% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Niveles Perceptivos  

Durante el corto tiempo de existencia en este mundo, cada ser humano se encontrara en un “nivel de percepción” rotativo durante diferentes “etapas de su vida”.

 

Estas etapas cambian con la madurez, por ejemplo, el nivel de percepción de un niño no es el mismo que la de un adolescente, y ambas difieren de la percepción de un adulto. También hay otros factores que afectan el nivel de percepción, como las creencias espirituales, y según se transforma su mente por la fe, y finalmente, como resultado, se va alterando la condición de su corazón.

 

El “nivel de percepción” depende de la “etapa de vida” especifica en cual se encuentra una persona y estas funcionan en conjunto. Estas dos forman parte de un indicador en el evangelismo y creo que es un buen indicador del estado en cual se encuentra la persona a quien se le presenta un argumento y con quien s comparte el evangelio de salvación.

 

No hablo de un examen psicológico, ya que hablo de la percepción natural de toda persona, y es fácil de detectar en una conversación, con el solo propósito de descubrir si se encuentra en una etapa de su vida que permita la percepción para aceptar el evangelio.

 

Por ejemplo en mis experiencias de evangelización, he visto una variedad de personas y diferentes situaciones, algunos adultos inmaduros, pero están tan desesperados que su percepción es alterada, y aceptarían cualquier idea que fortaleciera su esperanza. Estos buscan soluciones inmediatas. Y he visto jóvenes maduros que pueden percibir la situación de otros jóvenes, y deciden no seguir el mismo camino. La variedad es inmensurable.

 

En el libro de Isaías encontramos un ejemplo de uno de estos niveles, el profeta Isaías tiene una visión donde ocurren varias cosas y luego oye la voz del Señor que pregunta ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Y Isaías responde diciendo “Heme aquí, envíame a mí”. Luego el Señor dice lo siguiente:

 

Isa 6:9-10 LBLA  Y El dijo: Ve, y di a este pueblo: "Escuchad bien, pero no entendáis; mirad bien, pero no comprendáis."  (10)  Haz insensible el corazón de este pueblo, endurece sus oídos, y nubla sus ojos, no sea que vea con sus ojos, y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se arrepienta y sea curado.

 

Estas mismas palabras fueron citadas por Jesús y luego les explica a sus discípulos porqué comenzó a enseñar a las gentes en parábolas. Ellos le preguntan a Jesús,

¿Por qué les hablas por parábolas? (Mat 13:10).

 

Aunque muchos dicen que esto es profético (Sal 78:1,3,), Jesús le explica la razón por usar parábolas a sus discípulos de esta manera:

 

Mar 4:9-13 RVG  Y les dijo: El que tiene oídos para oír, oiga.  (10)  Y cuando estuvo solo, los que estaban cerca de Él con los doce le preguntaron sobre la parábola.  (11)  Y les dijo: A vosotros es dado el saber los misterios del reino de Dios; mas a los que están fuera, todo es hecho por parábolas;  (12)  para que viendo, vean y no perciban; y oyendo, oigan y no entiendan; para que no se conviertan y les sean perdonados sus pecados.  (13)  Y les dijo: ¿No entendéis esta parábola? ¿Cómo, pues, entenderéis todas las parábolas?

 

Una enseñanza directa puede ser entendida exactamente como es explicada por un maestro, pero una parábola requiere ser interpretada. Es una analogía que explica lo espiritual por una comparación con lo natural. Pero hasta los más sabios y los de conocimiento de las escrituras tenían problemas en entender si su percepción estaba distorsionada por causa de tratar de interpretar por medio de un concepto presuntuoso de lo natural. Este fue el caso con Nicodemo, y creo que es un buen ejemplo que debemos revisar:

 

Juan 3:1-10 SSE  Y había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, príncipe de los judíos.  (2)  Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios por maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no estuviere Dios con él.  (3)  Respondió Jesús, y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere otra vez, no puede ver el Reino de Dios.  (4)  Le dice Nicodemo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede entrar otra vez en el vientre de su madre, y nacer?  (5)  Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y de Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios.  (6)  Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, Espíritu es.  (7)  No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer otra vez.  (8)  El viento de donde quiere sopla, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde vaya; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.  (9)  Respondió Nicodemo, y le dijo: ¿Cómo puede esto hacerse?  (10)  Respondió Jesús, y le dijo: ¿Tú eres el maestro de Israel, y no sabes esto?

