% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Regresión Infinita

La “Regresión Infinita” es un proceso usado por muchos como una insinuación filosófica de poder regresar al pasado de forma perpetua, pero en este artículo se discutirá porque el concepto es imposible.

Por ejemplo, algunos creen que pueden construir una secuencia hacia el pasado de etapas de causas y efectos, sin llegar al punto inicial de una primera causa, y esta primera causa seria conocida como la “La Causa Primordial”.

 

Si fuera posible contar infinitamente en regresión (hacia el pasado), no hubiera un potencial para contar un número adicional al que ya fue contado. Pero como el potencial para seguir contando aún sigue existiendo, el término es usado erróneamente por muchos teoristas.

 

Sé que es difícil visualizar este concepto, así que les daré un ejemplo básico. Digamos que yo intento a contar hacia el pasado con números negativos y comienzo con el número -1. Se debe notar de inmediato que existe un potencial para continuar con el número -2, y luego -3, -4, -5 etc. No importaría la cantidad de números contados o el tiempo que me tome contando si en la actualidad sigue existiendo un potencial para continuar contando sin llegar a un verdadero fin. Por lo tanto, es por este simple proceso ilimitado que continuaría para siempre que se propone que una regresión infinita es imposible.

 

Desde luego, lo mismo sucede si intentamos contar números del presenta hacia el futuro, porque siempre existirá un potencial para contar un número más y continuar la cuenta, y obviamente nunca llegar a un final actual. La compresión de esta simple secuencia básica nos permite entender lo que muchos científicos desean ignorar intencionalmente. Por lo tanto, sabemos que es cierto que lo único que se puede considerar posible es una infinitud potencial, pero que una infinitud actual sería imposible.

 

En la apologética cristiana no acostumbramos hablar de un infinito de la misma manera que lo hace la ciencia. Para poder distinguir preferimos decir que un infinito se refiere al pasado y cuando hablamos de una eternidad nos referimos al futuro. Si proponemos que “algo” o “alguien” tiene la característica de infinitud, presumimos que la ha tenido desde un tiempo en el pasado. Pero teológicamente, cuando decimos que “algo” o “alguien” tiene la característica de eternidad, presumimos que la tendrá hacia el futuro. Por ejemplo, la vida eterna ofrecida por Dios se presume ser obtenida o apropiada en un tiempo en el futuro y seguirá en esa dirección para siempre. La Biblia enseña que en relación al pasado y el futuro, Dios es infinito y eterno porque Dios es independiente del tiempo que el creo. Como en la dimensión espiritual no existe el tiempo, estos solo son términos que usamos aquí.

 

La regresión infinita demuestra porque muchas de las teorías usadas para explicar el comienzo del universo no pueden seguir hacia un pasado para siempre. Todas estas teorías insinúan que nuestro universo existe por medio de la pre-existencia de algún tipo o clase de fenómeno que actúa como materia o energía.  Esto constituye un fenómeno desconocido en totalidad por la ciencia. Y por la misma razón del proceso de causa y efecto, el fenómeno que presuponen que pre-existe también dependiera de una causa. No es lógico que el universo en cual vivimos exista sin una causa, y que los supuestos fenómenos que proponen todas las teorías de origen no la necesiten.

 

La expansión del universo nos indica que debe haber comenzado a expandir desde un punto más denso, o menos expandido en el pasado. Indicando que hubo un punto donde todo comenzó a expandir, y si fuéramos en retrocesión sería imposible retroceder infinitamente sin llegar a un punto inicial donde todo comenzó a expandir, porque este sería el principio o el origen del universo.

 

Un ejemplo de los fenómenos pre-existentes que proponen estas teorías se encuentra en la teoría “M” de la teoría de Física Cuántica. Esta teoría propone que nuestro universo existe por medio de una colisión de membranas pre-existentes compuestas de “hilos o cuerdas cósmicas”, estos forman los “quarks” que forman otras partículas sub-atómicas como neutrones, electrones y protones, y estos forman el átomo. Supuestamente, estos hilos cósmicos aparecen y desaparecen a la existencia en esta dimensión por su propio dominio absoluto.

 

Esto ruega la pregunta: ¿Desde dónde vienen cuando aparecen y hacia dónde van cuando desaparecen? Además, si estos hilos cósmicos son partículas similares a los fotones, y funcionan como si fueran materia y a la vez energía, ¿No dependerían también de una causa para poder existir? Si este el caso, entonces la pregunta es válida: ¿Qué causo a estos hilos o cuerdas cósmicos a la existencia?

 

La regresión infinita también demuestra porque es irracional preguntar ¿Que o quien causo a Dios? Ya que si algo, o alguien causa a un dios, entonces ese algo o alguien sería más poderoso y sobre el dios que creo. Desde el punto monoteísta, si existe un solo Dios todopoderoso, no puede haber una causa antecedente que explique su existencia.

 

Ya que teológicamente Dios es la razón de la existencia de todo. Si existiera “algo o alguien” antes de Dios, y el supuesto “algo o alguien” fuera el causante de la existencia de Dios, entonces Dios sería un efecto y el supuesto “algo o alguien” seria su causa. Por lo tanto, se debe deducir que el supuesto “algo o alguien” que precede debería ser Dios y no el dios que fue causado a la existencia.

 

Un ejemplo de este tipo de cadena de multi-causación seria de esta manera: Si el dios “A”, fue causado por el dios “B”, entonces el dios “B”, necesitaría ser causado por un dios “C”, y el dios “C” necesitaría ser causado por un dios “D”,  y esta cadena de causas y efectos continuaría sin fin, generando una “teórica regresión infinita potencial”. Pero no genera una regresión infinita “actual”, ya que siempre existirá el potencial para continuar causando dioses sin jamás llegar a un fin, cual en este caso sería llegar al verdadero y único Dios todopoderoso. Y pueden ver más claro el por qué una regresión infinita es imposible, porque jamás se llegaría a un punto que se pueda considerar como una infinidad real. Tampoco es logico creer que se pueda llegar al final de un infinito.

 

La única solución, es que por Su propia naturaleza, Dios sea un ser necesariamente existente y es lo que se argumenta en el “Argumento de Contingencia”, que propone que Dios es el único ser con el atributo de “aseidad” y no depende de otra cosa para existir. De manera resumida, “Todo lo existente es dependiente de una causa externa, pero Dios es independiente de toda causa”. Los atributos de Dios revelados en la Biblia definen la naturaleza de Dios, y repito algo muy importante, “no es que Dios tiene poder, luz, amor, sabiduría, benevolencia” etc., ni que obtuvo “omnipotencia, omnisciencia, omnipresencia, etc.” en algún tiempo en el pasado, sino que Dios “Es” por naturaleza lo que describen Sus atributos.

 

Su propia descripción revelada en la Biblia es lo que determina la conclusión lógica de que “Dios existe por la necesidad de Su propia naturaleza” y es la razón por decirle a Moisés “Yo Soy el que Soy”, y la traducción en Hebreo se puede interpretar como “Yo Soy porque Soy”. Dios le dice a Moisés que le diga al pueblo de Israel que “Yo Soy” lo envió.

 

Al decir “Yo Soy”, Dios demuestra una percepción de Su propia auto existencia y demuestra una mente cognitiva, ya que Dios describe Su propia presencia. En el ejemplo anterior de múltiples dioses, es obvio que se evita una regresión infinita porque Dios “Es porque Es” por la necesidad de Su propia naturaleza y sin necesidad de una causa y dice ser la “Causa Primordial” de todo lo que existe, visible e invisible.

 

Volver Arriba…

 

 

 

 

Temas Filosóficos