% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Ángeles Caídos, Demonios y Espíritus Pt 2 Inmundos

 

 

El gigantismo en humanos como es conocido hoy, es causado por un tumor cerebral hipofisario y básicamente es causado por cáncer. Parece obvio que la herencia genética física de sus padres angélicos de apariencia humana era defectuosa e imperfecta. Sin embargo, en el cuerpo eran humanos, ya que en Génesis 6 se les llama “hombres”.

 

Este es el momento adecuado para introducir el concepto de “demonios y espíritus inmundos”, ya que es importante saber que la ideología de los que apoyan este argumento, cree que los “demonios y espíritus inmundos” son el mismo tipo de entidad y el mismo fenómeno espiritual.

 

Esto surge de la idea que concluye, que si la continua descendencia de gigantes (Nefilim) también tuvo cuerpos humanos, entonces es razonable pensar que también podrían reproducirse con mujeres humanas. De hecho, habrían sido una pareja física y genéticamente más cercana con mujeres humanas que sus propios padres. Nada en la Biblia indica que estos gigantes (Nephilim) eran estériles. Más bien todas la biblias en el mundo dicen que fueron “hombres poderosos, valientes, de la antigüedad, hombres de renombre” y, por lo tanto, aparenta que durante el tiempo de Adán hasta Noé fueron hombres famosos, que tal vez no tuvieron problemas para conseguir esposas.

 

Igualmente, si la continua descendencia de gigantes (Nefilim), hijos, nietos, bisnietos, etc., también tomaran esposas y también tuvieran hijos, es lógico que debería haber ocurrido el mismo patrón de herencia espiritual. Habrían tenido hijos con cuerpos humanos, pero al igual que sus padres, los espíritus de los niños también habrían sido como los ángeles caídos, e inmortales. Y entonces, igual que sus padres Nefilim, los espíritus de sus hijos se habrían convertido en “espíritus inmundos, o demonios” al morir sus cuerpos mortales. Hay muchas razones para pensar que estos podrían haber sido hombres o mujeres. Esto significaría que los “espíritus inmundos o demonios” de hoy en día podrían haber tenido en algún momento cuerpos masculinos o femeninos.

 

Esto también significaría que un hombre humano podría haber engendrado hijos con una “hija” de un gigante (Nefilim). Si esto hubiera sucedido, los hijos de esa unión habrían tenido espíritus humanos de su padre y también cuerpos humanos.

 

Sin embargo, sus cuerpos habrían heredado los rasgos de deterioro genético de su madre, lo que llevaría a una esperanza de vida acortada, de cáncer y de gigantismo. Y de esta manera, con la continua mezcla, toda la humanidad podría haber tenido una vida más corta, y estar en riesgo de gigantismo, y el cáncer que hoy sabemos es la causa del gigantismo.

 

El gigantismo parece ser un rasgo raro más recesivo, mientras que la esperanza de vida acortada parece haber sido muy dominante. Esto significa que las personas con espíritus humanos eventualmente podrían haber tenido un ancestro materno que fue hija de un Nefilim, pero ellos mismos no serían gigantes, incluso si tuvieran una esperanza de vida acortada.

 

Esto se relaciona con la profecía de Eze 31, que describe un árbol gigante tan alto, y con tantas ramas altas y ramas, que superó a todo lo demás. Estos gigantes (Nefilim) son llamados “hombres” por la Biblia, por lo que sus hijos también eran “hombres” Sus cuerpos habrían sido humanos, por lo que Dios los consideró humanos. Pero si pudiéramos tomar una foto instantánea de los espíritus de todas las personas que parecían seres humanos en la tierra en ese momento, y la mirasen, ¿qué viéramos?

 

Podría ser que la gran mayoría de la población antes del diluvio tuviera espíritus inmortales originalmente engendrados y trasladados una y otra vez por estos ángeles que engendraron los gigantes (Nephilim). Mientras que solo una pequeña minoría de personas tenían los espíritus humanos mortales que fueron engendrados originalmente por Adán. Aquellos con espíritus inmortales no dormirían o fueran a un lugar temporal en la muerte como los humanos. Al no tener un destino designado y aprobado por Dios, estos espiritus se convertirían en lo que hoy conocemos como demonios, continuamente en busca de cuerpos para manifestarse en el dominio natural.

 

Al observar el simbolismo de Eze 31, parece posible que la humanidad fuera espiritualmente superada y se convirtiera en una especie en peligro de extinción, aunque no fuera de la misma raza física. Físicamente, todos tenían un cuerpo mortal, pero espiritualmente solo unos pocos tenían espíritus humanos engendrados y trasladados por originalmente por Adán, el padre natural y espiritual de toda la humanidad.

