistir en su genética.

 

La metamorfosis aparenta ser un cambio de transición entre una especia y otra, pero científicamente se sabe que no lo es y no requiere millones de años para completar el cambio necesario, sino que es completada en una etapa muy corta. Una oruga se transforma en una mariposa en varias semanas, y usa la información interna preexistente para convertirse en un organismo totalmente diferente en su apariencia, en su comportamiento y en un nuevo hábitat.

 

Por lo tanto, la selección natural observada en los organismos que producen cambios, es interna e imposible que sea “evolución” según los términos de Darwin. La evolución Darwinista es una observación errónea y especulativa de los cambios que ocurren internamente en un organismo que ya tiene la capacidad para hacerlo por medio de la información que contiene su ADN.

 

Según el significado de la teoría de la evolución, la selección natural es un procedimiento imposible, ya que la informática intelectual que ejecuta cada una de las hazañas mencionadas, tiene que ser previamente implantada en el diseño del organismo.

 

Como la ciencia no puede explicar cómo llega la información dentro de un organismo por medio de un “mecanismo natural externo”, entonces no queda otra opción que usar el mismo método usado por esta teoría biológica, para formular una mejor explicación, e insinuarespecularhipotetizarteorizar igual que los teoristas científicos que abogan a favor de la teoría de la evolución cosmológica.

 

Desde luego, no sería más absurdo que lo que propone esta teoría, y decir que los cambios de un organismo causados por la presión es externa, y ejercido por un medio ambiente. Pero, solo pueden hacer cambios internos por medio de las 

características permitidas por la información originalmente inyectada de antemano, por un mecanismo sobrenatural.

 

La ideología evolutiva intenta bailar en la fiesta con dos parejas, sin comprometerse con ninguna de las dos, ya que no admite que el cambio externo observable solo puede ser posible por medio de un diseño “interno preexistente” dentro del ADN de un organismo, el cual en sí, es intencional y con un propósito específico. Vea “El Enigma del Código ADN”.

 

Esta ideología evolutiva, niega intencionalmente estos hechos porque sabe muy bien que el único mecanismo externo con la mínima posibilidad factible y razonable de poder intercambiar información inteligente internamente con todo organismo creado, es Dios.

 

Volver Arriba…

 

 

 

Temas Científicos