% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

La Teoría del Diseño

La Teoría de Diseño, también conocida como la “Teoría de Diseño Inteligente” no es nueva, existe desde los tiempos de Platón. Esta teoría está totalmente en contraste y en oposición con la teoría de la evolución por la selección natural.

 

 

No hay duda que la mayoría que aboga a favor de esta teoría son creacionistas y creyentes en Dios, pero recientemente una gran cantidad de Científicos, Profesores de Universidades, Estudiantes, Agnósticos y Deístas se han sumado a los rangos a favor del Diseño Inteligente, y apoyan la teoría como una ciencia valida que usa el método científico para confirmar sus proposiciones. Lo convincente de la teoría es la evidencia empírica que resulta del método científico y permite sin prejuicio alguno, que una persona llegue a una conclusión lógica.

 

Los resultados de cientos de años de observación científica indican que existen diseños, códigos y mensajes complejos que requieren ser preconcebidos, anticipados, y planificados, para la función de los sistemas complejos que existen en nuestro mundo. Esto indica que solo pueden ser producidos por una fuente inteligente y no por la coincidencia o el accidente, ya que la coincidencia o el accidente no poseen inteligencia para transferir y simplemente son términos usados para expresar una “probabilidad” de un evento u ocurrencia. Por ejemplo, la probabilidad de escoger los números que saldrán en la próxima lotería es matemáticamente calculable bajo la ley de probabilidad. De la misma manera, una compañía (empresa) de seguros calcula las probabilidades de varios accidentes que pueden causar la muerte a una persona, causar fuegos residenciales, o colisiones de autos, etc.

 

Pienso que si una persona sinceramente sigue la evidencia científica de probabilidades matemáticas y de la lógica, llegaría a deducir que todo sistema complejo en este mundo es específicamente complejo con intención y propósito. Esto es lo que llaman “Complejidad Específica”. Este término simplemente significa que si algún sistema no es simple, y al contrario es complejo, como por ejemplo el diseño y la función del ADN, como también es evidente en otras formas en varios organismos y en sistemas del universo, entonces algo en el diseño debe demostrar que el código, la secuencia, la organización, la programación, o el mensaje complejo en sí, sea intencional y observable.

 

Michael Behe demuestra un ejemplo simple y básico por el uso de una trampa de ratones. Observe la siguiente imagen de una trampa de ratones común y digamos para el beneficio de la simplicidad de esta explicación que hipotéticamente representa un sistema biológico. El sistema solo tiene 5 componentes que funcionan en conjunto, pero su organización es intencional y observable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta trampa está compuesta de una combinación de 5 piezas:

 

1.  La base de madera.

2. El alambre que sirve como martillo.

3. El resorte que almacena la tensión.

4. El retenedor que sostiene el martillo.

5. El gatillo donde se pone la carnada, que libera el retenedor y la     tensión almacenada por el resorte cuando la trampa es activada.

 

Cada pieza tiene una función individual que apoya el procedimiento de la función colectiva. Para que la complejidad sea “específica”, el sistema debe demostrar que es posible observar que su función es observable, esto no es un problema y se puede observar que la organización de todas las piezas que operan efectivamente es lo que forma su diseño, y obviamente el diseño tiene una función intencional para casar ratones. Aunque se puede usar para otras cosas, su diseño especifico no sería muy útil para otras funciones.

 

Esta complejidad también debe ser “irreducible”, y esto significa que todas las partes que interactúan y contribuyen con la función básica son exclusivamente necesarias, y que remover solo una de esas partes afectaría la efectividad del sistema y dejaría de funcionar según su diseño. Por ejemplo, la sangre necesita que 20 diferentes proteínas trabajen juntas para poder coagular, sin una de estas proteínas, siempre resulta la hemofilia.

 

En el caso de la trampa, sería conveniente que la trampa se generara espontáneamente con el funcionamiento de todas las piezas, ya que una es inútil sin todas las otras. Pero la teoría de selección natural no lo permite, ya que según la teoría lo primero que aparece con vida es una forma de bacteria con una sola célula. Esto significa que la trampa comenzaría su existencia con solo una pieza. Para que las 5 piezas de la trampa aparezcan en su sitio apropiado para funcionar efectivamente según la teoría, cada una tiene que evolucionar por millones de años.

