% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

La Secuencia Cronológica de Causa y Efecto

Somos criaturas de costumbres, y describimos todos los eventos que ocurren durante nuestra vida de una manera que distingue el pasado, el presente y el futuro. Siempre estamos atentos de una secuencia y de lo que ocurre “antes” y de lo que ocurre “después”.

 

Esta es la manera más simple para nosotros saber, describir, distinguir y separar los acontecimientos importantes en nuestra vida y de las secuencias de las cosas que ocurren en categorías de los estados del pasado, el presente y el futuro.

 

Un error común en el campo de la argumentación que surge de un proceso de pensamiento incorrecto, es el de poner la carreta antes del burrito. Equivocadamente pensando que el burrito tiene la capacidad natural para empujar la carreta, o por alguna manera desconocida, que la carreta pueda jalar al burrito.

 

Presuponer que la naturaleza es responsable por su propia existencia es un pensamiento que comete este error, y este error es notable en las teorías más aceptadas hoy por la comunidad científica. Toda “teoría” que propone un origen del universo por medio de mecanismos de fuerzas naturales comete el error de poner la carreta antes del burrito.

 

La evolución cosmológica moderna presupone que una sustancia natural, sea su propia causa, causándose a sí mismo a la existencia. Pero, si alguna sustancia natural fuera responsable por la misma naturaleza de cual forma parte, entonces la supuesta sustancia natural tiene que estar presente durante su propia generación a la existencia, “antes” de poder ser la causa de su propia existencia a la naturaleza como un efecto. Erróneamente, se presupone que un supuesto fenómeno actúa como una sustancia natural que es su propia causa y a la vez su propio efecto.

 

Acreditando a la naturaleza de su propia causa y a la misma vez su propio efecto, genera un enredo de telaraña que es un poco difícil de concebir, especialmente cuando se examinan algunas de estas teorías por primera vez, Estas teorías son aceptadas tal como son, sin la mínima interrogación de una simple secuencia de que ocurre  antes y que ocurre después. Es igual que preguntar que vino primero, “el huevo o la gallina” y no culpo a la persona que sinceramente quiera investigar exactamente cómo es posible que la teoría sea verdad y se confunda al tratar de entender el concepto. Es por esta razón que es necesario usar una secuencia cronológica para exponer el error.

 

A primera vista, o cuando inicialmente se introduce el concepto, para la persona complaciente, aparenta ser un pensamiento sano y posible, pero al descomponer el concepto por medio de una secuencia cronológica razonable, es notable que el concepto es solo una especulación que propone posibilidades desconocidas, pero no propone hechos científicos. Es más, personalmente no puedo entender como sea prácticamente posible.

 

Varios argumentos científicos apoyados por la apologética cristiana por ser lógicos demuestran que lo siguiente es totalmente correcto:

 

        1. Un efecto es el resultado de una causa.

        2. Un efecto no precede o es antes de su causa.

        3. Un efecto no puede ser mayor que su causa.

        4. Toda sustancia que supuestamente tenga la capacidad de auto existir, también necesita preexistir en algún otro lugar para tener una

predisposición para causar su propia existencia en nuestro domino físico y natural.

        5. El concepto de auto-existencia es falso, y en realidad es una transferencia de una dimensión a otra dimensión y no es un acto de auto creación por medio de una generación espontánea.

        6.  Si uno de los puntos de una teoría propone que hubo un principio donde no había nada, entonces nada natural puede ser la causa de la naturaleza. Según cada teoría de origen que presupone la preexistencia de una fuerza o un fenómeno, la existencia de tales siempre es en un momento donde aún no existe nada.

Daré un ejemplo básico usando la teoría del Big Bang. Si es verdad que nada natural existe durante el punto de densidad infinita conocido como el punto de singularidad, entonces es imposible que la singularidad sea generada por algún tipo de mecanismo natural. Algunos intentan remediar el problema con la idea de un agujero negro como el causante y sostenedor de la singularidad. Pero esto no ayuda a la teoría progresar, y diría que empeora las cosas al dar un paso hacia atrás, ya que si no hay nada antes de la generación del agujero negro, este tampoco puede ser un efecto de algo natural.

 

Sinceramente pienso que este sería el momento adecuado para todo no creyente en Dios preguntar:

 

¿Por qué tanto escándalo sobre la descripción correcta de una

secuencia cronológica que categorice lo que debe ser “

antes” y lo que debe ser “después”?

