% Visitas /20 Países

1. Colombia – 19.81%

2. México – 19.13%

3. Estados Unidos – 10.47%

4. Rep. Dominicana – 10.28%

5. Ecuador – 5.55%

6. Perú – 4.86%

7. Venezuela – 4.55%

8. Panamá – 3.99%

9. Argentina – 3.93%

10. España – 3.05%

11. Chile – 2.87%

12. Bolivia – 1.68%

13. Honduras  – 1.68%

14. El Salvador –1.25%

15. Guatemala –1.12%

16. Paraguay –1.06%

17. Puerto Rico –1.0 %

18. Costa Rica –.81%

19. Nicaragua –.56%

20. Cuba –.19%

 

Noticias y Comentarios

Libros Gratis

en PDF

 

Vida en Botella

Por más de medio siglo muchos han sido engañados, y algunos textos científicos de hoy persisten con la siguiente propaganda de mentira:

 

“Que el experimento Miller/Urey fue un experimento valido que estableció para siempre que el ser humano puede generar vida en un laboratorio y que la generación espontánea de la vida sin necesidad de una intervención externa sobrenatural es un hecho científico”.

 

Para muchos, el experimento de Stanley Miller y Harold Urey en el 1953 fue muy estimulante, ya que aparentaba inyectar la vitalidad necesaria por la teoría de la evolución, para fortalecer la afirmación de la generación espontánea de la vida.

 

Pero, hasta el presente, muchos aún están en su propio ambiente de ignorancia al pasar por alto y no caer en cuenta, sobre la mímica del ambiente natural y las condiciones atmosféricas de la tierra, para poder crear los supuestos constituyentes básicos de la vida dentro de un frasco en un laboratorio.

 

Lo que Stanley Miller y Harold Urey lograron, fue preparar un ambiente donde se podían formar “amino ácidos” simples, que son los bloques básicos para la construcción de la vida, ya que son las piezas que forman el rompecabezas de las proteínas. Desde este punto experimental exitoso, se pensó que sólo sería cuestión de tiempo antes de que los científicos puedan crear organismos vivos, pero desde el 1953, todos los biólogos alrededor del mundo saben que esta hipótesis ha fracaso una y otra vez, y ha sido descartada por muchos años.

 

Además, todos saben que la vida solo puede ser transferida de la vida pre-existente, y no de químicas sin vida. Este conocimiento científico existe desde que Luis Pasteur estableció la ley de “Biogénesis” en 1864.

 

No hay duda que muchos hoy siguen ignorando la ley científica de Luis Pasteur establecida por más de 150 años, a favor de una teoría no comprobada, por la simple razón de persistir creyendo que somos descendientes de un simio, por medio de la generación de un vida espontánea, que supuestamente origino en un cuneta de barro con minerales.

 

Encuentro muy raro que en muchos de mis argumentos los evolucionistas continúan proponiendo sus ideas arcaicas y obsoletas, y siguen citando el experimento de Stanley Miller y Harold Urey como un ejemplo valido que sirve como evidencia para probar que en un ambiente favorable, la vida puede surgir de la nada, sin necesidad de una intervención inteligente externa.

 

Algunos reaccionan con desesperación y otros con agresión verbal al informarles que este experimento no confirma la teoría evolutiva. La vida sigue siendo un enigma milagroso para los que creen que se puede producir artificialmente en un laboratorio científico.

 

No debe haber duda alguna para los que puedan tragar profundamente para admitir, que en todo experimento científico, cada pieza necesaria tiene que ser intencionalmente introducida por la voluntad de una mente intelectual, que tiene la predisposición para descubrir el resultado objetivo del experimento. Por lo tanto, el mismo experimento necesita la intervención intelectual externa del científico, quien por voluntad intelectual introduce lo necesario al experimento.

 

Al persistir que la vida se puede producir en una botella, el famoso astrónomo Carl Sagan dijo que en el universo debe estar repleto de vida, por las millones de millones de estrellas que contiene. La probabilidad matemática indica que esto debe ser cierto, aunque hasta el presente no se ha encontrado otro planeta con los constantes antrópicos igual que nuestro planeta, vea los argumentos “Antrópico” y  “Teleológico”.

 

Aquí en la tierra, se ignoran los resultados de la ciencia, al no poder entender que los científicos nunca fueron capaces de ir más allá de una simple combinación de “amino ácidos primordiales” en su medio ambiente simulado, y que la creación de “proteínas” no es un pequeño paso, pero un gran abismo intransitable que nunca han podido cumplir.

 

El golpe mortal del experimento Miller-Urey vino en los 70’s, cuando los científicos concluyen que la atmósfera prehistórica del planeta, no era nada parecido a la mezcla de gases introducidos en el experimento por Miller y Urey. En lugar de un ambiente abundante en hidrógeno, lo más probable fue un ambiente lleno de gases volcánicos. Al unirse al consenso de los geoquímicos, los científicos que han tratado el mismo experimento con gases volcánicos, determinan que es un fracaso y totalmente imposible, ya que ni los aminos ácidos, que son los bloques de construcción de la vida, han podido ser producidos.

 

¿Cuál es el mayor problema con este concepto erróneo?

 

El mayor problema no es la ignorancia de las personas que aún creen que este es un fuerte argumento que soporta y apoya la teoría de la evolución. El mayor problema es la fuente de información errónea que le enseñan los científicos a los estudiantes, que falsamente continua enseñando que la ciencia ya ha demostrado el primer paso, y que es el más importante del origen de la vida. Un buen ejemplo es el libro “Molecular Biology of the Cell” por Bruce Alberts, Alexander Johnson, Julian Lewis, Martin Raff, Keith Roberts y Peter Walter.

 

Este libro es usado como texto estándar en muchas instituciones educativas en el mundo, es la biblia de la biología molecular, y asombrosamente aun incluye el experimento de Stanley Miller y Harold Urey, como un experimento valido y no como un fracaso. A los que le interesen ser engañados, y quieren gastar su dinero en esta mentira, lo pueden encontrar en Amazon:

http://www.amazon.com/Molecular-Biology-Cell-Bruce-Alberts/dp/0815344325/ref=dp_ob_image_bk

 

Presentar una opinión personal no es lo mismo que presentar un buen argumento que explica claramente las razones por creer que lo que se propone es cierto, y acompañado con los hechos que apoyan las razones. Es más económico investigar bien los hechos primero, antes de comprometer su bolsillo, invertir en esta clase de libro y entregar su mente al error y a la falacia.

 

 

Volver Arriba...

 

 

 

 

 

 

 

Temas Científicos