 

Aquí tenemos un ejemplo de un fariseo y maestro de la ley que intenta interpretar lo que dice Jesús con una presuposición natural, y no entiende el mensaje espiritual. Las preguntas de Nicodemo insinúan que lo que él entiende sería un evento imposible.

 

Si no se entiende el código, no se puede descifrar el mensaje y Jesús indica en Marcos 4:13 que el que no entienda esta parábola, no entenderá ninguna de las otras, simplemente porque todas son en el nivel espiritual.

 

Pero hay un interrogante, Jesús aparenta decir que no quiere que algunos entiendan para que no “se conviertan y les sean perdonados sus pecados”. Este punto ha sido argumentado por diferentes personas, por muchos años y con una variedad de conclusiones. Personalmente prefiero creer que el tiempo no era adecuado para todos, especialmente los gentiles y otros no-Judíos en Jerusalén. Pienso así porque después de esto Jesús le dice a una mujer Griega (Sirofenicia) que vino a pedirle que la ayudara con su hija poseída por un demonio y Jesús le responde:

 

Mar 7:27 RVG  Pero Jesús le dijo: Deja que primero se sacien los hijos, porque no está bien quitar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos.

 

Y en el libro De Mateo vemos le instruye a sus discípulos a no ir a los gentiles:

Mat 10:5 LBLA  A estos doce envió Jesús después de instruirlos, diciendo: No vayáis por el camino de los gentiles, y no entréis en ninguna ciudad de los samaritanos.

 

Pablo aparenta decir lo mismo, que el poder de Dios para la salvación de todo el que cree, es primero para Judío, y luego a todo Gentil (Rom 1:16).

 

Pablo fue llamado para una misión especial (Hechos 22:18,21) y en una visión el Señor le dice:

Apresúrate y sal pronto de Jerusalén porque no aceptarán tu testimonio acerca de mí.

 

Y continúa diciendo:

Ve, porque te voy a enviar lejos, a los gentiles.”

 

Debemos tener esto en mente cuando evangelizamos, ya que no toda persona piensa de la misma manera y cada una está en un diferente “nivel de percepción” y en diferentes “etapas de su vida”. Es muy útil usar el termómetro de prudencia y sabiduría para detectar el nivel y la etapa de cada persona para saber cómo responder (1Ped 3:15).

 

Aprendí no malgastar tiempo con personas que demostraban repudio hacia el evangelio, porque el rechazo siempre resultaba y continuar persistiendo solo enfurecía a algunos. La mayoría de personas con quien yo he hablado piensan ser suficiente buenas para no ser juzgados (Pro 16:2; 16:25; 21:2; 30:12), y por esto es necesario usar la ley de los 10 Mandamientos para que conozcan que son pecadores (Rom 3:20, 7:7), y esta es la única herramienta de ley que uso de forma apologética, porque por esta ley viene el conocimiento del pecado (Rom 3:20, 7:7), y luego el evangelio que es la gracia de Dios (1Cor 15:3,4) por medio de fe (Gal 3:

 

Algunos cristianos pensaron que yo era un “Judaizante”, o un Adventista, pero el uso de los mandamientos en el evangelismo fue usado por cientos de años (Vea “Predicadores de la Ley” y “Evangelismo Moderno”). Mi respuesta es simple, los 10 Mandamientos son autoevidentes para todo cristiano, y ya están incorporados en la ética cristiana de forma natural. Los 10 Mandamientos apuntan hacia la moralidad, no hacia ritos y ceremonias. Es obvio que no debemos tener ídolos, matar, robar, etc. Por lo tanto, me aseguro de no cruzar la línea hacia el legalismo.

 

Toda persona es cómo piensa por dentro, (Pro 23:7) y sus palabras salen de su corazón (Mat 12:34,5), siga esta pistas y sea paciente, algunas personas solo pueden alcanzar un nivel a la vez. Pero, es paso a paso que se llega al pie de la cruz. Esta es la manera de renovar la mente, poco a poco (Rom 12:2).

 

Evalúe a toda persona con quien usted

comparte el evangelio, por el bien de su alma.”

 

Volver Arriba...

 

 

Artículos