 

Digamos que cada pieza evoluciona por solo 1 millón de años, las otras cuatro piezas tendrían que esperar pacientemente por varios millones de años y la primera esperaría por lo menos 4 millones de años hasta que llegue la última pieza y se localizara precisamente para funcionar efectivamente con las otras 4 piezas. Ya pueden ver que sin una de las piezas la efectividad seria afectada y el sistema dejaría de funcionar según su diseño y la trampa solo serviría para sostener algunos papeles sobre mi mesa, como aretes artesanos para una mujer que se atreva ponérselos en sus orejas, o como un parador para que la puerta no se cierre.

 

Pensemos por un momento en esta pregunta:

 

¿Cómo saben las piezas la forma que deben asumir y exactamente donde se tienen que localizar, para que cada una sea efectiva en la función del diseño total, sin la anticipación de funcionar con otras piezas?

 

Ya pueden ver el problema, los evolucionistas piensan erróneamente que las piezas de un sistema complejo biológico o bioquímico son entidades que pueden pensar por sí mismo como si tuvieran una mente. Si esto fuera cierto, necesitarían una primera pieza que dure millones de años esperando pacientemente que lleguen las otras a trabajar, y diría que esta pieza estaría de mal humor por tener que esperar tanto tiempo. Pero, pocas cosas en este mundo cumplen millones de años, esta primera pieza tendría que ser reemplazada millones de veces por otras con un diseño exactamente igual hasta que lleguen todas las otras piezas.

 

Pero esto también sería imposible y contradictorio, ya que el objetivo de la selección natural es eliminar lo que no funciona para que solo lo que funcione efectivamente pueda subir la escalera evolutiva. ¿Por qué motivo continuaría evolucionando una pieza sin función por millones de años? Solo el más fuerte, el más hábil o el más inteligente sobrevive en el mundo evolutivo, y esta explicación de complejidad específica e irreducible de una trampa de ratón es de un sistema extremadamente simple. Imaginen como seria este proceso en la organización funcional de la miles de millones de neuronas que componen la materia gris dentro de nuestro cerebro, o las millones de proteínas que componen el ADN en solo una de nuestras células. Ya no estamos contando el cuento de un germen solitario de una sola pieza, con la ambición y deseo de algún día ser alguien grande e importante a través de millones de años de etapas de mutación.

 

Estoy totalmente de acuerdo con la proposición de la “Teoría de Diseño”, no porque creo en Dios, mi fe es irrelevante a las explicaciones y la evidencia científica ofrecida por la teoría. Y por lo que he leído y examinado hasta el día de hoy, quedo impresionado por la una gran cantidad los sistemas biológicos y cósmicos observables en este mundo. La mayoría de sistemas complejos no solamente son específicos, pero también pienso que son intencionalmente observables. Es decir, que han sido diseñados por Dios específicamente para ser observados por nosotros los humanos, desde el más pequeño y minúsculo y microscópico, hasta la inmensa función colectiva del Cosmos.

 

El Diseño Inteligente asume una posición muy simple de solo dos puntos, y la conclusión final la determina cualquier persona que sinceramente investigue, analice y examine toda la evidencia que indique y demuestre alguna complejidad específica e intencional. La simplicidad de estos dos puntos innegables es lo que hace que su argumento sea tan fuerte.

 

Los dos puntos que asume el Diseño Inteligente son:

 

1. Causas inteligentes existen.

2. Estas causas son empíricamente detectadas al investigar su      complejidad específica.

 

Uno de los problemas con la teoría de la evolución es que tiene un largo expediente de fraudes y nunca ha sido consistente durante más de 150 años y los científicos cambian más de ideologías que de su ropa interior. La teoría de la evolución solo sobrevive con una dieta continua de nuevas hipotesis de origen, porque las anteriores han sido continuamente refutadas tan pronto aparecen.

 

Cuando se trata del origen de algo, se habla de descubrir lo que sucedió en el pasado. Estos interrogativos solo pueden ser tratados por los principios de la ciencia forense, no por la ciencia operacional que solo trata con cosas empíricas en el momento, pero no en el pasado. La teoría de evolución tiene muchas brechas científicas en el registro de fósiles, la aislación molecular, dificultades de especies en transición, con la complejidad irreducible, las observables limitaciones genéticas, los cambios cíclicos de ciertas especies, y el hecho de que no ha podido explicar eficientemente el origen del universo y de la primera vida.

