% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Navegación y Control

de Argumentos Pt 1

Es una bendición tener acceso a los argumentos de cristianos apologistas que han establecido el estándar de excelencia en el campo de la argumentación. Algunos argumentos existen desde el tiempo de la filosofía clásica griega, otros son modernos.

 

Encontramos entre estos, argumentos simples y otros muy complejos. La mayoría de buenos argumentos y las instrucciones para defender las premisas y las conclusiones filtran hacia el cristiano común desde un alto nivel académico.

 

Mi intención es comenzar desde un nivel básico para el cristiano común y construir hacia lo académico. El nivel del cristiano común es donde se encuentran la mayoría de discusiones teísticas, mi caso es un ejemplo. Yo comencé mi aventura apologética como evangelista en las calles, donde note la necesidad de una mejor preparación para proveer mejores repuestas a todo aquel que demande razones de mi fe (1Ped 3:15). Las recomendaciones que se encuentran en este estudio, intentan explicar los pequeños detalles de lo que pueda suceder en confrontaciones, donde no existe un moderador o reglas de debate. Estas recomendaciones surgen de una combinación de métodos usados es un abstracto de las enseñanzas de los apologistas Dr. Philip Johnson y Greg Koukl que se encuentran en capítulo 10 (Embajadores de la Argumentación) de mi libro “Defensa Juvenil-Apología Cristiana para Jóvenes”.

 

El Propósito de la Argumentación

 

El propósito de presentar un argumento no es para ganar una discusión, el propósito es exponer el error de un argumento por medio de un mejor argumento. El mundo está acostumbrado a definir la palabra argumento un poco diferente y se asocia con una forma de combate oratorio agresivo. En la realidad, los abogados, los políticos y las personas que participan en diferentes tipos de debates argumentan a diario, pero lo hacen de una forma civil y profesional muy distinta a lo que algunos acostumbran llamar un argumento, como cuando oímos a un vecino discutiendo con su esposa. Un buen argumento se distingue por tener las siguientes características:

 

a. Un argumento debe ser lógicamente válido. La conclusión debe fluir naturalmente de las premisas de acuerdo con los principios de lógica.

b. El argumento debe tener premisas ciertas, de donde se infiere la conclusión.

c. Las premisas deben ser más plausibles que los puntos contrarios que se oponen o intentan presentar una negación, y las premisas deben demostrar buena razón para pensar que son ciertas.

d. El argumento debe tener poder y profundidad de explicación.

 

Recomiendo que primero lean “Razonamiento Critico” y luego regresen a este artículo para que tengan una mejor idea de la construcción y diferentes tipos de argumentos.

 

Vamos a usar uno de mis ejemplos favoritos que contiene la falacia de ambigüedad y construir un silogismo para que noten las premisas y la conclusión.

 

Premisa mayor o primera - “Todo hombre es pecador”

Premisa menor o segunda -  “Ninguna mujer es hombre”

Conclusión – “Por lo tanto ninguna mujer es pecadora”

 

Un silogismo simplemente sirve el mismo propósito que el uso de una fórmula o ecuación en las matemáticas y así el argumento puede ser examinado en forma escrita. Usualmente cuando hablamos de evidencia, no es decir que la evidencia es equivalente a un 100% de seguridad, sino que la evidencia puede ser circunstancial y demostrar que por inferencia razonable lo que se propone es posible o probable.

 

Por ejemplo, un ateo requiere que se le demuestre que Dios existe con 100% de seguridad como si se pudiera exhibir en un laboratorio científico, pero ignora que de la misma manera él tampoco puede comprobar con 100% de seguridad que Dios no existe. Así que los dos dependemos de inferencia razonable para demostrar cuál de las dos explicaciones es la más plausible. El trabajo de todo apologista cristiano es demostrar que las creencias cristianas son mucho más ciertas que falsas y que este criterio satisface una creencia razonable de parte del cristiano. Cuando hablamos de plausible, queremos decir que lo que se propone es válido, correcto, admisible, convincente, creíble o aceptable.

 

El Preámbulo del Apologista

 

1 Peter 3:15-16 RV95  Al contrario,  santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.  (16) Tened buena conciencia,  para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores,  sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.

 

Podemos notar que debemos defender con razonamiento. La argumentación cristiana no tiene nada que ver con postulaciones de arrogancia y orgullo para ganar discusiones, o de proponer una superioridad intelectual. Somos embajadores, por lo tanto la instrucción de presentar defensa (apología) con mansedumbre y reverencia significa que nuestra defensa debe ser diplomática. Pero no significa que debemos actuar con timidez y hablar tan bajo que otros no pueden escucharnos, nuestras explicaciones deben ser hechas con confianza y asertividad. Esto significa ser humilde, pero algunos maestros enseñan un concepto erróneo de la humildad.