 

Todo cristiano y otras religiones que acepta el pecado original, está en acuerdo que la parte muerta de nuestra naturaleza, imputada por Adán, es espiritual. Es imposible que fuera muerte física, Adán hubiera muerto de inmediato y ese no fue el caso, ya vivió hasta tener 930 años (Gen 5:5). Pero, aunque estemos contaminados por el pecado original, Dios corrige el problema y nuestros espíritus son humanos, y descendemos de Noé y sus hijos.  

 

Este tema nos obliga a formular preguntas extremas, ya que tenemos que preguntar cuánta humanidad pura quedaba en el mundo para la época de Noé. Dios dijo que “toda carne” había corrompido su camino, y había violencia por causa de ellos.

 

Gen 6:12-13 SSE  Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.  (13)  Y dijo Dios a Noé: El fin de toda carne ha venido delante de mí; porque la tierra está llena de violencia delante de ellos; y he aquí que yo los destruyo a ellos con la tierra.

 

Si la mezcla no aceptada por Dios se produjo de esta manera, puede tener que ver con por qué Dios perdonó a Noé. Dios soluciona el problema, y sabe que la genética de Noé no estaba contaminada:

 

Gen 6:8-9 SSE  Pero Noé halló gracia en los ojos del SEÑOR.  (9)  Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, perfecto fue en sus generaciones; con Dios anduvo Noé.

 

Noé tenía espíritu humano y el capítulo 5 describe su descendencia desde Adán, sin contaminación angelical. Por lo tanto, sus tres hijos también tenían espíritus humanos, por lo que toda la humanidad que iba a seguir después del diluvio también tendría espíritus humanos. Pero aparentemente, mientras Noé era perfecto en sus generaciones, ni su esposa ni las nueras eran perfectas en sus generaciones.Esta sera la razon por haber gigantes “después de la inundación”.

 

Las ocho almas en el arca eran todas humanas, incluida la esposa y las nueras de Noé. Sin embargo, el hecho de que la humanidad haya descendido a 120 años de vida varias generaciones después del diluvio, y el gigantismo haya aparecido en sus descendientes, como es notable en la conquista de la tierra prometida, muestra que no todos en el Arca fueron perfectos en sus generaciones. La Biblia solo menciona a Noé, como ser perfecto en sus generaciones.

Ya que tenemos una idea del argumento sobre la distinción entre los ángeles caídos y de donde vienen lo que muchos hoy llamamos demonios. Podemos proceder con lo que dice la Biblia sobre los demonios y los espíritus inmundos.

 

Comenzaremos con lo que ya sabemos sobre los demonios. A los demonios a menudo se los llama “espíritus inmundos” y generalmente se los menciona en relación con alguien a quien se demoniza, y el demonio habla a través de esa persona. Los demonios no aparecen ellos mismos en forma corporal, pero las interacciones con ellos siempre involucran el cuerpo de una persona o un animal por el que están trabajando y manifestando. Mateo 12 indica que cuando un “espíritu inmundo” no está dentro de un cuerpo poseído, anda en busca de reposo, pero no es exitoso, y aparenta que está más cómodo dentro de un cuerpo.

 

Mat 12:43 SSE  Cuando el espíritu inmundo ha salido del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla.

 

Mat 12:44-45 SSE  Entonces dice: Me volveré a mi casa de donde salí; y cuando viene, la halla desocupada, barrida y adornada.  (45)  Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y son peores las postrimerías del tal hombre que las primeras. Así también acontecerá a esta generación mala.

 

Muchos que apoyan esta distinción entre ángeles caídos y demonios, sugieren que la teoría se entiende mejor usando una comparación de la unión hipostática de Jesús. Es un poco más fácil entender de dónde vienen los demonios, si primero entendemos algunas cosas acerca de Jesucristo y de la reproducción humana.

 

Jesucristo fue el único hijo “engendrado” de Dios, y la Biblia enseña que él es a la vez completamente hombre y completamente Dios. Jesucristo fue concebido por el Espíritu Santo, que es Dios, y el Padre de Jesús es Dios el Padre. Jesucristo, mientras es hijo de Dios, también es Dios mismo. Pero Jesucristo también es el hijo de María, una mujer humana, y por lo tanto, Jesucristo también nació como todo ser humano. Según la doctrina trinitaria, Dios el Padre es espíritu, y obviamente el Espíritu Santo es espíritu.

