% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Las Pléyades, Orión y Arcturo

 

Job 38:31-32 SSE  

¿Detendrás tú por ventura las delicias de las Pléyades, o desatarás las

ligaduras del Orión?  (32)  ¿Sacarás tú a su tiempo los signos de los cielos, o guiarás el Arcturo con sus hijos?

 

Algunas estrellas aparentan estar juntas cuando miramos hacia el cielo, pero en realidad están a diferentes distancias, una puede estar más cerca, aunque aparenta estar al lado de la que está más lejos.

 

Otras estrellas forman parte de grupos llamadas constelaciones, que son juntadas y viajan juntas por causa de la fuerza de gravedad. Algunos teólogos dicen que el libro de Job fue escrito alrededor de 1657 antes de Cristo, y significa que alrededor de 3700 años atrás cuando no existían telescopios y satélites no se podía distinguir la diferencia entre las estrellas individuales que desde la tierra aparentan viajar juntas, de las que en realidad forman una constelación.

 

Pero esta información ya estaba documentada en la Biblia en la era de Job, y Dios le había proveído información sobre la existencia de estas constelaciones. Vamos a examinar estas tres que aún son conocidas hoy por el mismo nombre que aparece en la Biblia. Dios hace una declaración sobre dos constelaciones estelares, y también de una gigantesca estrella que es acompañada por otras más pequeñas. Al examinar esta información astronómica veremos que hace poco la ciencia ha confirmado algo que Dios dijo hace más de 3700 años. Dios está hablando específicamente de las estrellas que forman el cinturón de la constelación de las Pléyades.

 

Echemos un vistazo a la primera constelación de las Pléyades.

 

 

Pléyades

 

Dios le pregunta a Job: ¿Puedes tú atar las cadenas de las Pléyades?

 

Es como si Dios estuviera preguntando: “Oye Job, crees que puedes mantener las Pléyades juntas? Bueno, yo sí puedo hacerlo.”

 

Nuestro Sol es una estrella, y sabemos que las estrellas en realidad son soles de diferentes tipos y clases. La constelación de las Pléyades representa solo 7 estrellas, pero en realidad es una agrupación de 250 soles. Y las fotografías de la NASA actualmente revelan que estos 250 soles ardiendo en este grupo viajan todos juntos en una dirección común.

 

Isabel Lewis de Observatorio Naval de los Estados Unidos nos dice que los astrónomos han identificado 250 estrellas como los miembros reales de este grupo, todas compartiendo un movimiento común y viajan juntas por el espacio en la misma dirección.

 

Lewis dice que están “en camino hacia adelante juntos a través de la inmensidad del espacio.” El Dr. Robert J. Trumpler dice que más de 25,000 medidas individuales de las estrellas que forman las Pléyades están ahora disponibles, y estas mediciones confirman que todo el conjunto de estrellas está viajando en una dirección hacia el sureste.

 

Las estrellas de las Pléyades son como una especie de grupo de pájaros, volando juntos hacia una meta lejana. Esto suena muy parecido a lo que Dios describe en el Libro de Job.

 

Dios luego habla específicamente sobre las tres estrellas que forman el cinturón de la constelación de Orión.

 

 

Orión

 

Estas estrellas parecían estar fijas en nuestro cielo, rígidamente alineadas para formar una línea recta. Sin embargo, Dios le pregunta a Job:

 

“¿Crees que puedes aflojar esta banda?

¿Puedes desatar las cuerdas?”

 

Dios parece hacer un reto contrario a lo que le pregunta sobre las Pléyades. Dios le da un ejemplo a Job del control que tiene sobre las cosas que Él creo. Para nosotros en la Tierra, aparenta como si la banda de estas estrellas es fija, el astrónomo Garrett P. Serviss, escribió sobre las bandas de Orión en su libro “Curiosidades del Cielo”.