 

Mi opinión personal, es que ya es tiempo que admitan que sus teorías no son científicas y solo son especulaciones escasas de evidencias que requieren mucha fe para creer, y que existen evidencias científicas positivas que demuestran que la mayoría de las suposiciones especulativas que se proponen nunca han ocurrido. Pero, creo que esa clase de admisión vendría de una persona que cree en Dios, y mi opinión seria percibida por ellos como un comentario de prejuicio.

 

La ciencia valida es fácilmente identificada, así que el problema no es científico, el verdadero problema de la teoría de la evolución es con Dios. Es por eso que los que abogan a su favor tratan de esconder todo lo que pueda ser reconocido como sobrenatural, inteligente o específicamente diseñado, con una multitud de teorías que cruzan la frontera de lo absurdo (Vea “El Precio de la Absurdidad”). Esta teoría solamente es aceptada porque han capturado como rehenes a las mentes del mundo y han producido una sociedad crédula manipulada por propaganda astuta, y los han convencidos a creer que esta teoría es la única fuente de verdad absoluta.

 

Algunos con quien he tenido el placer de discutir algunos de estos argumentos, han dicho que mi sentido de humor es un poco cruel, pero en realidad no lo es, si fuera cierto yo mismo lo confesaría, creo que es malentendido y si mi humor aparenta burlarse, sería dirigido hacia los conceptos y las ideologías absurdas y ridículas y no hacia las personas. Pienso que toda persona debe asumir la responsabilidad de lo que acepta como verdad, ya que asocian y relacionan lo que creen con su persona y al estar emocionalmente enlazados con sus creencias, reciben mi sentido de humor como un pisotón. Algunas de estas teorías de proposiciones absurdas ponen a algunos cristianos de mal humor, mientras otros reaccionan con frustración, pero a mí solamente me causan riza y reacciono con mi humor.

 

El ser humano expone su corazón y sus verdaderos sentimientos al reaccionar, eso es lo que busco como apologista. La verdad sale a la luz por reacción, especialmente cuando se desafían las creencias de una persona. Pero he notado algo un poco alarmante, existen algunas personas que aparentan estar hipnotizadas y anestesiadas por estas teorías virtuales y solo trato de investigar porque no reaccionan y reconocen una absurdidad cuando se expone antes sus propios ojos de una manera tan clara.

 

El artículo “La Lógica de Ilógicos” es una exposición intencional para que los que visitan a “ApóLogos” puedan verificar por sí mismo la retórica ridícula de personas que se consideran ser inteligentes. Estos hechos no se deben mantener en silencio y se deben exponer para el bien de todo aquel que valora la verdad. Les daré otro ejemplo de lo que yo considero ser absurdo para ver si usted por lo menos reacciona con una sonrisa. En el “Argumento Metafísico” se explica de forma básica una teoría que llaman “La Teoría Multi-Verso, esta teoría propone la posibilidad de la existencia de más de un universo (multi), en paralelo o en relación con el universo en cual vivimos, algunos lo definen como un conjunto de mundos.

 

El problema es que la misma teoría propone que nadie sabe exactamente cuántos de estos universos existen y nadie sabe dónde o cuando son producidos, y para la conveniencia del autor de esta teoría, todo lo que propone que existe es indetectable. Ya pueden anticipar las preguntas necesarias por obligación:

 

¿Cómo es, o de qué forma puede saber el mismo autor de esta teoría que

en realidad existe esta supuesta multitud de universos si no son detectables u observables? ¿Cómo se observa o detecta esta supuesta multitud para luego poder formular la teoría?

 

¿Entiende ahora lo que le estoy tratando de explicar? No me queda otra opción, tengo que confrontar estas absurdidades con un tono de humor para no quedar frustrado como otros que discuten estos tipos de temas. Para ponerle la capa final, la teoría enfatiza lo siguiente:

 

No debemos estar asombrados de notar una afinación, sintonización y sincronización tan precisa en nuestro universo porque solamente este tipo de universo (de todos los otros que supuestamente existen) permite observadores que puedan asombrarse de su afinación,

sintonización  y sincronización.”