 

La humildad es la contrario del orgullo, y según el apologista D.L. Moody, el combustible del orgullo es la competencia, y sin algo por que competir, el orgullo no existe. Por lo tanto, la argumentación no es una competencia, y no hay una razón que justifique que el cristiano tenga que confrontar una oposición con la cabeza baja y una actitud y semblanza que asemeja la derrota. No recomiendo usar el estilo de desafío y confrontación usado por mí y otros apologistas que se describe en este ministerio, hasta que no entiendan lo siguiente primero:

 

1. El propósito del estilo desafiante y confrontador es para atraer disensión. Pero, no hay que buscar la oposición, porque aparece desde todos los ángulos.

2. Es una táctica mejor usada por medios públicos, como la web, radio, televisión, periódicos, etc.

3. El criterio que distingue su uso es básico, no se utiliza si la discusión es personal y privada o semi-privada, pero tiene buen uso en un debate, donde se sabe en antemano el tema a discutir y quien es el oponente.

4. No es necesario un tono desafiante y confrontador con todo tipo de persona, igual como no es siempre necesario reducir a lo absurdo (reductio ad adsurdum) el argumento en oposición. Su uso está a la discreción prudente del apologista, quien decide si es necesario desafiar y exponer la absurdidad del argumento. Solo hay una manera de argumentar con otro cristiano, pero muchas maneras para argumentar con no-creyentes y los que dicen ser ateos.

5. Recomiendo que el desafío se dirija al argumento, sin comentarios derogatorios a la persona, y que no se use sin practicar hasta la perfección. Pero es importante identificar los comentarios derogatorios o actitud del oponente tan pronto cruce la raya de civilidad y dejarle saber que no es aceptable.

 

Examinemos el siguiente pasaje bíblico:

2 Corintios 10:3-5 LBLA  “Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne;  (4)  porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas;  (5)  destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo,”

 

¿Cómo sería la mejor manera de presentar batalla para cumplir esta misión? ¿Cómo destruimos las especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios?

 

La rama de la teología apologética funciona como una combinación de “ajedrez” y las “artes marciales”. Se requiere pensar y estar en constante movimiento defensivo y ofensivo según el argumento progresa.

 

Se intenta defender la posición proclamada por las doctrinas cristianas, esta es la parte defensiva. A la vez intenta remover obstrucciones y obstáculos para exponer la verdad por medio de argumentos ofensivos. Pero esto no significa que nuestra intención es personalmente ofender a la persona. Si esto sucede, hemos fracasado y es posible que los que se ofendan por confrontaciones cierren las puertas para todo otro cristiano a las oportunidades en el futuro para poder compartir el evangelio.

 

El objetivo del uso de la apología por el cristiano es demostrar las discrepancias de un argumento irrazonable, para eliminar las obstrucciones que obstaculizan al mensaje del evangelio. La apología cristiana es sólo una herramienta, ninguna cantidad de razonamiento atraerá a una persona hacia la cruz del calvario sin la convicción del Espíritu de Dios.

 

Sabemos que la cruz es locura para el no creyente y que en su naturaleza, no entiende las cosas de Dios (1Co 1:18, 1Co 2:14).

 

El propósito del argumento cristiano es intentar de persuadir la mente para llegar al corazón y Dios se encarga del alma. Ningún ser humano puede conocer, entender, evaluar, analizar o creer sin primero usar su mente. Desde el jardín de Edén, la mente es el campo de batalla favorito del enemigo. La fe viene por el oír, y es uno de los sentidos por cual percibimos (Rom 10:17), que tiene por obligación que ser filtrado por la mente para evaluar la veracidad de lo que se ha entendido.

 

Jesús dice: Mateo 13:19 LBLA  A todo el que oye la palabra del reino y no la entiende, el maligno viene y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es aquel en quien se sembró la semilla junto al camino.

 

Mi experiencia como evangelista de calle me demostró que sin la habilidad de articular un entendimiento, dejamos la semilla junto al camino y no cumplimos la misión. La comunicación del apologista debe ser clara, y con preguntas directas podemos verificar si la persona entiende o no lo que estamos compartiendo. Es preferible establecer un argumento un punto a la vez, y seguir progresando punto por punto o premisa por premisa, que descargar toda la información de una vez, para que el argumento se mantenga organizado. De esta manera se evita una sobre abundancia de información.