 

Hoy sabemos que este grupo está compuesto por una línea recta y casi perfecta de estrellas hermosas que son igualmente espaciadas. Sin embargo, en el transcurso del tiempo, las dos estrellas de la derecha, “Mintaka” y “Alnilam”, se aproximan entre sí y formaran en el futuro una estrella doble a simple vista, pero la tercera estrella, “Alnitak”, se aleja hacia el este y en el futuro la banda ya no existirá más.

 

En otras palabras, una estrella se mueve en una dirección determinada a una cierta velocidad, la segunda se mueve en una dirección diferente a una diferente velocidad, y la tercera va en dirección opuesta y a una tercera velocidad. De hecho, las estrellas de Orión están viajando su propio curso, independientemente de las demás. A medida que pasa el tiempo, esta banda de estrellas se aflojara, exactamente como Dios le dijo a Job.

 

Por último, echemos un vistazo a la constelación de Arcturo:

 

Arcturo / Osa Mayor

 

Arcturo es el nombre en español, los astrónomos la conocen como “Arcturus”. El nombre Arcturo aparece en las Biblias Las Sagradas Escrituras y en La Reina Valera 2000. En La Reina Valera 95. En La Biblia de Las Américas dice Osa Mayor y la Osa con sus hijos. Dios le pregunta a Job:

 

“¿Puedes tú guiar a Arturo con sus hijos?”

 

Arcturo aparenta estar fija en el cielo, pero Garrett P. Serviss escribió que Arturo es uno de los grandes Soles en el universo, y es una estrella fugitiva cuya velocidad de vuelo es alrededor de 257 millas por segundo. Según los astrónomos, Arcturo es miles de veces más masivo que nuestro Sol, cual viaja a sólo 12 ½ kilómetros por segundo.

 

Incluyo la siguiente imagen para que tengan una idea del tamaño de “Arcturus”:

 

Arcturo – Comparacion

 

La Tierra sería totalmente invisible en esta comparación, el planeta Júpiter a la izquierda extrema seria del tamaño de 1 píxel, el segundo punto color naranja de izquierda a derecha es nuestro Sol. Arcturo está a la derecha extrema, noten la diferencia en tamaño y masa entre Arcturo y las estrellas Pollux, Sirius y nuestro Sol.

 

Charles Burckhalter, del Observatorio de Chabot, (citado en el libro “Mundos Maravillosos”) dice que la alta velocidad de Arcturo la coloca a una muy pequeña clase de estrellas que al parecer son una ley para sí mismos. Arcturo aparenta ser una estrella prófuga, renegada, rebelde y descontrolada, ya que la atracción gravitacional combinada de todas las estrellas a su alrededor no la pueden detener o incluso desviarla de su trayectoria.

 

Cuando el señor Burckhalter se dirigió al libro de Job, lo estudió a la luz de los descubrimientos modernos e hizo una declaración que ha atraído la atención mundial, Burckhalter dice lo siguiente:

 

“El estudio del Libro de Job y su comparación con los últimos descubrimientos científicos me ha traído a la convicción de maduración que la Biblia es un libro inspirado y fue escrito por aquel quien hizo las estrellas.”

 

Estos hechos científicos registrados en el libro de Job relacionados con las constelaciones Pléyades, Orión y Arturo anticipan los descubrimientos científicos por 3,700 años. Los científicos descubrieron estos hechos sorprendentes al principio del siglo 20, sin embargo están documentados en el libro de Job desde un tiempo que muchos consideran prehistórico, incivilizado y totalmente ignorante de todo lo que se considere hoy como científico.

 

La ciencia del siglo 20 ha confirmado que la palabra de Dios documentada en la Biblia es precisa y verídica. No debe ser sorprendente para los creyentes, que estos datos científicos se encuentren en la Biblia por miles de años, para ser descubiertos cuando la tecnología alcanzara la capacidad necesaria para verificar que lo que Dios le dice a Job es una realidad y no un mito o leyenda. Grande y poderoso es nuestro Dios viviente quien controla y sostiene millones de millones de fenómenos como estos, que existen en millones de millones de galaxias del cosmos.

 

Volver Arriba…

 



 

Temas Científicos