 

Simplemente, porque en el argumento “El Catalizador de la Causa Inicial” se le clava la estaca al vampiro de la evolución y se sepulta para siempre. No intento hacer amenazas, sino que hago una promesa garantizada, ya que no hay manera que el vampiro tenga una posibilidad de escapar de la cruz que aparecerá ante él de forma instantánea. Pronto verán lo que quiero decir con esto. La misma razón que requiere que un concepto insinúe que debe existir una fuerza o un fenómeno en un ambiente donde no debe haber nada, es lo que provee la estaca y la falta de una buena explicación científica que explique de donde se genera tal fuerza o fenómeno es lo que provee el martillazo que ayuda que la estaca atraviese al vampiro.

 

Si no hay nada antes” de una supuesta fuerza o fenómeno, o si no se puede explicar de donde aparece tal fuerza o fenómeno, entonces no tenemos otra opción que deducir que un argumento de este nivel es mejor explicado por una secuencia cronológica. En este caso, voy a introducir una secuencia básica para que la explicación sea clara y para establecer una secuencia de eventos que son necesarios cuando hablamos de un proceso que insinúa cosas que suceden antes y otras que suceden después. La siguiente secuencia debe ser correcta según las teorías modernas del origen cosmológico:

 

Nada -> Fuerza o Fenómeno -> Algo Existente

 

Tenemos que comenzar con el instante donde aún no existe tiempo como lo conocemos y lo calculamos aquí en nuestro planeta. El siguiente argumento es simple y fácil de seguir, lo diseñé de la manera más básica posible para mejor explicar paso por paso por qué la falacia de la carreta antes del burrito es errónea.

 

1. Cuando se habla de un momento donde aún no existe nada físico y

natural, se habla en términos metafísicos y se insinúa un estado

sobrenatural. Muchos científicos odian las palabras metafísica y

sobrenatural, porque estas representan la estaca y el martillo. Pero al

analizar todas sus teorías, la escasez de verificación científica no les

permite otra alternativa.

2. El principio fundamental de la ciencia metafísica establece que “de la nada, nada sale”. Por lo tanto, debe ser obvio que “nada” en si es impotente e incapaz de producir algo.

3.  Cuando comenzamos con nada, todo lo existente tiene que por obligación  proceder desde un punto o estado inexistente, metafísico y sobrenatural.

4.  Existen múltiples teorías que intentan explicar la existencia de nuestro universo, pero todas son ineficientes en explicar la fuente de su origen.

5.  La teoría de origen más aceptada hoy es la teoría de la explosión Big Bang.

6.  Se supone que la explosión del Big Bang es producida por una singularidad.

7.  Supuestamente, la singularidad es sostenida dentro de un agujero negro.

8.  No existe tiempo, espacio, materia o energía hasta después de la explosión Big Bang.

9.  La teoría no explica de una manera razonable que justifique como se sostiene un agujero negro, que desde luego sostiene la singularidad, en un ambiente donde no hay espacio. Tampoco se explica de que se alimenta el supuesto agujero negro si no hay materia y todo astrónomo sugiere que un agujero negro tiene un apetito incesante.

 

Además, ni tan siquiera se intenta explicar cómo funcionaría tal agujero negro si se encuentra en un ambiente donde aún no existe energía o leyes de la física de termodinámicas. Solo teorizan que dentro de un agujero toda ley de física se descompone, pero esto no le aplicaría al exterior de un agujero negro que se encuentra en un ambiente rodeado por “nada”. Estas solo son nociones que sugieren la existencia de leyes de la física diferentes a las que conocemos.

 

Como pueden notar, es necesario comenzar con un principio donde aún nada existe y no hay tiempo, por lo tanto no podemos hablar en un término actual del pasado, presente o futuro. Pero, cuando nos referimos a una secuencia de antes y después, podemos inferir que todo lo existente tiene que ser producto de un efecto que sucedió después de una causa. No existe otra secuencia lógica.

 

Obviamente, una secuencia no sería necesaria y no sería posible si no existirá nada y en lugar de nuestra dimensión solo hubiera un abismo de oscuridad. Al seguir una cadena de pensamientos razonables, tenemos que dejarnos llevar por los principios de la física y la lógica.

 

Un bombillo rojo debe encender al notar que una explosión no puede ocurrir antes de algún tipo o clase de reacción química o de alguna otra fuente que sirva como combustible, que es lo que finalmente causa una onda expansiva a través del cosmos. Así que algo impulso todo a la existencia por algún estallo de energía, de muy alta potencia, durante el punto conocido como el punto de singularidad. Pueden notar en el “Argumento Metafísico”, que todas las teorías de origen comienzan desde este punto, y después de la existencia de algo que solo entonces pueda generar a la naturaleza en el dominio físico.