 

La apología teológica integrada se compone de tres ramas, la rama de las evidencias, la de la polémica religiosa y la de la argumentación de presuposiciones. Presentaré estas tres de esta manera:

 

Campos Apologéticos

 

1. Evidencial- Evidencia histórica, científica, profética.

2. Polémica Religiosa- Religiones del mundo.

3. Presuposicional- Argumentación defensiva y ofensiva para exponer pre-suposiciones.

 

Vamos a examinar algunas diferencias importantes sobre la argumentación cristiano y la argumentación del mundo:

 

Combate Oratorio del Mundo vs la Apologética Cristiana

 

El mundo secular tiene una manera de discutir, pero nosotros estamos limitados por nuestro compromiso con Dios y tratamos a las personas de la misma manera que Jesús trató a toda persona que necesitaba la salvación. Vamos a repasar algunos significados usados en el arte de la argumentación:

 

1. Discusión- Comparación de opiniones.

Cuando discutimos, comparamos diferentes opiniones con otras personas. Estas no tienen que estar de acuerdo y es normal disentir. Todos tenemos derecho a una opinión y debemos siempre respetar a la persona, aunque no aceptemos sus ideas.

2. Argumentación- Explicación nuestras opiniones por medio de razones basadas en la evidencia. Un argumento debe explicar por medio de las premisas cómo es que llegamos a una conclusión lógica. Los argumentos son comunes para todo apologista.

3. Debate- Un acuerdo controlado de la argumentación en público.

En un debate abierto, es normal establecer, con anticipación, el tema, las reglas y el tiempo para cada persona. Este es el proceso usado en una confrontación pública.

 

La argumentación no se trata de una pelea de gallos o de perros pitbull. Si la argumentación se usa para pelear conceptos e ideologías en disensión, el proceso se devalúa y el cristiano se reduce al nivel del no-creyente. Cuando no existe evidencia empírica y tangible, se debe llegar a una conclusión por medio de una inferencia racional, y se debe persuadir por el razonamiento que ofrece la mejor explicación. Es mejor parar a tiempo un argumento fuera de control e intentar una continuación en el futuro, que continuar y dejar una mala percepción a la persona que se opone.

 

Estrategias y Tácticas Cristianas

 

Como cristianos, debemos siempre estar conscientes de las siguientes reglas:

 

a) Somos príncipes, embajadores y sacerdotes y no podemos romper las reglas de Dios; debemos usar nuestros frutos y dar ejemplo de paciencia y tolerancia.  

b) No podemos violar nuestra ética cristiana y la diplomacia.

c) No argumentamos por motivos de emoción, prejuicio e terquedad. Si un argumento se sale fuera de control, es un fracaso personal. Somos los únicos con la capacidad espiritual de arbitraje.

d) Siempre deje las puertas abiertas para una discusión en el futuro, no creamos enemigos, creamos interés en las personas para que deseen oír más sobre el mundo espiritual.

e) El apologista debe aprender a tomar control, se controla el ritmo, la intensidad, la aceleración y el freno para detener el argumento. Siempre en un nivel civil, y nunca permitimos que un argumento se descontrole, si es necesario, es mejor continuar otro día, dejando esa opción sobre la mesa.

 

La Estrategia Secular

 

El mundo tiene sus propias reglas, estas son algunas con las que se confrontaran en el futuro, es bueno saber esto en antemano y no tener razón por qué estar sorprendidos y fuera de balance durante una confrontación. Lo siguiente describe los motivos de la argumentación que a menudo confrontamos en el mundo secular:

 

a) La meta es ganar a cualquier costo.

b) Es normal ignorar, negar y rechazar la verdad.

c) Actuar para la audiencia al devaluar y atacar al cristiano y no a su argumento.

d) Usar la provocación y manipulación emocional.

e) Usar tácticas astutas (que pronto examinaremos).

f)  Usar principios ilógicos de razonamiento.

g) Mentir para favorecer su argumento.

 

Les recomiendo que estudien bien las Reglas de la Lógica, estos son los principios que van a usar en muchos argumentos:

 

a) Regla de Identidad

b) Regla de Tercero Excluido

c) Regla de No-Contradicción

d) Regla de Racionalidad

e) Regla de Inconsistencia

f) Regla de Causa y Efecto

 

Continúe con la segunda parte…..

 

Volver Arriba...

 

 

Temas Explicativos