 

Juan 4:24 SSE  Dios es Espíritu; y los que le adoran, en Espíritu y en verdad es necesario que adoren.

 

Jesús nos dice que un espíritu no tiene carne ni huesos:

 

Luc 24:39 SSE  Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; que un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.

 

Como Dios el Padre es un espíritu, Él no tiene un cuerpo hecho de carne y huesos, por el cual Jesús si podría ser físicamente mitad Dios en Su propio cuerpo. De hecho, Jesucristo es la “imagen del Dios invisible” (Col 1:15). Y entonces se puede decir que Jesucristo es la única persona de Dios con un cuerpo físico.

 

Pero está claro que Jesús participó tanto como cualquier hombre en carne y sangre:

 

Heb 2:14 SSE  Así que, por cuanto los hijos participan de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,

 

Esto significa que Jesús tenía un cuerpo que era completamente humano, de carne y hueso, tanto como cualquier hombre humano normal. Y la Biblia dice que Jesucristo vino en carne (2Jn 1: 7) y era un hombre (1Tim 2: 5).

 

¿Es Jesucristo espiritualmente un hombre, o es espiritualmente Dios? La doctrina cristiana especifica que espiritualmente Jesucristo es Dios. No podemos considerar que Jesús sea mitad Dios espiritualmente y mitad hombre espiritualmente, ya que esto lo haría completamente ser menos Dios. Jesucristo es Dios, y vino de arriba, existiendo eternamente, y aún sin nacer físicamente es antes que Abraham, y es el creador de todas las cosas (Juan 8:23, 8:58, Juan 1:3,10). Y la Biblia enseña que en Él habita toda la plenitud de la Deidad, pero corporalmente:

 

Col 2:9 SSE  porque en él habita toda plenitud de la Divinidad corporalmente,

 

Lo que establecemos como “Unión Hipostática”, es creer que Jesucristo es Dios y hombre completo a la misma vez y en el mismo sentido, y es una doctrina cristiana básica y esencial, para la fe cristiana. Es importante entender que Jesucristo tenía un cuerpo completamente humano, como cualquier otro ser humano. Pero Jesús también es completamente Dios, y se puede entender que esto fue en el sentido espiritual, y que espiritualmente Jesús es completamente Dios. Jesús no es como cualquier otro hombre cuando se trata de su espíritu, o medio hombre y medio Dios espiritualmente, sino que su espíritu es el de Dios.

 

Esto indica que el espíritu de Jesús fue únicamente de Dios el Padre, con respecto a la reproducción y la concepción virginal por el Espíritu Santo. Esto es interesante ya que la Biblia dice que Jesucristo es el único hijo “engendrado” de Dios.

 

1Jn 5:1 SSE  Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y cualquiera que ama al que engendró, ama también al que es nacido de él.

 

El “aliento de vida” dado por Dios a Adán en Génesis 2: 7 es el “espíritu” que da vida, el espíritu de la vida en el hombre es el espíritu del hombre. Sin la participación de Dios con el espíritu del hombre, no existe vida, por lo tanto el hombre muere. Pero mientras Dios esta con el espíritu del hombre, el hombre vive. El punto es que el hombre que está vivo, está atado a Dios, quien tiene el espíritu, quien da el “aliento de vida”,  dando vida, igual como Dios le dio vida a Adán. Job dice que el aliento del Todopoderoso le había dado vida, pero aun así, el único momento en que se documenta que Dios le ha soplado vida a cualquier hombre es cuando Dios creó a Adán.

 

La Biblia solo documenta que Dios había hecho esto una sola vez, con Adán. Sin embargo, Job indica que también tiene el aliento del Todopoderoso. Si seguimos el sentido de esta teoría según el contexto de lo que dice Job, tendría sentido que de alguna manera el “aliento de vida” se hereda, y se transmite a través de la reproducción, y que pasó de Adán a través de sus hijos, hasta llegar a Job.

 

Job 27:3 SSE  que todo el tiempo que mi alma estuviere en mí, y hubiere hálito de Dios en mis narices,

 

Job 33:4 LBLA  El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me da vida.

 

Debemos mantener fresco en nuestras mentes, el hecho de que Dios dice de inmediato en el capítulo de Génesis 6 que su espíritu no contenderá (deen en hebreo), con el hombre para siempre. Esto significa que no gobernará, no ejecutara, no ministrara juicio, y establece un límite de 120 años.  