 

Esto es un buen ejemplo de un razonamiento circular, y me veo forzado a usar mi sentido de humor para poder responder, y sería un buen gesto intentar una repuesta parabólica, ya que tienen oídos pero no oyen y tienen ojos pero no ven e ignoran las repuestas razonables según la ciencia de la lógica.

 

Pues claro que no estaríamos asombrados, porque si el universo no estuviera tan afinado, sintonizado y sincronizado, no permitiera la vida.

 

La realidad es que esta teoría que se propone como científica, solamente es un intento de desvalorizar la obviamente observable evidencia en el Cosmos, y tratar de quitarse la espina del costado, ya que la evidencia de todos los datos usados para refutar esta teoría son verdaderamente científicos y no teoréticos, y fueron los científicos quienes la descubrieron y las prestan para usarla en contra de ellos (Vea el “Argumento Antrópico”).

 

Vamos a proceder con el tema, y me disculpo por desviarme, pero todo punto en discusión viene acompañado con puntos secundarios que también le llamamos puntos periféricos, y algunos de estos deben ser atendidos inmediatamente para que el punto principal sea mejor entendido. Los evolucionistas dicen que la “Teoría de Diseño Inteligente” no es ciencia. La repuesta que justifica esta teoría como ciencia valida es la siguiente:

 

“La ciencia es la búsqueda de causas y solo existen dos

tipos de causas, inteligentes y no inteligentes.”

 

Ellos dicen que porque un fenómeno natural aún no se ha descubierto, no significa que es causado por Dios, en el nivel sobrenatural. A este relleno de lo desconocido o lo inexplicable le llaman la falacia del “Dios de las Brechas” (Vea “La Paradoja Catch 22”). La repuesta de los defensores de la Teoría de Diseño Inteligente es:

 

“Existe evidencia positiva, empírica, detectable, concreta y observable de causas inteligentes. Donde las explicaciones naturales fracasan, la evidencia

apunta hacia un diseño inteligente.”

 

“Un mensaje solo puede ser transmitido por alguna fuente intelectual, nunca se ha observado que las leyes naturales han creado un mensaje, y cuando toda otra posibilidad científica es eliminada, la única conclusión valida basada en la observación y repetición, es que un mensaje tiene que ser de origen intelectual.”

 

Los evolucionistas alegan que la única motivación de esta ciencia es teística y solo es una teoría de creación en camuflaje. Lean esta próxima repuesta sobre la motivación de esta ciencia cuidadosamente, porque es una de las repuestas más lógica que he visto venir del campo de los defensores de la Teoría de Diseño Inteligente:

 

 

“La motivación no tiene que ver con la calidad de la evidencia y tampoco interfiere con la verdad. Una motivación no es indicación de que el “Diseño Inteligente” sea falso y aun es más correcto científicamente que la “teoría evolutiva”. La importancia no se encuentra en detectar si esa motivación es filosófica o religiosa, lo que es importante es que los que estén en error se puedan corregir por medio de una interpretación correcta y honesta de la evidencia disponible.”

 

Mis creencias teísticas o mi motivación de probar que hay buenos argumentos a favor de la existencia de Dios son irrelevantes, siempre y cuando la calidad de mi evidencia no interfiera con la verdad. Y usted tiene la misma libertad y derecho a decir lo mismo. Además, después de años de analizar todo tipo de teoría, hipótesis, concepto, e ideologías evolutivas, personalmente les preguntaría a estos científicos:

 

¿Cuál es la motivación de los evolucionistas?

 

Por su ignorancia, Charles Darwin dijo que la ameba era un organismo prehistórico, pero en el núcleo de su célula se encuentra suficiente información para llenar 30 volúmenes de la Enciclopedia Británica. No es que la ignorancia sea igual a la insensatez, ya que Darwin jamás podía haber imaginado el descubrimiento del ADN. Sé que no es bueno ser redundante, pero lo repetiré solo una vez más, “Ya no estamos contando el cuento de un germen solitario de una sola pieza”. Si se escribe toda la información de su ADN, de las proteínas (A, T, C, D), llenarían 1000 conjuntos completos de todos los volúmenes de la Enciclopedia Británica. (Vea “El Enigma del Código ADN”).

