% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Posibilidades Desconocidas

Existe una variedad de teorías que hablan de “posibilidades de cosas desconocidas”, estas teorías hablan de Oscilaciones, Fluctuaciones, Inflaciones, Hilos o Cuerdas Cósmicas de la física Cuántica, Múltiples Dimensiones y Universos, y finalmente una teoría que requiere una Singularidad Cónica, con una punta de inicio de donde surge una gran explosión conocida como la teoría Big Bang.

 

Pero el problema es que una “posibilidad” no es lo mismo que una “ciencia verificada por el método científico”.  

 

Y hay otro problema, ya que todas estas teorías son distintas, sabemos por medio de los principios básicos de lógica, que todas no pueden estar en lo cierto, porque dos o más conceptos o ideas que se oponen, no pueden ser verdad a la misma vez y en el mismo sentido. Es posible que todas estén equivocadas, pero es imposible que todas sean ciertas.

 

¿Entonces cuál de estas teorías estaría más cerca a la verdad?

¿Cuál ofrece la mejor explicación?

 

Mi repuesta es ninguna, porque todas quedan fuera del alcance de una explicación completa que justifique que lo se teoriza sea una verdad. Aunque más adelante explicar porque la teoría del “Big Bang” es la teoría que ofrece más evidencia para poder verificar, pero expone solo algunos datos científicos y no todos los que postula la teoría.

 

No expongo mi opinión porque no me gustan estas teorías o por alguna razón emotiva, ni por un salto a un juicio apurado o por alguna inclinación discriminante. Mi conclusión no tiene nada que ver con algo personal, sino que viene de una muy cuidadosa deducción razonable al analizar cada una y en este artículo explicare porque.

 

Comenzare con decir que cuando la ciencia se rebaja a hacer hipótesis de posibilidades desconocidas, sobrepasa los límites del verdadero propósito de la ciencia, que es definir, describir, identificar, y verificar todo “fenómeno natural”.  Pero hoy es muy común notar el atrevimiento de cruzar la frontera de lo que verdaderamente es ciencia, hacia lo “metafísico y sobrenatural”. Estos son ambientes filosóficos y teológicos, donde la ciencia no pertenece. No me debo quejar de este hecho, ya que en realidad estas teorías se acercan a favor de lo que yo argumento. Cada una de estas teorías propone la existencia de una fuerza o fenómeno “impersonal”, igual al magnetismo, la gravedad o la electricidad, y yo propongo que la fuerza o fenómeno es ser, “personal” porque es Dios.

 

La palabra ciencia en sí significa conocimiento, y sería contradictorio decir que un proceso científico responsable por definir, describir, identificar, y verificar un fenómeno natural, descienda al mismo nivel de la pseudo-ciencia, de adivinanzas sin confirmación, como las usadas en una línea síquica.

 

Digo esto porque una hipótesis está más cerca de una opinión personal y no a un método de procedimiento científico. Una teoría es relativa a una hipótesis y cuando se mezcla con el poder de la imaginación para insinuar “posibilidades desconocidas”, se reduce y se postula al borde de la ficción.   

Lo triste y lastimoso del uso liberal de la hipótesis para reemplazar lo que por cientos de años hemos llamado ciencia, es la obvia demostración que a ninguno de estos teoristas les importa la verdad. Y al ignorar el procedimiento científico, han disminuido la credibilidad de lo que hoy enseñan académicamente como ciencia. Esto es lo que han hecho con el método científico aceptado por muchos años por las mismas personas de la ciencia, de la observación, hipótesis, predicción, experimentación, repetición, falsificación y conclusión.

 

La sociedad moderna ha permitido que personas que quieren evitar la “posibilidad de la existencia de Dios”, inventen todo tipo de “posibilidades alternas”.Estos hombres de la profesión científica deciden postrase ante una religión metafísica y arrastrar la rama de la ciencia con ellos al mismo nivel que estaba cuando se creía que la tierra era plana”. Su propósito es construir una apariencia de verdad, disfrazando sus especulaciones como ciencia valida.

 

El Argumento Metafísico describe 7 de estas teorías que se han hecho populares por propaganda y no por su validez científica. En el argumento se explica de forma básica lo que presupone la Teoría de Oscilación, la Teoría de Fluctuación en Vacío, la Teoría de Inflación Caótica, la Teoría de Hilos/Cuerdas Cósmicas de la Física Cuántica, la Teoría de Múltiples Dimensiones y Universos, la Teoría  de la Singularidad redondeada, y la Teoría del Big Bang.

 

El problema con todas estas es que presuponen en antemano la “preexistencia” de algún tipo o clase de fenómeno, de sustancia, o de fuerza “desconocida” para los científicos, pero cual yo llamo “Dios”. Por su puesto, que estos tienen que existir “antes” de la existencia de este universo. Si existen hilos, quarks u otro tipo de sustancia que sirva como base fundamental de algún fenómeno, entonces el argumento resbala hacia atrás sin algún progreso hacia delante. ¿Por qué? Simplemente porque se tiene que explicar de dónde vienen estas sustancias y de donde viene la energía para que puedan funcionar de la manera en que presupone la teoría.

 

Pero en ninguna de estas teorías hay una clara explicación de cómo llego a la existencia el presumido fenómeno, la sustancia, o la fuerza de energía para que luego pueda generar el universo en que vivimos a la existencia, y pretenden estar insultados cuando se les acusa de formular especulaciones de fantasías. Así que por lo más compleja que sea la teoría, finalmente se reduce a un razonamiento circular que intenta proponer que el fenómeno, la sustancia, o la fuerza son responsables de producirse por sí mismo.