 

Gen 6:3 SSE  Y dijo el SEÑOR: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.

 

¿Cómo podría el “aliento de vida” o espíritu pasar a través de la reproducción? La Biblia dice que lo que causa la vida, y da vida al cuerpo, está en la sangre (Lev 17:11). Pero en la Biblia hay algo adicional en 1Cor 11 muy interesante que se relaciona con la teoría de este tema:

 

1Co 11:8-12 SSE  Porque el varón no es sacado de la mujer, sino la mujer del varón.  (9)  Porque tampoco el varón es creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.  (10)  Por lo cual, la mujer debe tener potestad sobre su cabeza, por causa de los ángeles.  (11)  Mas ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón, en el Señor.  (12)  Porque como la mujer salió del varón, así también el varón nace por la mujer; todo, sin embargo, sale de Dios.

 

Sabemos que lo que causa la vida es el “aliento de vida” o “espíritu”. Y que de alguna manera el “aliento de vida” o “espíritu” debe funcionar en conjunto con, o estar en si en la sangre. Como tal, hay una conexión que la Biblia establece entre el “aliento de vida” o “espíritu” y la sangre del cuerpo físico. Se entiende que un niño se forma a partir de una contribución genética de ambos padres en el proceso de reproducción. Quizás el “aliento de vida” o “espíritu” esté ligado a la contribución del padre en la reproducción.

 

Dios especifica que las personas se reproducen a través de la multiplicación, diciendo: “Sed fecundos y multiplicaos” (Gen 1:28). Pero, ¿qué se entiende por multiplicación? Dios nos da una demostración de multiplicación, en la manera que hizo a Eva de la costilla de Adán (Gen 2:21-22). La costilla en sí contiene sangre en la médula y la vida del cuerpo está en la sangre.

 

Dios no soplo su “aliento de vida” o “espíritu” en Eva para que se convierta en un alma viviente. Tampoco se ha registrado que Dios haya repetido este proceso con Caín, Abel, Set o cualquiera de sus hijos. Dios sopló el espíritu de la vida en Adán, quien se convirtió en un alma viviente, y la Biblia documenta que Dios lo hizo solo una vez, con Adán.

 

Entonces Adán tenía un espíritu y un alma y estaba vivo. Obviamente, los hijos de Eva y Adán estaban vivos y tenían almas vivientes también, aunque no se documenta que Dios haya soplado su de aliento de vida en ellos. Por lo tanto, Eva fue creada por “multiplicación” de una costilla de Adán y hereda el cuerpo y espíritu de Adán por transferencia.

 

Sin embargo, hemos visto en Job que el aliento del Todopoderoso le había dado vida (Job 33: 4). Todo esto indica que Dios puso el aliento de la vida, el espíritu, en Adán, y de alguna manera este espíritu se multiplicó a todas las demás personas desde Adán. Ya sea por la costilla de Adán en el caso de Eva, o mediante la reproducción con sus hijos, que la Biblia llama “multiplicación”, y parece que se transfiere el aliento de la vida de Adán a todas las personas.

 

Entonces tiene sentido que cuando Dios hizo a Eva, Él no solo multiplicó su cuerpo del cuerpo de Adán, sino que también Dios multiplicó su espíritu del espíritu de Adán. Como una semilla que crece, y luego también se convirtió en un alma viviente individual, ya que tenía un cuerpo y espíritu (el aliento de la vida) que se encuentra en la sangre. Y esto fue por medio del proceso de “multiplicación”.

 

A partir de ese punto, ocurriría lo mismo con Adán y Eva multiplicándose para tener hijos, a través del proceso natural que Dios estableció. Esto significa que durante la reproducción, el nuevo espíritu, aliento de vida, que cada niño tiene, se multiplica y crece a partir de una pequeña semilla del “aliento de vida” o “espíritu” de la generación anterior.

 

Esto no niega que Dios forme a cada persona en el útero (Isa 44: 2,24), es más, estoy totalmente en acuerdo que este es un punto crucial de la teoría, ya que el plan de Dios no incluía que los ángeles engendraran sus propios hijos. Esta es la razón porque los espíritus de estos nefilim sean “inmundos”. Al no ser aprobados por Dios como parte de Su plan, no tienen parte del “aliento de vida” o “espíritu” original y son invasores y considerados “impuros”.

 

Los que apoyan esta teoría creen que los “espíritus inmundos” y “demonios” son diferentes términos usados para identificar la misma entidad. En algunos pasajes bíblicos vemos que se usan ambos términos, “espíritu inmundo” y “demonio” de forma intercambiable, como significado de la misma entidad.