 

En el “Argumento Metafísico”, expongo la variedad de problemas de las teorías que intentan sin éxito alguno rellenar la brecha que existe por la necesidad de una causa de todo lo que existe. Este problema se intensifica al demandar una explicación:

 

¿Qué es lo que genera una Singularidad?

¿Es posible que un agujero negro exista

en un ambiente de la nada?

 

Esta es la base del tema “El Catalizador de la Causa Inicial”. Todas las teorías en la siguiente lista, menos la no muy popular y obsoleta “Estado Estático”, que pretendía decir que el universo era infinito, intentan brincar la tablita de la singularidad, y liberar la responsabilidad de decir que en realidad “no saben” lo que es que se inicia a la existencia para que luego cause la gran explosión del Big Bang.

 

Esta es la lista de teorías que han intentado de evitar la brecha de lo desconocido, y cada una postula una fuerza o fenómeno como la “causa” de la existencia de nuestro universo.

 

1. La Teoría de un Estado Estático. (Obsoleta)

2. La Teoría de Oscilación.

3. La Teoría de Fluctuación en vacío.

4. La Teoría de Inflación Caótica.

5. La Teoría de la Singularidad Cónica.

6. La Teoría de Hilos Cosmológicos de Física Cuántica.

7. La Teoría Multi-Verso o Conjunto de Mundos.

 

El propósito de insertar estas supuestas fuerzas o fenómenos en sus teorías es para tratar de evitar la admisión bochornosa de tener que al fin confesar que la ciencia es ignorante de qué exactamente fue lo que causó todo lo que existe. Como ya expliqué previamente, todas estas teorías explican que el universo existe, pero eso no es lo que nos interesa, porque no pueden explicar cómo origino el universo, que es lo que queremos saber.

 

La única teoría con evidencia de desplazamiento de luz al rojo, radiación residual, y de la expansión de una continua aceleración del cosmos es la teoría del Big Bang, y es la escogida para este argumento. Pero, se puede formular un argumento de cada una de estas teorías para demostrar la debilidad de cada una y exponer que todas, incluyendo la del Big Bang, sufren de una misma explicación anémica por medio de hipótesis especulativas que solo proponen  posibilidades y no establecen evidencia científica.

 

El mayor problema que debe ser auto evidente, es que todas estas teorías están obligadas a proponer que algo existe “antes” de la existencia de este universo, para servir como una causa, para que entonces sea posible generar a este universo a la existencia. Sin una explicación científica que demuestra la validez de la teoría por el método científico, estos científicos quedan en el mismo problema de invisibilidad sobrenatural que el creyente en Dios, pero irónicamente, desprecian al creyente en Dios por su fe, ignorando la necesidad de su propia fe para creer en fuerzas o fenómenos igual de invisibles y sobrenaturales.

 

Todas estas teorías, insinúan la preexistencia de algún tipo o clase de sustancia, energía, fuerza o fenómeno, “antes” de la existencia del universo que conocemos, y  solo entonces se puede generar espontáneamente. Notaran que intencionalmente enfatizo la palabra “antes” en una necesaria secuencia cronológica de causas y efectos. Algunas teorías proponen la preexistencia de sustancias con propiedades similares a la materia, mientras otras insinúan la preexistencia de sustancias con propiedades similares a la energía.

 

El problema es que lo intentan hacer sin una explicación lógica que demuestre de donde sale el fenómeno que aparenta ser materia o energía si aún no existe nuestro universo y no existen la materia y la energía. Nos cansamos de esta gimnastica de ciencia vudú y demandamos que si se atreven proponer que existen estas fuerzas o fenómenos, entonces se debe explicar y demostrar científicamente de donde salieron. Por lo menos ambos campos estamos en acuerdo, que “algo” debe existir antes de la generación espontánea de la naturaleza, yo propongo que es Dios, y los teoristas evolutivos proponen cualquier fenómeno que no sea Dios.

 

Presentar una demostración de lo que se propone ser posible seria el medio aceptable por cual una hipótesis presuntuosa pueda verificar que es científicamente confiable. No es que personas como yo se oponen, y exigimos más de lo que debe hacer la ciencia, este no es el caso, sino que solo exigimos que se asuma la responsabilidad de demostrar, describir, y verificar, ya que esa es la responsabilidad y el único propósito de lo que se considera ser ciencia valida.