 

Los Neo-Darwinistas modernos, solo disparan repuestas de frustración cuando se pregunta si estas cosas que ellos presuponen que existen tienen una pre-disposición, que requiere una intención de existir, ya que esto indicaría que todas estas cosas tienen que ser acompañadas de una voluntad para predeterminar en antemano lo que quieren hacer. Ellos le asignan ciertos atributos imaginarios a cosas que ellos mismos desconocen, que no pueden observar o pueden detectar.

 

¿Por qué se molestan tanto por las preguntas bien formuladas?

 

Porque saben que las facultades que ellos predican solo pueden venir de una fuente inteligente, y no hay ejemplos de inteligencia que no origine en una mente. No estoy hablando de inteligencia artificial, porque la  inteligencia artificial necesita ser programada por un ser humano por medio de la inteligencia de su propia mente. Me refiero al tipo de inteligencia que surge de una propia fuente original, no de inteligencia transferida.

      

Muchas de estas teorías han perdido velocidad y fervor con el tiempo al estrellarse con los formula tales preguntas y como pueden notar yo soy uno que no le he dado mucho espacio para respirar desde que comencé el ministerio de ApóLogos. Si no tienen repuesta, lo deben admitir y no continuar con excusas.

 

Estoy seguro que muchos de los que han visitado este sitio no son científicos por oficio, yo tampoco lo soy. Y también estoy seguro que ustedes pueden imaginar que una Oscilación, una Fluctuación, o una Inflación, requiere alguna energía que la genere, e igualmente algún espacio para poder oscilar, fluctuar o inflar. Si estos fenómenos producen su propio espacio y energía, entonces: ¿Cuál es el origen de existencia de cado uno de estos fenómenos, ya que todos son diferentes?

 

No hace falta ser científico para saber que unos supuestos Hilos o cuerdas Cósmicas de la teoría “M” postulada por la física cuántica, requiere una fuente de energía pre-existente, y la necesita en un ambiente donde las leyes de física que conocemos no existen. Esto sugiere que existen otras leyes sobrenaturales para administrar lo que sucede en una supuesta dimensión que genera a nuestra dimensión a la existencia.

 

Pero un mayor problema para estos teoristas es que si no pueden explicar la fuente de energía que permita la función de estos fenómenos, todas estas teorías se “descomponen”, porque todas requieren un tipo de fuerza para funcionar. Ya sabemos de los números imaginarios de Stephen Hawking, así que la única que ha sobrevivido y hoy es la más popular, es la teoría del Big Bang.

 

Esta teoría es la más aceptada por la comunidad científica de ambos lados, ya que existen cosas innegables en el cosmos. Existe suficiente evidencia por medidas de radiación residual, de red shift que demuestra movimiento en el cosmos y las calculaciones de expansión del universo al observar que toda galaxia se aleja de su vecina.

 

Sé que dije que ninguna de estas teorías se encuentra cerca a la verdad por no poder explicar el “origen” del universo, pero todas discuten la existencia actual del universo. Pero, describir una existencia actual no es lo mismo que describir de donde salió,  y esto es lo que nos debe interesar, “el origen, el comienzo, el principio, el génesis de todo lo existente”. También propongo que ninguna ofrece la mejor explicación de porqué existe algo en lugar de nada. El Big Bang solo demuestra que algo estallo, y es fácil proponer que fue una energía similar a la luz, ya que es posible que sea la energía la luego se convierta en materia, y según Einstein, la materia es solo energía almacenada “E=MC2).

 

La teoría del Big Bang solo puede explicar la expansión del universo y este término explosivo tan popular hoy vino después, para explicar que la explosión ocurrió en algún punto desde donde comenzó la expansión. Pero aunque sea la más aceptable, la teoría del Big Bang también es incompleta, ya que no tiene una explicación de origen cuando se trata de la singularidad necesaria para causar una explosión, y especificar “que” y “como” “algo” exploto cuando aún no existe nada.

 

Sé que los evolucionistas dicen que había una singularidad, antes de la explosión, y piensan que es la única repuesta necesaria y toda persona es responsable de conectar los puntos por su propia cuenta para tapar la brecha y llegar a la absurda conclusión que una singularidad significa lo mismo que “nada”. No tiene sentido que una singularidad se forme en un vacío de la “nada”, ya que dentro de la “nada”, no hay ni un vacío, porque no puede haber “nada” dentro de la “nada”.

 

¿O es nada, o es algo?

 

Esto elimina de inmediato la errónea proposición que transmiten por televisión que postula que primero hubo una nube de polvo, porque las mismas preguntas aplicarían, ¿De dónde vino el polvo? ¿Que lo produjo y como fue comprimido hasta el punto de formar una singularidad sin materia, energía o espacio?

 

Esta teoría deja mucho que desear cuando se trata de una explicación que no sea ambigua, porque si sabemos que el universo se expande y va hacia algún lugar, entonces es obvio que debe haber comenzado desde un estado menos expandido y tienen que ir expandiendo hacia una dirección desde algún punto de origen. Al retroceder tendríamos que lógicamente llegar al punto de inicio donde comenzó la expansión.

 

Una ilustración de una singularidad cónica pareciera como un embudo, o un triángulo invertido, la parte ancha es donde nos encontramos hoy, y si vamos hacia el pasado, se va reduciendo la expansión del universo hacia la punta y este sería el punto de singularidad. ¿Cómo comenzó la singularidad? Nadie sabe y muchos tienen miedo o bochorno admitirlo. La punta del embudo debe ser el momento donde todo comenzó, el punto de inicio, el principio, el “Génesis”. Antes de la explosión no existía nada, no hay espacio, tiempo, materia o energía. No hay un “donde” comenzar, no hay un “cuando” comenzó, no hay “con que” comenzar y no ha “como” comenzar. (Vea Catalizador Inicial).       

 

Volver Arriba…

 

 

Artículos