 

Luc 4:33 SSE  Y estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de un demonio inmundo, el cual exclamó a gran voz,

 

El punto de la formación de Dios es sumamente importante, porque así lo diseño Dios y los materiales de construcción, la semilla, ya está en su lugar para que Dios construya, no solo en lo que se refiere a multiplicar un nuevo cuerpo, pero a multiplicar un nuevo espíritu también. Todos los bebes se multiplican de la genética que ya existe en el padre o la madre. Por lo tanto, en la Biblia, siempre es el padre quien engendra al bebe, igual como fue Dios el Padre quien engendró a Jesucristo.

 

Si solo el padre es quien contribuye con el espíritu que le da vida al bebe, esto podría explicar por qué la Biblia dice que un bebe es “engendrado” solo por su padre. Y este ingrediente esencial para un bebe vivo también se equilibraría con la mayor contribución de la madre en el embarazo. Solo la madre puede pasar por un embarazo, y “él bebe nace por medio de la mujer”, y se transfiere lo esencial “físico”, tal vez de la misma manera que el padre puede transferir el “aliento de vida” o “espíritu”, y esto es lo que significa que el padre “engendra” al hijo.

 

Esto nos provee una explicación clara de lo que significa 1Co 11:12, que el ser humano es engendrado por el padre, pero nace por medio de la madre:

 

1Co 11:12 SSE  Porque como la mujer salió del varón, así también el varón nace por la mujer; todo, sin embargo, sale de Dios.

 

Todo lo creado surge de Dios, todo lo espiritual y todo lo físico. La frase hebrea usada en 1Co 11:12 es nace (dia) la mujer, es decir, “a través o por medio” de la mujer”.

 

Cuando se entiende lo que hemos cubierto sobre la multiplicación, tendría sentido que el espíritu en estos descendientes hubiera venido únicamente de sus padres los ángeles pecadores. La diferencia es que los ángeles son espíritus inmortales, y el espíritu que se transfiere por un ángel no es igual que el transferido por un ser humano. Al usar a Adán como ejemplo de rasgos espirituales inherentes que pasan únicamente del padre al hijo, tendría sentido que la descendencia de estos ángeles también tuviera espíritus inmortales y espíritus de ángeles, provenientes únicamente de sus padres que eran ángeles.

 

En el aspecto físico, los cuerpos de los “Nefilim” fueron una combinación de sus madres humanas y padres angélicos y resultan en un aspecto humano, y por eso se definen como “hombres” en Génesis. Aparentemente, estos ángeles mensajeros tenían cuerpos espirituales, pero al tomar una forma física y apariencia humana, para poder engendrar, fue necesario que sus cuerpos tuvieran el ADN y las cromosomas que eran casi idénticos a los humanos.

 

Conclusión:

Al analizar lo que dice la Biblia sobre el tema de estos ángeles caídos en el abismo y en cadenas, no es muy razonable solo ignorarlo en su totalidad porque no nos gusta, porque no lo entendemos o simplemente ignorarlo como si no existiera alguna manera de explicar lo que la Biblia dice que sucedió en Génesis capítulo 6.

 

Yo he formulado una conclusión simple, y con lo que ya hemos revisado, diría que si todo lo existente fue planificado por Dios, entonces los ángeles que abandonaron su dominio angelical para tratar de vivir aquí en la tierra cómo los seres humanos que estaban supuestos a proteger, produjeron la descendencia conocida como “Nefilim”, sin aprobación, licencia o permiso de Dios.

 

Al morir estos seres, y toda la descendencia con genética y transferencia espiritual de estos ángeles transgresores (hijos, nietos, bisnietos, etc.), sus espíritus quedan como vagabundos en la tierra (inmundos), ya que no tienen autoridad para entrar al dominio espiritual, igual como lo pueden hacer los espíritus de los seres humanos.

 

Dios dice en Génesis 6:5 que la malicia de los hombres era mucha sobre la tierra, y que todo el intento de los pensamientos del corazón de ellos ciertamente era malo todo el tiempo. Igualmente, los espíritus de estos entes producidos sin la participación del Dios todopoderoso, continúan siendo lo más malvado posible. Según la Biblia, ellos conocen su destino (Mar 1:24) y odian a toda la humanidad y la seguirán poseyendo y causándole daño hasta que llegue el día de juicio de Dios.

 

 

Volver Arriba…

 

 

 

 

 

Temas Problemáticos