 

Lo que algunos científicos intentan ignorar a cualquier costo, es que la información no es lo mismo que la materia y la energía. Por ejemplo, esta página contiene información, pero lo que aparenta ser tinta y el papel en su pantalla solo transmite la información. No se debe confundir el medio de transmisión con la materia y la energía con cual funciona su computadora, o con la fuente de la información generada por mi mente, que luego compone las letras, palabras y párrafos de cada página en este argumento. Esta información en si no contiene gigabytes, eso es una representación y medida de la cantidad de información, pero no es la información transmitida. Ambos, usted y yo usamos la función del sistema de nuestras computadoras, pero si la información transmitida se fuera medir, no sería medida por su masa o por una carga eléctrica.

 

La inmensidad de descriptores compartidos entre la materia y la información hace que sean dominios existentes separados, cuales tienen que ser discutidos en sus propios términos separadamente, no como si fueran lo mismo. Mi mente no se encuentra dentro de mi computadora, por lo tanto  en este ejemplo, la materia que compone a mi computadora, la energía necesaria para que funcione y la información transmitida en este argumento son independientes pero funcionan en conjunto cuando están unidos y enlazados, y de una manera similar, es lo que sucede en todo organismo viviente.

 

Sin información, un organismo no puede vivir, es más, al morir, todo ingrediente bioquímico (elementos) aún existe. Pero, sin la información transferida de forma efectiva a las millones de células del organismo, la maquinaria biológica compleja se apaga. Cientos de experimentos han fracasado, y nunca se ha observado que la información necesaria para la vida aparezca espontáneamente de la materia, de la energía o de una ley de física (vea “Argumento Informático”). Aunque muchas teorías existen hoy, la ciencia no tiene la menor idea de cómo comenzó la vida, y al contrario de lo que muchos creen, ninguna teoría ha sido colectivamente aceptada como absoluta verdad por todos los científicos del mundo, y muchos de ellos están en contra de la teoría de la evolución.

 

“No se deje usted engañar por propagandas astutas,

y no compre gato por liebre”.

 

Les daré un ejemplo final de lo que sería una forma de información específica e intencional que desafía la ley de probabilidad:

 

Si yo escribo las letras del abecedario en letras mayúsculas sobre unos cuadros de papel, y luego los recorto con tijeras. Y en este ejemplo, uno de los lados tiene una letra y el otro lado está en blanco. Luego las arrojo al aire y busco un patrón cuando caen. La ley de probabilidad me debe indicar que todas las letras caerán en un patrón caótico y desordenado. Pero si las tiro al aire y cuando caen al piso veo esto:

 

HOLA FRED

 

Debo concluir por la inferencia racional de lógica y de la matemática que las probabilidades son muy altas y en contra de que las letras hayan caído en un patrón que por accidente o por casualidad han establecido una comunicación directa conmigo.

 

Simplemente, porque las posibilidades de las secuencias variables de todas las letras del abecedario son tan inmensas, para que por casualidad caigan en un patrón que aparenta ser inteligente. Por lo tanto, debo deducir que el origen del mensaje viola las leyes de física, es inteligente y no causado por coincidencia o por accidente.

 

No es muy difícil entender esto, porque sería normal que nuestra expectación fuera que es mucho más probable que por coincidencia o accidente, las letras caigan en un patrón desordenado. Y esta es la falacia de los evolucionistas. Imagínese usted la información específicamente diseñada que contiene un ser humano, este diseño no es accidental. La Biblia dice lo siguiente en el Salmo 139:14:

 

“Te alabaré; porque me formaste de una manera formidable

y maravillosa; y esto mi alma conoce en gran manera.”

 

Dios dice en Gen 1:26 que usted ha sido creado en Su imagen, conforme a Su semejanza y tu alma sabe y presiente por intuición que eres inteligentemente diseñado y programado para poder comunicarte con tu Dios en el nivel espiritual.

 

Para más información sobre la “La Teoría del Diseño Inteligente” les recomiendo que visiten el siguiente sitio del hermano Mario A. López, quien ha hecho una excelente labor en este campo. Su sitio “Organización Internacional para el Avance Científico del Diseño Inteligente” (OIACDI) está repleto de una abrumadora cantidad de información.

 

Volver Arriba...

 

 

Temas Científicos