 

Pero al contrario, nos encontramos con una pared que no tolera la disensión como la expuesta en ApoLogos y en mis libros “Falacias Evolutivas volumen 1 y 2”, y pretenden establecer reglas que prohíben cuestionar la validez y fiabilidad de estas teorías en la escuelas y en la comunidad científica. La conclusión final demuestra que el resultado de una secuencia cronológica legítima es el dominio físico y natural en que vivimos.

 

Pero, este dominio solamente puede ser el efecto de un dominio metafísico y sobrenatural, cuál obviamente es la causa del dominio físico y natural. Es decir, que el dominio físico y natural le debe su existencia al dominio metafísico y sobrenatural, porque tiene que ser causado por el dominio metafísico y sobrenatural. No queda otra opción lógica.

 

Este dominio sobrenatural y trascendente es el dominio causante y tiene que ser independiente de todo lo natural, ya que existe antes del dominio natural. En palabras simples, el dominio natural es un efecto del dominio metafísico y sobrenatural, no encontraran otra explicación más razonable.

 

Mi uso de la palabra “metafísico” significa más allá de lo físico, y desde el punto inicial, donde aún no existe nada. Repetiré una vez más que el principio fundamental de la ciencia metafísica establece que “de la nada, nada sale”. No es solo que la física no lo permite, los principios de la lógica dictan que toda contradicción a este principio fundamental sería absurda.

 

Todos estos problemas en conjunto causan una pesadilla para los científicos evolucionistas, ya que la ciencia solo trata con fenómenos que pueden ser explicados por la interacción de la materia y la energía y estos están limitados por leyes de la física en el dominio físico y natural,  y no en el dominio metafísico y sobrenatural. Por lo tanto, la ciencia no debe entrar y no tiene nada que hacer en el dominio metafísico y sobrenatural, y se deben echar a un lado y no obstaculizar a los expertos en esta materia.

 

Muchos de mis colegas se ríen cuando digo que “este es mi gallinero” y también cuando digo sin intención de faltarles el respeto a los científicos que se especializan en la rama de ciencia donde se deben permanecer, que “aquí no se permiten perros callejeros”. Yo no me hago pasar por astrónomo, biólogo, o físico, etc., por lo tanto es un atrevimiento hacerse pasar por teólogos y pretender engañar fácilmente a un eficiente apologista con sus argumentos ambiguos y anémicos.

 

El dominio metafísico y sobrenatural es el campo, el ambiente y el hábitat del teólogo y no del científico. Toda teoría que entre en el dominio sobrenatural también entra en lo espiritual y corre el peligro de admitir que existen sustancias sobrenaturales. En toda realidad, están obligados a admitir que hay cosas que existen sobre lo natural, y más allá de lo físico.

 

Las sustancias en el dominio sobrenatural no pueden ser percibidas por el ser humano, y en palabras que me agradan mucho decir, son invisibles. Pero aún falta dar un paso más allá, porque si estas sustancias interactúan por medio de fuerzas desconocidas, entonces se pueden clasificar como sustancias espirituales activas.

 

Por lo tanto, es igual de valido formular mi propia teoría que llamare “Hipótesis de Diferencia”, que presupone que si la ciencia queda impotente al entrar en el dominio sobrenatural y no puede demostrar, probar, verificar y confirmar lo que propone por el método científico aceptado por los científicos alrededor del mundo, entonces debe abrir paso y aceptar mi “Hipótesis de Diferencia” como una alternativa que ofrece una mejor explicación. Al no poder explicar un fenómeno sobrenatural por medio de vías y mecanismos naturales, tendrían que aceptar que mi “Hipótesis de Diferencia” puede igualmente presuponer que una causa sobrenatural es responsable por todo lo existente en nuestro universo.

 

Si esa causa sobrenatural demuestra una predisposición para preconcebir y anticipar lo que quería que existiera, entonces debe ser obvio que la causa sobrenatural demuestra tener una inteligencia conceptual y cognitiva, y debe ser obvio que una fuente de inteligencia que demuestra intención y voluntad, tiene que venir de una mente, y una mente solo puede ser poseída por un Ser.

 

En el dominio invisible y espiritual no hay espacio para los científicos, solo para los creyentes en Dios. Por esta razón, creo que la fe de todo creyente es razonable, ya que creemos que esta fuente de inteligencia que viene de una mente sobrenatural  e invisible es Dios. Dios es espíritu, y obviamente no se puede percibir o detectar por medio de vías y mecanismos naturales.

 

Volver Arriba...

 

 

 

Temas Filosóficos